miércoles, 23 de julio de 2014

LA ARGENTINA SE COMPLICA INÚTILMENTE CON LOS "HOLDOUTS" ó "FONDOS BUITRES"...

-


 
 
 
 
 
 






Estamos a días de ingresar en un "default técnico" en forma injustificable.

No hablemos ya de todas las posibilidades que hubo durante estos 10 años de juicio de llegar a un acuerdo más razonable, ni las "brabuconadas" del equipo económico del Gobierno que no logró otra cosa que mantener a la Argentina alejada del mundo financiero internacional, afixiada con cepos, restricciones, falta de inversión e inflación.

Hablo de estos días donde todas las variables económicas se empiezan a deteriorar por temor a un "default" de forma injustificada, ya que teniendo en cuenta la situación planteada, se podría cumplir sin problemas con la sentencia condenatoria (U$S 1.300 millones) sin que el pago de la misma implique una "mejora" sino simplemente el cumplimiento de una orden judicial.

Por lo tanto, tampoco podría activar la tan temida "Claúsula RUFO" que obliga al Gobierno a equiparar la oferta al resto de los bonistas del canje, es decir, el 92% restante por un total cercano a los 200 mil millones de dólares.

Pero más aún, habiéndose integrado en la sede del Tribunal norteamericano una instancia de mediación judicial, resultaría incluso posible admitir y hasta acordar el embargo de los fondos que se depositan en la misma ciudad de Nueva York a favor de los bonistas que entraron al canje, hasta cumpletar la suma de condena, y terminar dejando un saldo favorable antes del 30 de julio del equivalente a las sumas debidas a los "bonistas" del canje a fin de poder cumplir con todos.

De esta forma, ni siquiera se estaría cumpliendo directamente con el fallo judicial del Dr. Griessa, sino que se cancelaría la deuda por orden y ejecución del propio juez de la causa, sin siquiera "dar en pago" suma alguna.

Es hora que dejemos de mostrarnos ante el mundo como problemáticos y hostiles cuando además, terminamos pagando todo más caro, perdiendo confianza y oportunidades.

Tengamos en cuenta que para solucionar problemas tan básicos e importantes como la inflación, necesitamos aumentar la oferta con inversión productiva, y este enfrentamiento con el mundo financiero internacional sólo nos ha traído incertidumbre, limitaciones y altos costos a todos los argentinos.







jueves, 23 de enero de 2014

El "Timing" populista.











-









Ayer y luego de más de un mes de ausencia en uno de los períodos más críticos de la Argentina, con inflación galopante, devaluaciones diarias, cortes de energía, levantamiento policial, inseguridad, cambios de gabinete, la presdiente Cristina Kirchner volvió a dirigirse al país.

¿ Podría haber sido un día antes ó un día después?... ¿ Podría haber hablado de los problemas reales y profundos, ó lanzar un nuevo plan social dirigido a los jóvenes?.. ¿Hubiera sido lo mismo?... Definitivamente no.

El tema y el día que la Presidente eligió para volver a "dar la cara" coincidió ni más ni menos que con un cambio profundo (no de fondo entiéndase bien) de la fallida estrategia que lleva adelante el Gobierno para intentar frenar una permanente devaluación de la moneda que no sólo se traduce en inflación, sino en una verdadera sangría de reservas del Banco Central.

Efectivamente, en el día de ayer el Gobierno cambió la estrategia de devaluación gradual diaria por una aceleración pronunciada que no tiene antecedentes en estos diez años de gobierno kirchnerista.

Así el Gobierno no sólo puso en evidencia lo evidente, que está devaluando a pesar de negarlo tanto como niega la inflación, sino que generó un movimiento cambiario en la cotización del dólar que preocupó a los sectores financieros, y que era necesario que no se trasmitiera a una sociedad que empieza a mostrar síntomas de hartazgo.

En ese preciso momento de incertidumbre, de cambio de estrategia y de cotizaciones alarmantes que no se daban desde el año 2002 en un día, la Presidente volvió a hablarle al país... (ver link "Cambio de estrategia del Banco Central")

No sólo lo hizo casi a la hora exacta, sino también contrariando la lógica política y económica.

Es decir, no salió a calmar los ánimos hablando de los temas que realmente preocupan a todo el país, sino, justamente, a negarlos utilizando su marcada ausencia ó mejor dicho, su repentina presencia para hablar de un tema sin ninguna relación, pero que toca la fibra íntima emocional de todos los argentinos que es la juventud y la educación, presentando un plan de subsidios a los jóvenes de familias carenciadas que no obstante su situación social, pretendan estudiar ó seguir estudiando.

Sin dudas, esta esperada aparición no sólo sirvió para negar los problemas de fondo, sino que al hacerlo, les restó importancia,y al mismo tiempo, le robó la primera plana de todos los medios a una situación económica que no se sabe en qué momento, un desatino más pueda ser "la gota de agua" que rebalse el vaso.

Este "timing" político es sin dudas la característica básica del "Populismo". Su enorme capacidad para controlar el ánimo social y sostenerlo aún bajo las peores circunstancias sin siquiera tener la necesidad de dejar entrever la posibilidad de una solución de fondo, la cual, para una sociedad más consciente e informada, sería lo único que podría devolverle la calma y la confianza perdida.

Sin embargo, de esta forma, situaciones que en el pasado generaron levantamientos sociales, interrupciones institucionales y/ó pérdida total del poder político, el populismo, en la versión argentina llamada "peronismo", presenta esta habilidad innata de manejo social. Como muchos dicen, son "verdaderos animales políticos".

Esta situación genera muchos interrogantes para el futuro democrático de nuestros países con gobiernos "populistas". 

¿ Se puede conducir un país a buenos destinos si la masa votante tiene un "terapeuta político" que conoce tan bien sus emociones, sean estas sanas o enfermas, a punto tal de llevarlos a cualquier puerto?..

¿ Puede realmente la democracia generar una sana y virtuosa competencia democrática entre fuerzas políticas cuando hablar de la realidad es negativo, y negarla genera rédito ó al menos, prolonga la permanencia en el poder sin cambios?

¿ Acaso el éxito ó adapatación que tiene el "populismo" para acceder, generar ó mantenerse en el Poder sin apuntar a mejorar ni a cambiar ninguno de los problemas  de fondo no llevará tarde ó temprano a que toda la oposición termine por ingresar en las mismas prácticas, y la clase politica se convierta en una nueva clase social que le quite sentido a la esencia democrática?... O bien, si la oposición no lo hace quedemos condenados como sociedad a la eterna permanencia del populismo en el Poder como muestra la historia del PRI en México?...

Como sea, creo que nuestra función es al menos denunciar este "timing", esta forma de manipulación política.

De generar consciencia, de señalar cuales son los problemas de fondo, explicar cómo funciona el "populismo" para identificarlo y entenderlo.


Tal vez, esta nueva consciencia nos permita comprender y develar este fenómeno político que desde hace años maneja las democracias latinoamericanas condenando a países ricos en términos de recursos humanos y naturales, a vivir bajo permanentes crisis económicas y/o institucionales.





Foto web de CFK.




jueves, 12 de diciembre de 2013

Caos social en la Argentina: Causas y responsabilidades

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 









Recientemente, la Argentina sufrió "saqueos" y desorden social en casi todas sus provincias.

El problema comenzó en una de sus principales provincias, la mediterránea Córdoba.

Allí hace tres meses su Gobernador De La Sota removió la cúpula policial por estar supuestamente involucrada con el narcotráfico.

Más recientemente, y durante un viaje del mismo al exterior, la policía se acuarteló en reclamo de aumentos salariales, dejando sin protección alguna a la ciudad capital de la provincia, donde se desató una ola de saqueos y desmanes que pueden ver en el video del post anterior.

La resolución de la cuestión fue pésima. El gobernador demoró en tomar medidas, y acordó luego aumentos salariales cercanos al 80% cuando antes los había negado por no tener fondos para pagarlos.

Por su parte, el Gobierno Nacional no procedió a preservar la seguridad ante la emergencia, teniendo otra fuerza de seguridad, como la Gendarmería Nacional, a sólo 40km del conflicto.

Finalmente, la policía en la Argentina no está sindicalizada, y por ley tiene prohibido realizar protestas salariales y mucho más, acuartelarse y dejar zonas liberadas.

Ahora bien, si buscamos el orígen remoto de la cuestión, sin dudas está en la inflación.

Un proceso inflacionario que se remonta a más de 5 años en un promedio del 25% anual, sin que el Gobierno reconozca tan grave problema y por lo tanto, adopte las medidas de fondo necesarias para solucionarlo.

Este proceso inflacionario empezó por debilitar la moneda nacional frente al dólar, disminuir la capacidad de compra del salario y hacer perder competitividad a la economía.

Más allá de estas cuestiones generales, en lo que respecta al salario, el Gobierno logró sostener esta situación insostenible -valga el juego de palabras- acordando anualmente recomposiciones salariales a los gremios más poderosos del país, como el de Camioneros, o bien, los más fieles como empleados públicos, encargados de edificios, judiciales, etc.

Pero hay gremios que por falta de poder de negociación, ó directamente sin representación gremial, han quedado rezagados frente al proceso inflacionario.

Justamente, entre esos sectores se encuentra nada menos que actividades estratégicas como la educación, y la seguridad. En este caso, la policía.

Semejante reacción policial, por cierto rayana a la ilegalidad por los motivos comentados, hizo que el Gobierno tildara al reclamo de "extorsivo".

Sin embargo, cabría analizar realmente cuál es el alcance de la norma que prohibe la sindicalización y el acuartelamiento policial.

Dicha norma implica una obligación para la policía consistente en no dejar sin protección a la ciudadanía por una cuestión de orden laboral, pero también, una obligación de los gobiernos de justamente mantener a los trabajadores de esa actividad esencial bien pagos, y de haber un reclamo, prestarle la mayor atención atento su importancia social y ser empleados directos de la administración central de los Estados.

En este caso, sucedió a la inversa. Atento la falta de representación y poder gremial de estas actividades esenciales del Estado, se postergó su situación dentro del marco inflacionario, y obviamente, ante la falta de atención oportuna y sostenida, terminó en un reclamo contenido que terminó explotando como quien destapa una "olla a presión".

Es decir, los gobiernos provinciales faltaron primero a sus obligaciones legales de mantener a su policía adecuadamente paga ante un grave proceso inflacionario, y por su parte, la policía faltó a la suya al realizar protestas bajo esta formas. Pero sin dudas, en una relación de trabajo jerárquica, por más que sea de orden pública la responsabilidad mayor es siempre del principal por sobre sus dependientes. En este caso, los gobiernos provinciales.

Asimismo, tanto el Gobierno Nacional como los Provinciales, acusan a los "saqueadores" de estar organizados.

En el primer episodio, el de la Provincia de Córdoba -el que valga decirlo, por su pésima resolución sentó el precedente que hizo que el conflicto se trasladara como "reguero de pólvora" al resto de las provincias en procura de similares recomposiciones salariales de sus policías- parecía claro que se trataba de grupos organizados, pero cuando la situación se extendió a todo el país, resulta realmente improbable que se haya montado semejante organización delictiva afectando a provincias tan disímiles con gobiernos de diferente orientación política.

Lo que creo es que más allá de la pésima actuación del Gobierno Nacional, al parecer desinteresado en resolver el grave problema de la inflación y luego, de no haber prestado la debida y oportuna asistencia ante el primer episodio. De la pésima gestión de los Gobernadores provinciales que se aprovecharon de la imposibilidad de reclamar de sus policías para no pagarle sueldos adecuados, y de esta última, al dejar totalmente desprotegida a la población, lo cierto es que semejante reacción social ante la falta de policías en la calle "desnuda un grado de violencia y deterioro social lamentable".

Una sociedad no debiera depender totalmente de la policía y su represión para que ante su ausencia se desencadene en forma automática una ola de robos cruzados entre vecinos.

Será en otro post donde trataré de analizar las causas profundas de lo que tal vez sea lo más preocupante a largo plazo, la ruptura del tejido social y sus valores...







Foto web.






jueves, 5 de diciembre de 2013

Saqueos en Córdoba: Mis conclusiones

.










.









1- La interna del peronismo convulsiona al país desde el momento mismo de su aparición en la vida política.

Sería deseable que la resuelvan de forma democrática en internas partidarias y respetando la vida institucional y pacífica del resto de los argentinos.



2- Las prioridades constitucionales del Estado son invertir en educación, salud, justicia, y educación, reduciendo el gasto público burocrático y comercial que no está entre sus fines...

Los servicios constitucionales brindados por el Estado deben tener el mayor presupuesto, la mayor eficiencia, y los mejores sueldos de la Administración pública.



3- El retiro de la policía desató una ola de saqueos de bienes que no eran para cubrir necesidades básicas.

Una vez más quedó en evidencia que la delincuencia no tiene relación directa con la pobreza y/o desigualdad, sino con la falta de prevención y represión legal eficiente en el marco de un Estado de Derecho.

La eventual relación entre probreza y desigualdad con el fenómeno de la inseguridad, debe ser tratada y corregida en forma simultánea con la adecuada represión del delito. De lo contrario, no se solucionan ni las "causas profundas" ni la inseguridad de la gente.











martes, 3 de diciembre de 2013

La "escala de valores" que las leyes delatan...

 
 
 
  
 
 
 
 
 
 
 









Argumentando el innegable estado inflacionario, la Legislatura Porteña aumentó el costo de las multas por infracciones a la Ley de Tránsito en un 200% promedio.

No es mi intención en este caso evaluar la razonabilidad, oportunidad, y/ó eficiencia de la medida, sino reparar qué mensaje se envía a la sociedad en cuanto a "valores" se refiere en la sanción de las leyes.

En el caso concreto, me llama poderosamente la atención que para los funcionarios de Gobierno, les parezca más grave el "exceso de velocidad" que "tapar" la chapa-patente para evitar multas.

La verdad que esta última infracción no sólo implica un claro intento de defraudación hacia el orden público, sino que además tiene efectos prácticos que pueden llegar a ser gravísimos.

Por ejemplo, es muy grave que un conductor maneje su automóvil con exceso de velocidad, pero si llegara a provocar un accidente, la falta de identificación del vehículo por tener tapada la patente no sólo no permite individualizarlo si se dá a la fuga para aplicar las sanciones correspondientes, sino que además dejaría sin reparación alguna a la víctima al desactivar todos los mecanismos legales de responsabilidad penal y civil personal del conductor frente a la víctima, y eventualmente, de su aseguradora.

Asimismo, a la ya alarmante y varias veces denunciada en este blog ausencia por parte de los últimos Gobiernos de la Ciudad de Buenos Aires de pintar las "sendas peatonales" en aquellos lugares donde se han borrado, ó bien, en calles recientemente asfaltadas, se suma la falta de contemplación de una sanción ejemplar para quién detiene su auto sobre las misma ó desconoce la prioridad del peatón desde el momento mismo en que éste la pisa.

Es decir, en los tres casos comentados, mayor sanción para el exceso de velocidad que para el que tapa la patente, falta de pintado de sendas peatonales y multa grave por no respetarlas, denotan claramente que el centro de prevención y protección de la norma no está orientado hacia la persona ó el peatón frente a la máquina ó el automóvil, sino al mejoramiento de la circulación y seguridad del tránsito en general.

Idea que en principio, parece contradictoria con el avance de peatonalizar calles y construir bicisendas que lleva adelante este mismo Gobierno.




Link relacionado "Aumentan 200% las multas por infracciones de tránsito en la Ciudad de Bs. As."







Foto web.






jueves, 28 de noviembre de 2013

La relación entre Jorge Capitanich y Axel Kicillof

.























La relación entre los nuevos miembros del Gabinete Nacional, Jorge Capitanich (Jefe de Gabinete) y Axel Kicillof (Ministro de Economía), según un equlibrado e informado analista económico como es Tomás Bulat.










viernes, 22 de noviembre de 2013

Gradualismo vs. Shock de Confianza

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 










Ante la crisis económica que vive la Argentina, no hay dudas en el Gobierno ni en la oposición cuales son los problemas a solucionar.

Nadie duda que es necesario frenar la inflación, la pérdida de reservas del Banco Central, atraer inversiones, liberar las restricciones al comercio, liberar el mercado cambiario y enfrentar la hasta ahora negada crisis energética.

Obviamente que hay divergencias en cuanto a cuales son las medidas para lograr esos objetivo. Pero en este grado ya avanzado del problema, las diferencias se reducen a matices, mientras hay consenso total que es imprescindible recobrar la "confianza" en la Argentina.

Siendo entonces que recuperar la "cofianza" es un consenso mínimo alcanzado por todos los sectores, cabría preguntarse cuál es la mejor manera de reestablecerla en el menor tiempo posible.

Algunos, como parece sostener el Gobierno, piensan que adoptando la medidas necesarias en forma gradual y paulatina se morigeran los costos sociales y se permite a los diferentes actores economícos adaptarse mejor a un nuevo escenario.

Otros pensamos que el "gradualismo" se pierde la mejor parte de todo cambio que es el "shock de confianza".

Para eso, obviamente no alcanza el cambio de figuras políticas en el Gobierno, y mucho menos, si se trata de poner como Ministro de Economía a un conocido miembro del equipo económico con inclinaciones marxistas.

No sólo se necesitan caras nuevas, sino también, "nuevas políticas" que en pocos días muestren una voluntad inequívoca de parte del Gobierno de haber "comprendido" los errores y estar dispuesto a cambiarlos.

Es importante aprovechar el entusiasmo que esta comprensión y cambio de rumbo suele provocar en la gente, pero por sobre todo, en los mercados.

Para lograr un "shock de confianza" no sirve tomar medidas aisladas en forma de parches. Es necesario demostrar que se trata de un conjunto de medidas relacionadas entre si que impliquen un cambio de "Política de Estado".

Un "programa de gobierno" diferente que no se adopta como quien toma una medicina a disgusto, sino como producto de la comprensión de los errores y disposición de cambio para solucionarlos.

Si el Gobierno no demuestra que los cambios los ha tomado porque acepta, comprende los errores y está dipuesto a modificarlos, se pierde la mejor parte de todo cambio que es la recuperación de la confianza y el "cambio de expectativas" que genera.

A decir verdad, los mercados del mundo se manejan más con las "expectativas" que con las realidades. Si así no fuera, el dólar sería la moneda más débil porque corresponde al país que tiene la mayor deuda del mundo. Pero las expectativas que genera son que siempre cumple con sus compromisos y el valor de su moneda descansa nada menos que en la "confianza" y las buenas expectativas de su sistema.

El Gobierno no parece estar entendiendo que desde el momento mismo que cambian las "expectativas" en términos positivos, la instrumentación de las medidas se hacen luego con "viento a favor". Es decir, "con el menor costo social y político posible"...

Ojalá el Gobierno comprenda que si toma todas las medidas necesarias juntas, sin demoras, y demostrando no sólo que comprendió y aprendió de sus errores, sino que además está dispuesto a cambiarlos de raíz porque lo desea, porque cree que así mejorará su perfomance y la vida de los argentinos, tendrá muchas más posibilidades de éxito y nos hará pagar a todos el menos costo posible.

Todavía seguimos teniendo "viento de cola" internacional. Necesitamos cambiar el rumbo instrumentándolo de la mejor forma posible para generar nuestro propio primer impulso para subirnos al mismo.

Necesitamos un cambio de políticas que produzcan un "shock de confianza"...







La foto es mía y se amplía.