miércoles, 10 de diciembre de 2008

25 AÑOS NO ES NADA


Se cumplieron 25 años de la asunción del primer presidente democrático post-dictadura. El mismo que dijo que "con la democracia se come, se cura, se educa".

Pero para los adolescentes que tienen entre 11 y 15 años, parece que no es así.

Un reciente estudio realizado por el Ministerio de Educación de La Nación, reveló que apenas el 35% cree que la democracia es el mejor sistema de gobierno.

El 30% restante opina que a veces es la mejor forma de gobierno y a veces no, un 25% no sabe qué prefiere y un 10% se declara en contra de la democracia.

Los resultados son un llamado de atención. Algo está fallando...

Sin dudas, las gestiones de gobierno desarrolladas desde entonces, no llegaron a demostrar que aquella famosa frase de Alfonsín fuera cierta.

A decir verdad, y más allá de las frustrantes administraciones democráticas en cuestión, creo que lo que falló fue el postulado originario.

El sistema democrático no asegura nada. Sólo asegura la mejor forma de aprender en libertad a conocer los efectos prácticos de las ideologías que proponen los candidatos en campaña, a mejorar la clase política a través del voto, a controlar los actos de gobierno, a estar más informados, a ejercer nuestros derechos...

En definitiva, los adolescentes encuestados deberían saber que con la democracia no se come, no se cura ni se educa, sino que es el mejor sistema para aprender en libertad y con el tiempo, a generar riqueza, a curar y a educar.

2 comentarios:

PECHITO ARGENTINO dijo...

Hola soy Sergio (aclaro porque antes entraba con otra identidad: Febo). Llevo 42 años de vida, así que viví a pleno este tiempo democrático. He transitado todas las decepciones posibles: Con mis 16 añitos me ilusioné con aquellos discursos conmovedores de Alfonsín; prometí no equivocarme otra vez y voté por vez primera un presidente: Carlos Menem. No caí en la trampa de la Alianza pero sí en la del kichnerismo. Siento que no he aprendido nada, que muchas veces fui un estúpido y otras un crédulo (no sé que es peor). De lo que sí estoy seguro es que más de uno de los que pasaron por la presidencia debería estar purgando una condena y no dando discursetes televisivos.
Perdón por la extensión.
Un abrazo.
Sergio.

Ricardo dijo...

Sergio, por lo que leo, has aprendido bastante! Eso es lo mejor de la democracia, poder ir depurando y depurándonos de ideas que son lindas pero que no producen efectos positivos en la realidad.
Con respecto a la impunidad de los que "deberían estar purgando condenas", próximamente escribiré un post sobre la Justicia del fuero Federal...
La extensión valió la pena.
Yo confío cada vez más en la democracia, y nos esperan buenos tiempos en el mediano plazo.
Abrazo.