sábado, 6 de diciembre de 2008

EL FUMIGADOR DE LA VILLA 31

Llámesele "villas", asentamientos, favelas, lo cierto es que en Sudamérica existen "conglomerados" donde la gente vive en condiciones infrahumanas en medio de las ciudades más avanzadas de la región.

Como diría Gilberto Gil: "de un lado ese carnaval, del otro el hambre es total"...

No obstante, estos asentamientos precarios han sido motivo de inspiración de artistas, discusión de los intelectuales, manipulación de los partidos políticos, y más recientemente, convertidos en "barrios cerrados" del narcotráfico y la delicuencia organizada.

Conformado principalmente por gente que huyendo de la postergación del interior ó de países vecinos, vienen a las grandes ciudades en busca de un trabajo que en el mejor de los casos, les permite sobrevivir en la miseria.

Estos asentamientos, son sin dudas una de las más elocuentes muestras del fracaso de la gestión política.
Son lugares que el Estado ha perdido a manos de la pobreza, de la falta de educación, de la injusticia, y su gestión ha sido reemplazada por la delincuencia organizada.

Paradójicamente, esa bandas, en especial en el Brasil, parecen haberse interesado más por la problemática de sus habitantes que el propio Estado.

Siempre se apeló a las "villas" como argumento político electoralista, pero nadie intentó dar una solución definitiva a un panorama que además de pintoresco es lamentable.

La primer gran paradoja, es la pérdida de gestión del Estado en manos de crimen organizado, y la segunda, que muchas de ellas suelen estar establecidas en los lugares considerados "premium" en términos inmobiliarios, lo cual acentúa la disputa política sobre las mismas.

La favela más grande del Brasil, "La Rocinha", se encuentra enclavada en pleno San Conrado, entre los "chiquísimos" (de "chic") barrios de Leblón y Barra de Tijuca.

El barrio más cotizado de Montenvideo, me refiero a Carrasco, también tiene la suya, y en Buenos Aires, la "Villa 31" se encuentra establecida en Recoleta, a metros de la mejor hotelería y afamadas calles de la ciudad.

Cada tanto, los funcionarios de turno parecen recordar este problema e intentan acercar una solución.

Lo primero que constatan es que sus habitantes, y en especial sus "organizadores", no quieren ver a los funcionarios de turno.... No quieren ni que entren!!
Tal vez, ya no crean en que se acerquen para aportar alguna solución, ó ya no les interese.

No obstante, la semana pasada, se dieron dos hechos paralelos en esta zona del Planeta.

Lula ingresó al "Complexo Alemao" en Rio de Janeiro, y el Gobierno de la Ciudad, a la "Villa 31"...

El primero lo hizo con la movilización de las tropas del ejército, que además de estar allí emplazadas desde hace tiempo, cuatriplicaron su presencia para que el presidente del Brasil, con más del 70% de popularidad según las recientes encuentas, pudiera ingresar a una favela donde parece, no gozaría del mismo grado de popularidad.

Logró ingresar, y no sólo eso, sino que lo hizo como inicio de un plan multimillonario que promete urbanizar las Favelas del Brasil, que dicho sea de paso, ya se encuentran bastante bien urbanizadas por acción de los narcos...

En nuestro caso, no pudimos dar la nota de color que siempre da Brasil, pero sin dudas dimos "la" nota...

El Gobierno de la Ciudad decidió ingresar a la "Villa 31" con un arquitecto disfrazado de fumigador...

Según informa el diario La Nación http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1077603, el mismo realizó un relevamiento urbanístico, de las condiciones edilicias, etc. siempre ingresando a la villa con su equipo de fumigación durante más de un mes.

Cada vez que se instaura el tema de las "Villas" en la Argentina, se despiertan todos los intereses que están tras de ellas, y el resultado suele ser siempre el mismo: todo sigue igual, ó mejor dicho las villas siguen "peligrosamente" creciendo según el informe del "arquitecto fumigador"...

Lo cierto es que entrando con el ejército, ó con un fumigador, la mayoría de la gente bien intencionada y con posibilidades, debemos tomar cartas en el asunto no permitiendo que se siga especulando con la miseria.

En tal sentido, es necesario que no politicemos ni privaticemos la solución.

Es imperiosa la necesidad de que el Estado retome sus funciones en el lugar.
Este no es un problema ni del Gobierno de la Ciudad ni del Estado Nacional solamente, es un problema de todos. En tal sentido, es imprescindible que se dejen de lado los intereses políticos e inmobiliarios, y el Estado ingrese definitivamente a las "Villas".

El Estado no puede seguir malgastando su dinero en hacer política cambiaria, en subvencionar las tarifas de electricidad y/ó combustible de quienes vivimos en barrios privilegiados, en hacer proselitismo, ó en reestatizar empresas que deberían quebrar.

El Estado debe aprovechar y gastar sus recursos ingresando en forma masiva al "núcleo" de todas y cada una de la "Villas" del país, y hacerlo antes de que sea "tarde"...

No sirve ingresar disfrazados de fumigadores ni con el ejército. Hay que entrar con todos los recursos y servicios estatales posibles.

Es imprescindible que se ingrese a cada una de ellas, y se establezca en el centro de las mismas las funciones indelegables que el Estado abandonó.

Hay que movilizar toda la gente que tanto el Gobierno Nacional como las provincias y municipios, tienen aplicada en diferentes planes de asistencia social que hoy se encuentran trabajando en forma desarticulada y burocrática.

Hay que establecer una escuela, un hospital, una comisaría, y un servicio de asistentes sociales para retomar el terreno perdido...y realizar un estudio y relevamiento serio sobre el tema. Pero desde adentro...
Algunos se preguntan si brindándole los servicios esenciales del Estado no se radicarán allí en forma definitiva, y mi repregunta sería, acaso no es lo que ha venido sucediendo hasta ahora?
Por otro lado, no todas las villas tienen la misma situación. Acaso a alguien se le ocurre que podría ser trasladada "Puerta de Hierro", "La Cava" ó "Ciudad oculta"?
Ingresar con servicios inherentes al Estado no significa necesariamente afincarlas al lugar. Por el contrario, se han afincado ante su ausencia... y de la peor manera.

Luego, se verá qué es lo que se puede ó debe hacer con las mismas... pero primero, hay que dar y darnos muestras que deseamos y estamos en condiciones de volver ofrecer los servicios que el Estado nunca debió abandonar.
De lo contrario, estaremos trasladando el problema a otro lugar, cediendo la solución a puntuales intereses corporativos y/ó políticos, ó bien abandonando una parte de nuestro territorio y de nuestros "ciudadanos" a la administración del crímen organizado, condenándolos a la falta de educación, de salud, de justicia, en definitiva, al derecho de ser parte de esta Nación.

5 comentarios:

tiziana dijo...

Sabes q durante años trabaje en asentamientos en Montevideo, q supongo son mas faciles q los de Argentina y Brasil y otros.
No es algo tan facil de manejar ni de resolver. Creo personalmente q el principal problema radica en la marginacion q les hacemos al tratarlos a todos igual y en segundo en los intereses creados por los politicos. La vida alli dentro tiene codigos y vivencias muy distintas a las q las personas comunes conocemos y para trabajar alli hay q pensar y moverse con sus codigos. Pero para tratar de solucionar hay q empezar.

Ricardo dijo...

Hay gente que está preprada para eso, ya viene trabajando en asistencia y planes sociales, y maneja sus códigos y problemática. El tema es que hay que hacerlo en forma organizada y con medios que debe proveer el Estado... Si el Estado no está para eso, para qué está?

tiziana dijo...

mmm...para q era q estaba el Estado?...jeje

Ricardo dijo...

Para todo, menos para ser comerciante y dirigir la vida de las personas.
Pero como es comerciante y rige la vida de las personas, se olvidó de todo el resto...

Anónimo dijo...

Pensé que era "metafórico" lo del fumigador, pero leyendo la nota del diario es cierto!! No lo puedo creeer!!!