viernes, 19 de diciembre de 2008

¿FALLÓ EL MERCADO ó EL ESTADO?

La postura ideológica que nunca creyó en el funcionamiento del “Libre Mercado”, celebra en estos días una crisis financiera que pareciera haber tenido su orígen en él.

Sin embargo, considero que el enfoque no es correcto.

Entiendo que el “mercado” nunca falla, ya que no es una institución, ni una ideología, ni tiene un fin en sí mismo. El mercado es simplemente un indicador, una consecuencia de otra cosa, nunca una causa en sí mismo.

Se forma como resultado de millones de decisiones diarias tomadas por personas y empresas al mismo tiempo. El mercado son las "urnas" de la economía , su democracia, el “termómetro”, nunca la enfermedad.

Lo que muchas veces se suele invocar como “fallas del libre mercado”, son en realidad, fallas de funcionamiento del Estado.

Cuando un mercado está monopolizado por ciertas empresas ó intereses, sólo por citar un ejemplo remanido, lo que sucede en realidad no es que falla, sino que dejó de funcionar como tal.

En estos casos, ó bien, cuando se empieza a operar en él en forma delictiva, el mercado comienza a brindar información distorsionada, lo que una vez más demuestra que no estamos ante una decisión de "libre mercado", sino de un grupo delictivo que ha a avanzado sobre él.

La verdadera función del Estado, no es formar parte del mercado, sino adoptar las medidas necesarias para que el mismo funcione en "libertad", refleje de la mejor manera posible los deseos económicos de una sociedad determinada, sea un buen "termómetro".

Esto lo hace, entre otras medidas, evitando ser parte del mismo, ya que no es competencia suya comerciar. Su accionar consiste fundamentalmente en evitar la formación de monopolios, el accionar delictivo, y por sobre todas las cosas, efectuar un control activo de los inversores financieros especulativos.

Lo que empezamos a ver dentro de los" escombros" de la crisis americana, es una grave falla en el accionar del Estado en su objetivo de asegurar el libre funcionamiento del mercado. No la inversa.

El Estado, en especial el norteamericano, tenía la función principal no sólo de evitar el delito, sino además, evitar que actividades que aún no siendo claramente un delito, tenían una modalidad que iba más allá de lo meramente especulativo y rayaban el fraude.

En tal sentido, el Estado tiene una doble función al respecto. La de "Regular" normativamente el mercado financiero, y la de "Supervisarlo".

Cuando se habla de que el mercado norteamericano no estaba regulado, es posible que se falte a la verdad. Ya que existen numerosos instrumentos legales que lo hacen.

Argumentar la falta de regulación, es una forma indirecta de descalificar el libre mercado, porque se estaría hablando más de una intervención que de una regulación para asegurar su libertad.

Qué fallo entonces? Entiendo que fue la “Supervisión”.


En los Estados Unidos, existen al menos tres instituciones encargadas de la "Supervisión" del mercado.
Ellas son la S.E.C. (Comisión de Bolsa y Valores), la F.I.N.R.A. (Autoridad Regulatoria de la Industria Financiera), y el propio F.B.I.

No obstante, esta supervisión está fundamentalmente llevada a cabo por personas. Funcionarios públicos que tienen el deber de aplicar al mercado las normas regulatorias, tendiente a asegurar que funcione lo más libremente posible.

Pero en el caso de la crisis americana, quedó en evidencia que las normas regulatorias existían, las instituciones encargadas de aplicarlas también, pero lo que falló fue la supervisión humana de estas instituciones.

La “ingeniería financiera” de Wall Street, con su cada vez más sofisticado accionar, con transacciones virtuales globales realizada con la máxima tecnología, quedó sin dudas, fuera del alcance de las posibilidades de supervisión del Estado.Añadir imagen

De esta forma, el mercado dejó de operar libremente, para ser subrepticiamente coptado por puntuales intereses corporativos, que superaron en tecnología y audacia los controles estatales. El mercado así, perdió su libertad...

Algunos se preguntan si estos supervisores humanos del Estado, fueron superados por la tecnología y audacia de algunos operadores de los “headge founds”, ó bien, hubo casos de corrupción.

Esta cuestión llegó a un grado tal, que se especula con que muchos de los inversores damnificados por la crisis americana, estarían evaluando la posibilidad de demandar solidariamente al Estado americano en sus reclamos judiciales contra los financistas.

Basta ver el reciente caso de estafa piramidal, supuestamente cometido por uno de los "gurúes" de Wall Street Bernard F. Maddof.

Sea como sea, lo que me interesa finalmente destacar en este post, es que quien falló no fue la “teoría de libre mercado" sino el "Estado", que tuvo al menos un actuar ineficiente, tal vez coptado por intereses corporativos puntuales, ó incluso, el tiempo dirá, acompañado también por casos de corrupción estatal.

El sistema de "libre mercado", otra vez presa del "malentendido"...

2 comentarios:

Doble Doble V dijo...

Es bueno encontrar otras voces en la Web. Ya sé que es medio viejo el post, pero para mí fue una bocanada de aire fresco que alguien por lo menos intente discutir dogmas. Esto, a pesar de que no estoy completamente de acuerdo con vos.
Para mi el desencadenante de la crisis fue la política de expansión monetaria de la FED, que bajó las tasas de interés artificialmente para generar una sensación de prosperidad. Al haber dinero barato, los bancos lo prestaron a cualquiera que se los pida, porque de última saben que tenían un prestamista de última instancia que los salvaba.
Eso fue lo que llevó a hacer malas inversiones y dificultó el cálculo económico por lo que se construyeron más inmuebles de lo que en realidad demandaba el mercado, lo que los hizo perder valor y bueh... la historia por todos conocida.
Saludos! Espero leer más del tema por aquí.

PD: Si tuvieramos patrón oro, esto no hubiera sucedido....

Doble Doble V dijo...

Saludos!