lunes, 22 de diciembre de 2008

NO BLANQUEES QUE OSCURECE...

El recientemente sancionado proyecto oficial de blanqueo de capitales, ha levantado una gran polvareda.

La oposición, en especial, la "Coalición Cívica", se ha manifestado en forma contundente. Con denuncias judiciales y actitudes gradilocuentes.

Han afirmado y denunciado al ex-presidente como "jefe de una asociación ilícita", y que el "blanqueo de capitales" en cuestión está "hecho a medida" de los intereses de gobierno tendientes a blanquear dinero proveniente de su propia corrupción.

No descuento ninguna hipótesis, ni siquiera, otra que podría ser gravísima, que el banqueo de dinero permita el ingreso de capitales proveniente de los carteles narcos -quienes en estos momentos están causando estragos en la sociedad mexicana- y terminen por coptar el Poder institucional.

Sin dudas, todas estas causas me preocupan y mucho, pero lo que más me preocupa es lo que queda "tapado" detrás de estas denuncias y discursos grandilocuentes.

En el mismo año que se sanciona la ley de blanqueo, tendiente a la "repatriación de capitales" exiliados en el exterior, por la otra puerta se fueron del país 28.000 millones de dólares de los propios argentinos.

Esto demuestra algo más grave institucionalmente, no sólo por sus efectos sino porque constituye un "problema crónico" en la Argentina: no poder generar la "confianza" necesaria entre sus propios ciudadanos, ni tampoco en el "exterior" para que inviertan ó nos financien a través de líneas de crédito.

Es decir, Argentina está fuera del "mercado de capitales" por haberse retirado del FMI, tener deuda aún en default y Club de Paris impaga, y por no generar las condiciones mínimas de confianza para que alguien nos preste dinero. Ni siquiera, para que los propios argentinos dejen su dinero en el país...

Esto se remedia con un blanqueo de capitales? alguien puede creer seriamente que se sancione una ley de blanqueo de capitales sólo para blanquear dinero de la corrupción oficial?

Acaso, con todo esto, ¿no estamos perdiendo de vista que el problema más grave que tenemos es que no podemos construir "confianza" en la Argentina? Que debemos a acudir a medidas extremas como la estatización de las AFJP y el blanqueo de capitales como "manotón de ahogados" para conseguir dinero que de otra forma, nadie está dispuesto a invertir en el país?...

Es cierto que vivimos un momento de "desconfianza"mundial en el mercado de capitales. Ya lo he comentado en otros posts de esta misma página. Pero en aquellos países donde la "confianza" es una tradición, lo que sucede es que los capitales salen del mercado financiero, pero se invierten por ejemplo, en bonos del Tesoro de los EEUU, mientras que en la Argentina, huyen también del Gobierno porque la falta de confianza nos alcanza a todos por igual.

Es una contradicción que en el mismo año que se pretenden atraer capitales con un "blanqueo", por otro lado se los haya "ahuyentado" con una expropiación de fondos privados, ó se siga sin honrar la deuda en default, ó se siga declamando en contra del capitalismo.

Creo entonces que detrás del blanqueo de capitales, de las denuncias de corrupción, de los peligros ciertos de ingreso de carteles narcos, quedó en la "ocuridad" un debate de fondo que es analizar las causas de la pérdida de confianza, y establecer un "consenso mínimo" entre todas las fuerzas políticas para reestablecer la confianza en la Argentina.

El capital es como una mujer. No se la seduce ni retiene a la fuerza. Antes bien, cuando percibe esa situación, huye!

Al capital se lo "seduce" con seguridad jurídica, con claridad en la "reglas de juego", con impuestos razonables, con un discurso que lejos de atacarlo, le de la bienvenida.

Nos debemos entonces un debate en serio entre los argentinos. Sincerarlo, sacarlo de la cuestión electoral para superar contradicciones y lograr un "consenso mínimo" sobre estas cuestiones, de forma tal que trascienda las eventuales administraciones futuras, a las diferentes ideologías...

Un "consenso mínimo" que nos de confianza, que nos haga trascender como sociedad...

No hay comentarios: