miércoles, 7 de enero de 2009

LA BELLEZA DE LA SABIDURIA


Siguiendo con la línea de los últimos post, referidos al valor que el paso del tiempo otorga a algunos objetos (antigüedades), a diferencia de lo que sucede con las personas donde ese valor se ve condicionado a la sabiduría, recordé una serie televisiva de los años ´70 llamada “Kung Fú”.

Más allá de que era una serie de “artes marciales”, el eje central de la misma era “la sabiduría”.

En un Monasterio Chino del 1800, un viejo monje shaolín trasmitía sus enseñanzas a un niño al que llamaba “pequeño saltamontes”, el que de grande es expulsado de China, y debe recorrer los Estados Unidos en búsqueda de un hermano, enfrentando todo tipo de adversidad e injusticias, defendiéndo a los más débiles, convirtiéndose en un “sabio luchador de Kung Fú”.

La figura de aquél “viejo monje”, de ojos blancos por la ceguera y físicamente poco agradable, contrastaba con el jóven Kwai Chang Caine –encarnado por David Carradain- que lucía enigmático y apuesto.

Cada vez que “Kwai” se enfrentaba a una injusticia, donde muchas veces era “sobrado” por algún vulgar americano, rememoraba aquellas enseñanzas de su niñéz, las cuales se veían en un “flash back” donde se recreaba aquel momento místico del aprendizaje, tal como pueden apreciar en la foto que ilustra el post.

Aquellas “enseñanzas” no se referían exactamente a la lucha sino a la filosofía, la cual le otorgaba un grado de sabiduría, conciencia y concentración que aplicado a las artes marciales lo hacía implacable con sus adversarios.

La sabiduría del viejo monje budista no sólo lo había convertido en un viejo agradable y sabio para mis “ojos de niño”, sino que además lucía como una bella persona, sin edad, fuera del tiempo, con un predicamento tan ó más juvenil que el encarnado por el propio jóven luchador.

Esa serie significó un acercamiento mediático muy importante entre Occidente y Oriente, y el comienzo de larga sucesión de películas del género de las “artes marciales”. Pero esto para mí es anecdótico…

Lo que resultó para mi trascendente, a punto tal que aún hoy día lo recuerdo, es el proceso de transmisión mística de sabiduría entre aquel anciano budista y el “pequeño saltamontes” que los igualaba tanto en atracción como en imágen, demostrando que la sabiduría es tan bella y potente como la juventud misma...

8 comentarios:

marce dijo...

Abrir el diario y encontrar la foto de un papà ,agarràndose la cabeza como para que no le estalle junto con su corazòn,frente a tres cuerpitos de menos de 5 años,sus hijos,acomodados en el piso de un hospital de Gaza ,alcanzados por la ferocidad de una bomba...
no puedo seguir viendo,soy la ùnica que lagrimea en el bar
y me pregunto ,te pregunto,les pregunto
A ESTOS LUGARES ,A ESTAS PERSONAS LES LLEGARÀ ALGÙN DÌA LA BELLEZA DE LA SABIDURIA?
perdòn el descuelgue,pero...se hace difìcil en los tiempos que corren hallarla no?

marce dijo...

perdòn,ahora sì ,lo que iba a comentar es que es una de mis series favoritas,que no nos perdìamos nunca con mi hno.!!!
Era buenìsima la parte donde en las situaciones mas terribles...tenìa esas visiones de las enseñanzas de su maestro !
la estàn dando en algùn canal de cable,Retro,puede ser?
un abrazo

tiziana dijo...

La sabiduria es MAS bella y potente que la juventud ya que ella prevalece en el tiempo y no hay cirujano q te la injerte.
Marce hay miserias humanas en todo el mundo, no hay q ir tan lejos para verlas, el tema es q las querramos ver y empezar a ser el cambio q queremos ver en el mundo porq de eso depende.
tiziana

Magah dijo...

Marce, me hubera pasado lo mismo que a vos al ver la foto, tampoco hubiera podido evitar comentarlo en este blog y asociarlo con el tema que dispara Ricardo.
Ya que das lugar a que todos contestemos, te doy mi opinión:Creo que al llegar a la vejez, a uno se le potencian todas las virtudes y defectos que desarroló en su personalidad a lo largo de la vida. Es como un cultivo, es allí donde se ve el fruto de lo que uno hizo con uno mismo a lo largo de la vida. Creyendo esto con una profunda convicción, entiendo que uno debe prepararse para llegar a los últimos años con sabiduria. Lo practico, trato de suavisarme para ser suave, de moderarme para ser moderada, de tolerarme y tolerar para sser tolerante, de amar para ser amada y asi con cada aspecto.
Por esta razón es que creo que ellos nunca serán sabios ni bellos, solo serán violentos, mucho mas de lo que hoy lo son.
A mi tu descuelgue me encantó.

Ricardo, demas está decirte que tu publicación da para mucho.

Saludos

Ricardo dijo...

Bueno, veo que muchos están conmovido por los ataques de Israel en Gaza, y no es para menos, yo también lo estoy. Estoy pensando de qué manera contribuir con el tema. Creanme que lo conozco bien, y no es fácil escribir sobre el mismo. Yo propongo algo, hablen con cada amigo judío que tengan. El Estado de Israel es subvencionado por aportes anuales que hacen de las comunidades de todo el mundo. Además de tener el apoyo de USA obviamente...
La idea es preguntarles si están de acuerdo con seguir enviándo dinero para apoyar un Estado que se comporta de esta manera... Les parecerá naif mi postura, pero creanme que puede ser últil... hay una generación jóven que deberá decidir si sigue enviándo fondos, dejará de hacerlo, ó pondrá condiciones...
Comparto que la sabiduría haya disparado la indignación.
Ah, si tienen amigos americanos, pregunten si es necesario para ser liberal y capitalista, apoyar a un Estado que se está comportando como terrorista...
Yo comparto las ideas de la libertad en todo sentido, y condeno en este caso al Estado de Israel..
Más no puedo decir...

marce dijo...

Tiziana...sì ya sè...pobres y miserias hay en todos lados...
MI GRANO DE ARENA EN ESTE MUNDO LO VENGO PONIENDO HACE AÑOS...me gusta que asì sea,me hace feliz.
y eso les transmito constantemente a mis hijos...
Magah que linda,gracias por la conexion.
Ric,viste la canciòn del Flaco,"Jardìn de gente"???
dece:-"Alguien debiò conservar y cuidar con amor este jardìn de gente,a Dios nunca se le ocurrirà...-"
Eso, eso siento y lo que mas dolor me causa es que se mueran niños...eso,eso sì que es un bajòn.
Gracias por el espacio
un abrazo
te leo siempre

JORGE dijo...

Ya que marce ha traido el tema me gustaría comentar que justamente hoy, mirando el canal encuentro (el único canal por el cual aún no me dí de baja del servicio de cable) vi por segunda vez en meses un programa en el cual un cineasta judío norteamericano intenta plasmar un acercamiento entre pibes palestinos e israelíes. Para eso se instala con una familia palestina de los territorios ocupados. Conmueve ver los enormes canales de diálogo que se pueden establecer fuera del escenario político, la comprensión de los resentimientos mutuos, las posibilidades de hablar de ellos, la empatía que se puede lograr ( aún con las prevenciones del caso) superando los miedos. Conmueve ver la facilidad para relacinarse, divertirse, entenderse y jugar, la amabilidad con que pueden tratarse al recibirse mutuamente en sus respectivas casas. Y entristece comprobar que no será esta generación y quizás tampoco la próxima la que consiga la finalización del conflicto, la convivencia y el reconocimiento recíproco.
Es mas, temo que el destino del pueblo palestino sea el de no poder consolidar un estado soberano y vegetar como una nación subalterna o desaparecer.

Ricardo dijo...

Jorge, los niños como los animales, son ejemplo de convivencia. El problema es cuando somos grandes, ya que muchas veces nos volvemos "pequeños"...
Lo importante es identificar el problema. Nadie escribe ni habla mucho sobre el tema porque hay intereses económicos impresionantes detrás, y te limita la posibilidad de acceso a mucho lugares, por ejemplo, al Congreso de los Estado Unidos... Y el tema dá para mucho más...