sábado, 14 de febrero de 2009

COSAS DEL MAR


Si en la tierra todo lo que sube baja. En el mar todo lo que se lleva trae.

Lo trae a la costa transformado, digerido por sus turbulentas entrañas.

"Devuelve" verdaderas obras de arte.

Esqueletos de animales, restos fósiles, conchillas de mil colores y formas, maderas y piedras con las más variadas texturas de abrasión, y por qué no, las románticas botellas con mensajes en su interior.

A mi me encantan estas cosas, estas obras de arte marino.
Me parecen el producto de una interacción creativa entre dos mundos diferentes que tienen la misma energía y magnitud: la tierra y el mar.

Junto desde hace años “cosas del mar”, y siempre encuentro algo que me sorprende.

Esta vez, encontré una bota y dos pinceles gigantes rotos con restos de pintura.

Parecían el “esqueleto” de un pintor.

Tal como ven en la foto, la bota ya tenía conchillas adheridas, lo cual supone que estuvo un largo tiempo “trabajando” bajo el mar.

Me pregunté de quién serían esos elementos… si serían de un pintor que estuvo pintando debajo del mar.

Si asi fuera, debería haber sido muy bueno porque nadie pudo haber pintado algo más lindo que el fondo del mar.

Y muy modesto, por haber mantenido el anonimato y dejado sólo sus elementos de trabajo como firma de autor.

5 comentarios:

Magah dijo...

Tu vuelo es inagotable, ves arte donde otros no la vemos.
Tenés el don de transmitir con música y palabras y así, que eso que podría haber sido solo basura, tenga encanto y valor.

Mai dijo...

Hola Ricardo! Vengo del blog de Alejandro. Me gusta tu blog porque está escrito desde la sensibilidad, y esa es una cualidad de algunos pocos. En los hombres me parece tan conmovedor! Las mujeres y los hombres sensibles conectamos en sintonía, en equilibrio. Y así lo femenino y lo masculino se fusionan y complementan deliciosamente.
Te sigo leyendo!

tiziana dijo...

la bota es de trabajador, los colores de los pinceles se parecen a los de los pesqueros artesanales...
A mi desde chica me gustaba ir a la playa despues de las tormentas a ver q sorpresas me habia traido el mar y mi mama temblaba cuando me veia llegar.
Vos Ricardo ademas tenes el don de imaginar historias en resto de objetos, es como seguir siendo niño y soñar...

Anónimo dijo...

El mar devuelve cosas y en esas cosas ... , su memoria anónima y a la vez colectiva.
Vi la foto , recordé , sentí el olor del mar, a ese viejo Pescador que ya no está y sonreí.

Gracias

Silvia L.

Ricardo dijo...

Gracias Maga!

Sintonizamos la misma frecuencia Mai.

Sí Tiziana, buena observación sobre el orígen de esas cosas, y veo que tenemos el mismo oficio de juntar cosas del mar.

Qué bueno Silvia lo que sentís! yo también imagino y siento todas esas cosas cuando las encuentro.

Saludos