domingo, 5 de abril de 2009

IMPREVISION ó DESAMOR?


Se tuvo que incendiar "Cromagnon" para que nos preocupemos por la seguridad en los shows y las coimas en la habilitaciones.
Tuvieron que asesinar varias personas de la farándula para que se instalara el tema de la inseguridad, tapando bajo el debate sobre la “pena de muerte” nuestra apatía y desinterés cotidiano sobre los asuntos públicos.
Tuvimos que tener miles de muertos en accidentes de tránsito para que empecemos a tomar medidas de seguridad vial.
Tuvimos que tener una epidemia de dengue para reconocerla y empezar a fumigar.
Tuvimos que ver los muertos narcos para darnos cuenta que Argentina es uno de los pocos países del mundo que exportaba efedrina sin control.
Tuvimos que tener varios accidentes de aviación para ocuparnos de la seguridad aeroportuaria.
Tuvimos que ver muerto un ex presidente para empezar a vanagloriarlo.

Funcionamos mejor como “bomberos” apagando incendios que como guardaparques cuidando que sus parques no se incendien.

Me pregunto si esta actitud no tiene que ver más con la “actuación” que con la valoración.

Una "sobreactuación" que pareciera responder más a una falta de compromiso que a la improvisación. Sobreactuación que luego de la pérdida se convierte naturalmente en una sobrevaloración.

Personalmente, siento que las acciones son diferentes a las reacciones.
Las acciones, los actos de amor, son actos conscientes que tienen que ver con valorar, con prevenir, con dedicarse a reconocer y cuidar el bien preciado.

Las reacciones en cambio se parecen más a una “comedia”, a una actuación que tiende más a disipar el sentimiento de culpa subyacente por la falta de aprecio, ó necesidad de mostrar una imagen acorde con esa idea, que a una justa valoración del bien afectado.

Esta sobreactuación tardía sobre episodios fenecidos me preocupa, me parece producto más de la hipocresía y de sentimiento culposo que un acto de reconocimiento y amor.

Siento incluso que esta actitud hipócrita ha desembocado también en ideologías y gobiernos “populistas” que responden más a este patrón social de comedia que a un deseo genuino de administrar con aprecio el bien común.

Una sociedad que se mueve más por la mirada del otro, por la culpa, por los mandatos, por miedos, por “el qué dirán”, que por convicción y amor hacia las cosas que quiere y valora.

Por eso, siempre siento que todo lo que se hace “a posteriori” deja al desnudo una falencia anterior, una desaprensión, una falta de adecuada y oportuna valoración de lo que queremos. Una reacción que deja al descubierto el desamor, que nos torna sumamente hipócritas, irresponsables y volubles en la vida.

Cuando uno quiere y valora realmente algo lo cuida, lo reconoce, lo previene de peligros en vida porque lo que más teme es perderlo, y uno sabe que nada de lo que se haga luego podrá repararlo.

Por eso, no respeto demasiado las reacciones “espasmódicas” posteriores sobre hechos consumados, y reparo sobre manera en los actos de amor, de previsión y de cuidado cotidianos. Actos realizados oportunamente, en el momento justo donde los bienes ó personas apreciadas aún existen. Porque uno las quiere así, en vida más que en muerte.

Actos de verdadero amor y consideración que normalmente pasan desapercibidos y no esperan nada a cambio.

El resto, más que una falta de previsión ó cuidado, me parece una reacción hipócrita, tardía y oportunista.

Una verdadera “comedia” culposa carente de todo sentido de aprecio auténtico y espontáneo.

En definitiva, más que actos de imprevisión me parecen reacciones carentes de todo sentido de amor y compromiso social.
.
.
Foto AP.

9 comentarios:

Jime dijo...

mucho de lo que contas es simplemente "hacer politica"... y de hecho, si tratas de profundizar en el tema, ni siquiera es como se lo muestran a la gente

lo de la efedrina por ejemplo en realidad no es tan asi como lo mencionas, y nuestros legisladores, en vez de ver como hacer para mejorar los "controles" decidieron prohibirla salvo para la forma farmaceutica que utilizan los anestesistas... so, en realidad no resolvieron el problema, la efedrina seguira cruzando fronteras, pero se actuo de una forma politicamente correcta, que parecio resolver la complicada red de narcotrafico existente

o por ejemplo, se sabe de la pobreza y la marginalidad, de la cantidad de niños que mueren por desnutricion (lease, por no tener comida a diario)... y no veo que ningun gobierno lo resuelva, ni que la gente se autoconvoque a una plaza para protestar por eso, digo, la gente que si tiene comida y techo...

tenemos mucho por madurar...

Monica dijo...

SI RICARDO, COINCIDO CON VOS, ESTA SOCIEDAD ACTUA Y SE MUEVE DESPUES DE LAS CATASTROFES Y HASTA A VECES TROPEZAMOS DOS VECES CON LA MISMA PIEDRA.... O SINO, DECIME SI LO DE TARTAGAL SE PODRIA HABER EVITADO ??? HABIA SUCEDIDO LO MISMO SI MAL NO RECUERDO DOS O TRES AÑOS ANTES, NO HUBIESE SIDO MEJOR REPARAR QUE ESTAR AHORA JUNTANDO COMIDA Y DEMAS COSAS PARA LOS DAMNIFICADOS ????
HAY ALGO QUE ME PARECE CONTRADICTORIO, Y ES QUE TODOS ESOS QUE HOY LEVANTAN EL DEDO ACUSANDO AUN GOBIERNO DE CORRUPTO Y COIMERO, SON LOS PRIMEROS EN LEVANTAR UN BILLETE EN ALTO FRENTE A ALGUN POLICIA... - QUIEN ESTE LIBRE DE CULPA QUE TIRE LA PRIMERA PIEDRA -
SALUDOS.
MONI

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo! somos poco previsores porque sólo nos importa lo cercano amigos, familia, y sólo reaccionamos cuando nos la tocan. La sociedad nos parece algo ajeno, lejano y reaccionamos sólo por culpa, porque somos buenitos..jaja.

Ricardo dijo...

Acabo de escuchar el historiador Abel Posse que decía que Gardel se fue de la Argentina con poca convocatoria y se hizo "grande" en el entierro! Parece que acá valoramos más la muerte que la vida... uff

tiziana dijo...

La reaccion se llama PROTAGONISMO, lleva un segundo desgarrarse por causas.
La accion, aunque suene ridiculo es mas pasiva, lleva tiempo y costos mostrar resultados, q a veces nadie los ve o se los lleva otro.
Se trabaja mas en funcion de tiempo que de resultados.
Vivimos en un mundo consumista, buscando minutos de gloria a cualquier costo, sin importar el tendal que dejemos y lo mas triste sin preocuparnos por nuestros decendientes, por no generalizar en futuras generaciones.

Anónimo dijo...

Decididamente me llama la atención el número de comentarios a este post, con respecto a otros.......
SL

Anónimo dijo...

Ricardo: estoy totalmente de acuerdo, las reglas las pone la vida y simplemente nos mueve lo que nos es impuesto. La conciencia de la vida es fundamental porque gracias a ella distinguimos que la justicia nos hace manejar dentro de cierta esfera pero nosotros somos libres de tomar la actitud que queremos ante la misma ya que la vida es una dentro de lo que podemos saber.
saludos
pato

Anónimo dijo...

Ricardo: estoy totalmente de acuerdo la vida es la única que impone las reglas, que deben ser seguidas para convivir en una sociedad, tal imposición es también la única que nos mueve. La conciencia de la vida es fundamental, ya que cumple muchas funciones una de ellas es no perder la brújula, al ser una sociedad de consumo donde viven saliendo cosas nuevas es muy fácil perder la orientación buscando todo lo último.
Otra función importante que tiene es distinguir que la justicia y las reglas establecidas nos hacen manejar dentro de cierta esfera pero nosotros tenemos el poder de decisión sobre la misma.

Anónimo dijo...

Man, really want to know how can you be that smart, lol...great read, thanks.