martes, 28 de abril de 2009

LOS PECES TAMBIEN HACEN EL AMOR (2da. PARTE)




Bueno, ahora sí. Voy a cumplir con lo prometido y subir las imágenes condicionadas, las imágenes hot de la relación entre peces Bettas.

En realidad, si las ven coincidirán que más que hot parecieran ser incluso más amorosas y apasionadas que la de los humanos.

Pero les voy a seguir contando un poco más sobre el apareamiento de estos peces para que puedan apreciar mejor las imágenes.

En primer lugar, tal como dijo alguien en un comentario, son peces que tienen una respiración mixta. Es decir, ellos toman una bocanada de aire de la superficie para poder respirar.

Durante el período de cortejo que les mostré en un post anterior, el macho comienza a segregar una sustancia viscosa en la boca, lo cual hace que cada vez que respira forme una burbuja que tiene una larga duración y que lentamente comienza a agrupar formando un verdadero “nido de espuma”.

Ese nido servirá para que cuando pongan huevos sean alojados entre las burbujas y cuando nazcan los alevinos, respiren de las mismas. Cada uno dependerá de una burbuja para vivir, y el macho se encargará de ir renovándolas y agrupándolas.

Pero volvamos al principio. En estas imágenes verán plenamente el momento de apareamiento que en estos peces se les llama también “abrazo”, porque como verán, el macho abraza literalmente a la hembra

En cada abrazo, da vuelta –también literalmente- a la hembra, que en estado de orgasmo y éxtasis libera una gran cantidad de óvulos que junto con el esperma que libera el macho -el cual resulta invisible a la vista- se fecundan y forman los huevos.

Verán los huevos ir cayendo al fondo del acuario y al macho que va inmediatamente en su búsqueda, mientras la hembra continúa aún extasiada.

Los busca, los toma con la boca y los lleva hacia la superficie para colocarlos dentro del nido de burbujas para que puedan respirar.

Estos abrazos sexuales los repiten en forma ininterrumpida por el lapso de toda una noche, depositando cientos de huevos.

Es impresionante ver en vivo estas imágenes. Uno queda atrapado viendo los movimientos, las formas, los colores, la sensualidad de estos actos.

Luego de esa noche, la hembra queda en un estado cercano a la muerte. Los acuaristas normalmente la sacamos, la medicamos con antibióticos y tratamos de alimentarla para salvarle la vida, algo que no se logra en todos los casos.

El que queda al cuidado de los huevos y luego de los alevinos es siempre el macho.

Durante días no se puede apagar la luz, ya que los huevos primero y los alevinos después, caen permanentemente del nido y hasta que no aprenden a nadar no pueden permanecer demasiado tiempo lejos de él, ya que tal como les dije al principio, necesitan de cada burbuja para respirar. Es así que el macho pasa todos esos días subiendo y bajando del nido en su tarea de rescate.

Como verán, las imágenes del apareamiento son sensuales, apasionadas y amorosas. Para mí también conmovedoras e impactantes. Espero que sientan algo parecido y que les haya gustado conocer un poco más de la vida de otros seres vivos, que no por diferentes son tan lejanos como pensábamos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué hermoso! Gracias por las imágenes y la información. Adriana

Javier dijo...

Richard qué copado! seguís criando peces?

Monica dijo...

HERMOSO EL ULTIMO ABRAZO, CUANDO LOS DOS SE DESLIZAN JUNTOS POR LA PARED DE LA PECERA...NUNCA CREI QUE UNA IMAGEN DE DOS PECES PODRIA SER TAN SEDUCTORA.
BESOS.
MONICA
( COMO LE FUE A CAMACHO EN LA FERIA DEL LIBRO ???)

Ricardo dijo...

De nada Ana, digo Adriana.

No Javier, crié peces tropicales de chico durante muchos años, pero ahora no.

Sí Mónica verlo en directo es genial! A Camacho le fue rebien! Tal vez mañana levante fotos de la presentación, gracias.

Natalia, la capricorniana alegre dijo...

El otro día fui a la veterinaria y se habían vendido todos los bettas. ¿Será por tus posts? No pude evitar hacer la relación.

Besitos