jueves, 21 de mayo de 2009

URUGUAY DESENTONA BIEN

.


Uruguay desentona con el resto de los países de la región, y para mí desentona bien.

Este pequeño país tiene una tradición de progresismo ó “liberalismo en serio” que muchas veces me sorprende.

Fue el primer país latinoamericano en aprobar el divorcio en 1907 y aunque ustedes no lo crean, el voto femenino en 1932.

Su tradición liberal lo llevó también legislar sobre el concubinato equiparando en gran parte en sus efectos al matrimonio civil, y lo que es más llamativo aún para nosotros, permiten el matrimonio con separación de bienes.

En el Uruguay se pueden casar sin el régimen legal de la sociedad conyugal. Es decir, sin necesidad de generar bienes gananciales durante el mismo, ni su posterior división al momento del divorcio, hecho que ha generado interés en personas de fortuna por quitar de la esfera afectiva su condición económica.

Contempla la posibilidad de cambio de sexo a partir de los 12 años y hace unos días, el presidente Tabaré Vázquez ha dictado un decreto donde autoriza el ingreso al Ejército de homosexuales.

Por último, Uruguay tiene aprobada por ambas Cámaras una ley de despenalización del aborto, que sólo no ha entrado en vigencia por veto presidencial, pero el trámite legislativo sigue su curso con posibilidades de ser promulgado por el Ejecutivo en el futuro.

Muchos tratan de entender cual es el motivo por el cuál estando tan influenciado por la Argentina y Brasil el Uruguay mantiene esta independencia de criterio.

Tal vez, la mejor explicación esté en que es un país realmente laico. El culto católico no está sostenido por el Estado, la Iglesia Católica no tiene el Poder que tiene en la región, y además, sus habitantes son diferentes, algunos dicen descendientes directos de los exiliados de la guerra civil española y de islas con influencia portuguesa.

Entre esas diferencias, si bien las mujeres se muestran más recatadas en su vestimenta y forma de actuar que la argentinas -sólo por citar un ejemplo-, suelen ser más liberales.

Todo esto daría para mucho más, incluyendo la necesidad de aclarar que este "liberalismo en serio" no se aprecia en la estructura económica del Estado que es netamente estatista. Pero creí interesante destacar la gran diferencia existente entre sociedades que lucen tan parecidas y sin embargo no lo son.


Link
Uruguay desentona en América Latina.


Pintura del Torres García. Google.

5 comentarios:

Mara Hitters dijo...

Una de mis deseos es irme de aca...y uno de lugares pensados fue Uruguay...ahora que me decis esto subió un puesto.
Abrazo

tiziana dijo...

Uruguay es un fenomeno que ni los uruguayos entendemos.

Dicen que no somos ni pueblo ni ciudad y que tenemos los defectos de ambas.

No creo q sea solo por el tema del Estado laico, es un tema de cantidad de pobladores.

Aca uno se cuida mas porq se expone mas facilmente.

Tambien quiero agregar q somos uno de los primeros paises de sudamenrica no eutanasicos, donde se eliminaron las perreras y se implemento un plan de esterilizacion nacional publico para control de animales en situacion de calle.

En algunas cosas damos pasos muy importantes hacia tecnicas de primer mundo y en otros nos estancamos.

Tambien creamos el zum, el olipmico, el chivito, el dulce de leche, la primer coronaria movil, la grappamiel y seguramente algo mas.

Lastima que no nos demos cuenta lo que tenemos...

Ricardo dijo...

Mara, como dice Tiziana, los uruguayos no se dan cuenta lo que tienen.
En lo que a vos respecta, te cuento que están llenos de arte, que sus pintores son geniales. Hay arte en las pequeñas cosas.
Tienen problemas, claro, pero sí, subilo varios puestos, Uruguay es para vivirlo, inspira...

thegorila dijo...

Estimado Ricardo: llego aquí a través de Capricorniana. Estoy de acuerdo. Uruguay pese a la denostación de los argentinitos es un gran país. Yo también he pensado en la posibilidad de llevar mi peluda humanidad hacia esas tierras.
Un cordial saludo

Ricardo dijo...

Theo, mirá que en la Aduana uruguaya son jodidos con el ingreso de animales eh!! jaja. Abrazo y bienvenido.