domingo, 12 de julio de 2009

EL CAMINO DEL INDIVIDUO


. -




En posts anteriores comencé el relato de este camino que empieza con el nacimiento y termina en el amor.

Bueno, ya anticipé el final, pero en realidad la mayoría se pierde en el medio del camino, con lo cual vale la pena volver a él.

Desde que nacemos y siguiendo la idea de Erich Fromm, sentimos el sentimiento de “separatidad”. La separación de la madre, de esa madre de la que hasta algún momento de la vida no teníamos noción de que era algo diferente a nosotros.

Esa diferenciación, esa consciencia de ser únicos y diferentes a todo lo que nos rodea, dice Fromm, es la fuente de todas las angustias humanas.

El hombre vive así buscando formas de quebrarla, de volver a unirse.

Las sociedades más primitivas, fundiéndose en rituales con la tierra y los astros. Las intermedias en los eventos masivos y populares como las orgías comunales griegas, y las más modernas, con las adicciones y algunas afecciones psicológicas como el sadismo ó el masoquismo.

En todas esas alternativas descriptas vemos que el sentimiento de “separatidad” y la angustia que provoca, desaparece al anular uno de los dos sujetos que conforman la alteridad con el otro. Que nos marcan la separación.

Fundiéndonos con la tierra, en los rituales, en una orgía comunal, anulándonos ó anulando al resto con una adicción, desapareciendo como sujeto a través del masoquismo, ó haciéndo desaparecer al otro con el sadismo, nos aliviamos normal ó patológicamente de la fuente de todas las angustias, la separación.

Desaparece el otro ó nosotros. Desaparece por lo tanto la idea de separación. Desaparece la angustia.

Pero por qué la gente sigue angustiada si ya hasta la sociedades primitivas habían encontrado el antídoto?. Es que todos esos “remedios” no perduran, son efímeros.

Cuando terminan las fiestas, cuando baja el efecto narcótico, cuando nos fusionamos destruyendo al otro ó a nosotros mismos, el problema reaparece, y la recaída es cada vez más fuerte y dolorosa.

Ante esta situación, el único “camino real del individuo” es un buen proceso de individuación. Que no está exento de dolor y angustia, pero que conduce a un final de mayor plenitud y estabilidad.

La angustia así, además de ser un gran dolor, se convierte paradójicamente en un motor, en una guía vital, en una brújula hacia el único método duradero para conjurar el sentimiento de separación: el amor.

Pero por qué tanta complicación para llegar a algo que se supone tan simple como el amor? Es que en realidad el amor verdadero, aquel que es capáz de hacer quebrar en forma duradera el ese sentimiento de separación es un estadío final, el desborde de la maduración.

No puede ser la necesidad ó el miedo a sufrir la causa ó el motivo del amor. Porque puede sentirse parecido, pero no tiene nada que ver.

La mayoría de los humanos cortamos por el atajo. Inventamos un gran amor, armamos rápidamente una familia, una estructura, y de esa forma eludimos el arduo camino del proceso de individuación.

No es raro ver así que los matrimonio, las familias, y muchas relaciones amorosas se despedacen, se pulvericen tan pronto como se formaron, dejando frutos que lógicamente perduran, y hasta perduran calmando la angustia de sus progenitores, pero esa no es la idea porque no soluciona el problema.

El problema de esas relaciones ya estaba en la esencia, en el orígen mismo. No fueron producto de una elección, de un camino de individuación sino su “atajo”.

Es cierto que si todos los matrimonios e hijos fueran realmente “fruto” ó desborde de un proceso de individuación seríamos muchos menos.

Pero acaso no estamos teniendo problemas porque somos demasiados? Porque vivimos hacinados, contaminados, distanciados?

Separados, angustiados...





Imágen de Google.

18 comentarios:

Carina Felice dijo...

Hola Ricardo! si coincido...
separados, angustiados, y sin poder mirar. Ni hacia adentro, ni hacia afuera, y mucho menos hacia los costados...
Consfio en el arte como vehiculo para -por momentos- recordarnos la verdadera naturaleza sensible.
Pero en lo pragmatico, dura poco.
Un abrazo!

Javier dijo...

Sí, totalmente, el tema es que no es nada fácil recorrer el camino del individuo, el proceso de individuación solo, uno siempre busca alguien que lo acompañe, que lo desvíe...

Dany dijo...

Muy bueno lo que escribiste. Tomo también lo que dice Carina. Arte, proyectos y amor como parte y final del proceso de individuación personal.

Jime dijo...

psseee,

parte del camino también consiste en la prueba y error, no comparto eso de que algunos tomamos atajos

puede pasarte que realmente creas que la pareja, familia que estás creando se origine del gran amor y bla, bla

a veces las cosas resultan diferente a lo que uno quería... porque somos seres dinámicos que vamos creciendo y cambiando o porque uno a duras penas tiene "control" sobre uno, pero no sobre el "otro"

comprender eso y en todo caso iniciar un proceso de divorcio, también forma parte del camino,

sino sería cómo pensar que lo correcto es primero hacer el camino, luego encontrar una pareja que también haya hecho el camino, luego formar una familia... mmmh,

eso mas bien parece una expresión de deseo... o en algún caso un rulo mental en el que se podría llegar a escudar alguien que se queda sólo en sus pensamientos, no?

algo así como la teoría de la práctica, pero sin la prueba vivencial de llevarlo a la práctica...

Ricardo dijo...

No coincido con vos Jime. La gente se apresura en formar "estructura" (familia, hijos, trabajos) para no tener que enfrentar la soledad que implica el camino de individuación. Hay gente que ni siquiera vivió sola nunca en su vida. Pasa de su familia endogámica de orígen a una nueva. Una nueva donde se proyecta en esa persona lo que le gustaría que sea y no lo que es. Todo para no pasar por un estadía de la vida en soledad, en proyectos, en conociiento, en saber quienes somos y queremos, en el proceso de individuación, en el camino del individuo...

Mai dijo...

No hay fórmulas amigo, no las hay. Ni tampoco garantías de felicidad en el amor.
Hay gente que se apresura? Hay gente que se tarda?... No! Hay gente que vive. Como puede, como lo dejan, y en el mejor de los casos, como lo desea.
Y no te preocupes por la densidad de población, pues la naturaleza es sabia y se ha encargado de diezmar pueblos con pestes, hambrunas, o catástrofes naturales... además de otras catástrofes que el propio hombre inventa a menudo!
Cariños!

Jime dijo...

a ver... irte a vivir solo un tiempo antes de convivir con una pareja o formar una familia rápido o diez años mas tarde no te asegura nada,

en todo caso, eso también se transforma en una estructura

nadie nace ni se prepara para vivir en pareja o convertirse en padre, no existe una escuela en donde se aprenda eso

y la docente por excelencia es "la vida"... sólo el que vive tiene al menos la posibilidad de aprender...

realmente creo que para aprobar la materia individuación, cómo diría un docente que tuve, no se te ocurra presentarte al exámen sin traer abajo del brazo la carpeta de los "Trabajos prácticos",

porque a la teoría que no se pone a aplique a la práctica,

se la lleva el viento

Anónimo dijo...

La verdad que me casé porque no me animaba a estar sólo, porque no me sentía seguro de poder armar mi propia vida solo. Pasé de mi familia de orígen a mi nueva familia.
Hoy día separado reconozco que fue un error. Que tuve que aprender a estar sólo a destiempo, y que es necesario ese aprendizaje para poder elegir libremente, para tener relaciones deseadas y adultas.

Magah dijo...

Fromm y su teoría de la separatividad, todo lo que mastiqué al leerlo y quedarme con lo que practicamente hoy me sostiene y hasta me animo a decir que me equilibra. La angustia es estructural en nosotros, nos pertenece tanto como cualquier organo, pues eso me permite saber que si arreglo de un lado, la angusstia brotará por otro. Entendido, aceptado y a bancarme cuando viene, ya que si me mantengo "sana", se que pasará.

Cuando me casé salí de mi casa para ir a otra en pareja, jamás pensé hasta muchos años después, por que lo hice, es mas creo que eso era lo que se esperaba de mí y por lo tanto lo que yo deseaba.¨Paralelamente la naturaleza pone las hormonas y la fertilidad en bandeja por esos años para la procreación y supervivencia de la especie si nos queda bien.

No puede ser la necesidad ó el miedo a sufrir la causa ó el motivo del amor, por eso sigo repitiendo que tengo una vida maravillosa, estoy llena de frutos ya casi maduros, ando ya consustanciada y adentrada en mi camino a la individuación y elijo ya amar sabiendo que al hacerlo no se juegan mis necesidades y egoismos sino mi deseo de dar y construir un simiente en paralelo sin dejar de ser cada uno lo que es.
Ufff...he dicho amigos!
Esta cita obligada al malentendido siempre es profunda, podriamos madrugarnos todos en esta genial filisofía descalza, no?

Magah

Ximena Ianantuoni dijo...

mi amigo Andrés Calamaro dice que "la vida es una cárcel con las puertas abiertas", y ahí vamos todos persiguiendo libertades, a veces pudiendo más, a veces menos, qué se yo, no me sale idealizar ninguna situación, vamos viendo.

Anónimo dijo...

Se hace camino al andar, con más o menos tropiezos, el tema es meterle pata. Tu búsqueda me parece interesante, pero el universo es muuuuyyy enquilombado, no creo que haya fórmulas para la perfección, me parece que aceptar el quilombo universal nos ayuda a aflojarnos bastante y a disfrutar más. El título del post me hace acordar a un libro: "El camino del explorador". Es de un astronauta yanqui que abandonó la ciencia y se dedicó a investigar todo tipo de conocimiento no científico. Chauchis, Adri O.

Ricardo dijo...

Qué bueno debe ser ese libro Adriana! Cuando uno deja la ciencia con la que se formó y entra en otra muchas veces saca cosas buenas... Por otro lado, no hablo de "perfección" ó suena perfecto? A mi me suena más perfecto leer a Pinkola Estess ú Osho, porque piensan en un amor totalmente despojado de necesidades, mandatos, miedos, etc.
Yo hablo desde un lugar, me parece, mucho más humano y pefectible. Bah, eso creo...je

tiziana(+ que 4 patas) dijo...

Como que el arbol que escribiste tiene muchas ramas y le falta otras no?

No podemos basar solo nuestra vida y nuestras angustias en la“separatidad” y en la busqueda de un gran amor o no por lo menos desde mi punto de vista.

Tambien veo un error en todo aquel que cree crecer destruyendo, por eso tal vez se creen los vacios.

Te puedo asegurar que no hay nada que genere mas placer, que llene mas el alma, que te de fuerzas que ver curarse una vida.

Lo que pasa que desgraciadamente nuestra sociedad ha involucionado hacia el viejo modelo espartano:"devoremonos unos a otro"

Anónimo dijo...

Lo tengo. Participé en parte de la traducción. Me pareció piola. Si querés, te lo presto. Chaucinho, Adri O.

Ricardo dijo...

Ah! mirá qué grossa Adriana traduciendo esos libros! bueno, cuando tengas más tiempo para leer te lo pido. No me alcanza el tiempo para hacer lo que quiero, y además, me gusta dormir mucho...je

Cris M dijo...

Hola Ricardo, es interesante esto que planteas, y si bien en parte creo que tenés mucha razón, no estoy tan segura de que la cosa sea "tan lineal". A veces, los "atajos" se toman luego de que muchas cosas habian quedado claras, en esos momentos de confusión, de querer "volver a vivir como antes", por la nostalgia, porque "esto" no es lo que esperaba que fuera... Estos "atajos" tomados a destiempo son aun peores, tienen consecuencias más severas porque la frustración es más grande, especialmente, porque hace ver que el proceso de "individuación" es complejo, pero también largo! De todos modos, crecer, ser cada vez mejor, estar cada vez más preparado para el encuentro con el otro, para relaciones que te hagan ser mejor, es la zanahoria para seguir.
Un beso
Cris M

Anónimo dijo...

Las editoriales pagan muy poco, pero cuando te toca un libro piola se compensa un poco. Chauchis, Adri O.

Beatriz.- dijo...

Somos demasiados...
y aún siendo tantos en el mundo, las personas no se quieren ayudar, unir...
tienes toda la razón en lo de que la sociedad actual, se pierde en las "adicciones"...
y asi, lástimarse o anularse... o anular...

la angustia, ese sentimiento que evadimos?... pudiendo conocernos, sentir, vivir.. no tan solo... existir.


en ves de esa angustia, y tener que evadirla... por qué no ver en vez de sólo mirar...
de poder sonreir y dormir sin tener que algo necesitar.




.- sentir tristeza, sentirte perdida, y necesitar cortarse, las marcas con los años quedan, te das cuenta que estuvo "mal", pero también te reconoces que lo necesitabas, y que el dolor y el cicatrizar de cada corte, te ayudo a seguir un poco más.
No entender lo que pasa, sólo querer hacerse daño porque no entiendes que haces mal, sólo crees tener la culpa. y asi... caer en una y en otra y en otra cosa... hasta que final, te pierdes en ello.

Aunque el tiempo y tener la soledad para reflexionar. hace todo cambiar. auqnue no se niega que a ratos se quisiera volver a necesitar.