miércoles, 15 de julio de 2009

EL PAPELON DEL RIACHUELO











Hace más de un año, la Corte Suprema de Justicia de la Nación tuvo que tomar cartas en el tema del saneamiento del Riachuelo y de la Cuenca del Rio Matanza.

Lo hizo ante la desidia de las Autoridades y de todos nosotros que nos acostumbramos a convivir con una de las cloacas industriales a cielo abierto más grandes del Mundo.

Por otro lado, las aguas servidas del Riachuelo van a parar sin tratamiento al Estuario del Rio de la Plata. Formidable fuente de agua dulce que abastece a todo Buenos Aires.

La Corte Suprema estableció un cronograma, plazos y la creación de un Organismo (Comite de Cuenca) encargado de efectuar y concluir el saneamiento. Pero la cosa va demasiado lenta... Hay muchos intereses en juego, y los nuestros como ciudadanos son siempre "difusos", en contraposición con los fabriles que son concretos y concentrados.

Sobre el Riachuelo existen numerosas industrias que lo utilizan como cloaca, desagotando sobre el mismo toneladas de residuos tóxicos sin tratamiento, a lo que se suma el "Polo petroquímico Dock Sud " (ver imágenes satelitales).

También está en juego la necesidad de una gran inversión por parte de la reestatizada AySA para construir saneamiento y agua potable para toda la cuenca del Rio Matanza donde viven miles de personas y hasta ahora no se ven resultados.

No podemos seguir indiferentes ante esta situación. Debemos participar, informanos y exigir que de una vez por todas se termine con este gravísimo problema urbano, humano y ambiental.

Un nuevo seguidor de este blog, Osvaldo Castillo, es un ferviente luchador por este tema. Ha recorrido el Riachuelo en canoa, efectuado estudios bioquímicos ambientales, y hasta producido un film sobre el tema "Plomo Made in Argentina".

Acaba de iniciar también su blog "Basta de tóxicos en los Rios", y desde ya, le deseo la mejor de las suertes y mi más amplia colaboración con el tema.

El primer video que pueden ver en este post corresponde a uno realizado por Greenpeace, y el segundo, es el trailer de la mencionada película.

Les recomiendo que los vean, que se informen sobre el alcance y responsabilidades que establece el fallo de la Corte, que participen, que exijan, que suban estos videos a todos los blogs, que no votemos a ninguno de los políticos ó fuerzas políticas invocadas en los videos hasta tanto cumplan con las tareas y etapas exigidas por la justicia, por la naturaleza, por todos nosotros...

Yo asumo ese compromiso, ustedes?



2 comentarios:

tiziana(+ que 4 patas) dijo...

Grax RI!
Muy buen lo que escribe Osvaldo en su blog ya me sume.

Referente a si la gente asume, muchos solo ven lo por donde se mueve y prefieren ver eso y otros tanto lo tienen como forma de vida.

Por ejemplo la gente cuando consume carne, solo ve lo que sus ojos le muestran no tiene idea el sufrimiento que hay por detras de una hamburguesa, tal vez si lo supieran exigirian otro trato para los animales mas alla de dejar de consumirlos.

Eso mismo pasa con las aguas residuales y los productos contaminante, ven agua que se va por los desagues pero no se permiten pensar que pasa con esas aguas.

Es una forma facil y egoista de vivir.
Queda preguntarse:
para que quieren tanta plata los que tienen plata, tanta educacion, tanta salud si no les queda planeta para vivir?

Muy buen Post!!!

Osvaldo Castillo dijo...

Excelente Ricardo! gracias por el apoyo y tu colaboración con el tema contaminación.

Respecto a tu post "El camino hacia el individuo", debo decirte que me toca de manera especial. Estamos en una sociedad materialista, por lo tanto indiferente a lo humano. En consecuencia, las probabilidades de encontrar personas que: se conecten con otras; escuchen; sientan y amen de verdad es, a mi entender, relativamente baja. Esto a la larga, y aplicando un concepto Darwiniano, nos obliga hoy más que nunca, a buscar en nosotros mismos, y ver que encontramos para sobrevivir. Lamentablemente quienes somos sensibles estamos prácticamente condenados a desaparecer. Afortunadamente existe Internet, lo cual eleva un poco la probabilidad de encontrar alguien afuera.