lunes, 10 de agosto de 2009

¿LIBERTAD ó IGUALDAD?

-
-




Pareciera que no hubiera contradicción entre estos dos principios básicos de la sociedad moderna, ó al menos, que no debiéramos tener que elegir entre uno ú otro. Sin embargo tienen una larga trayectoria juntos en la que no siempre se llevaron bien.

Ambos principios debutaron en la vida institucional con la Independencia de los EEUU y la Revolución Francesa, y nadie mejor que Alexis de Tocquiville –que fue casi contemporáneo y vivió de cerca los efectos de ambos sucesos políticos- para describir su funcionamiento en orígen.

Con relación a la Revolución Francesa, su familia formaba parte de la aristocracia cuestionada, y él, uno de los más firmes defensores de la igualdad y libertad.

Esto lo llevó a viajar a los EEUU justamente a ver y vivir de qué manera estos principios funcionaban en una sociedad que “nació” de forma diferente a la europea, llevándolo a escribir su obra “La Democracia en América”.

La diferencia fundamental que encontró es que en los Estado Unidos nacieron de un “proceso”, y fueron encarados por colonos que llegaron al nuevo mundo en igualdad de condiciones, mientras que en Europa, la monarquía había dejado la sociedad fragmentada y con un alto grado de desigualdad.

Como analista y defensor de ambos principios, y desde la posición privilegiada que tuvo por estar muy cerca de su “génesis” social, el pensador francés avisoró ciertos riesgos que hoy día cobran gran actualidad.

Es que ya entonces, Tocqueville advirtió que si bien ambos principios eran inherentes uno al otro, el de “igualdad” podría conducir a procesos de “servidumbre”, resignando la libertad.

Desde entonces, so pretexto de igualar a las personas, muchos procesos políticos efectivamente terminaron por sacrificar la libertad.

Paradójicamente, varías décadas después Von Hayek alertaba lo mismo en su libro “Camino de Servidumbre”, frente a los sucesos de la Alemania Nazi y la Unión Soviética.

Hoy día, vemos nuevamente este riesgo presente. Gobiernos que bajo el pretexto de igualar terminan por sacrificar la libertad.

Las “democracias populistas” van en ese camino en varias partes del mundo, y quienes creemos en la libertad y en la igualdad de oportunidades más que de las personas, tenemos la advertencia de Alexis de Tocqueville más presente que nunca…





La ilustración de Google.

4 comentarios:

Tiziana MAR SINTETICO http://www.youtube.com/watch?v=7SVMJubrPlM dijo...

muy buen analisis, grax por hacer un poco de historia.

Daniel dijo...

Es muy cierto, las democracias populistas con el pretexto de la igualdad están abandonando las instituciones más preciadas de la democracia. Luego vienen las reacciones y todo termina mal, ya los sabemos.

Mai dijo...

Impecable, interesante y bien contado!
El derecho, en las sociedades democráticas, cuando dice que todos somos libres e iguales desconoce nuestras naturales diferencias, y así, cuando alude, elude. Es una de las facetas de su opacidad.
Las democracias populistas hacen operativas y más que evidentes esas "fallas" formales de los regímenes democráticos.
Saludos!

Magah dijo...

Ufff Maguito, que digo sin usar la palabra libertad de manera poética?...

...pero acá huelo algo de poesía también, flota...