martes, 8 de septiembre de 2009

MADOFF ME DIO LA RAZON

-

No debería ser motivo de orgullo que Madoff me haya dado la razón. Mucho menos si tenemos en cuenta que es uno de los mayores estafadores del mundo de todos los tiempos.

Sin embargo, en sus recientes declaraciones judiciales donde lo condenaron a 150 años de prisión, echó luz sobre parte las verdaderas causas de la última crísis financiera mundial, y lo hizo en forma coincidente con el diagnóstico que en pleno estallido de la misma hice en mi post "¿Falló el Mercado ó el Estado?".

En aquel artículo afirmé que quien había fallado había sido el Estado y no el Mercado. Un poco saliendo al cruce de todos aquellos que vieron en esta crisis un nuevo motivo para endilgar a la “economía de mercado” ya no sólo la responsabilidad de la pobreza, sino también de esta nueva crisis financiera mundial.

Según mi concepción, "el mercado" nunca falla, simplemente porque no es una entidad en sí misma sino el reflejo de una complejísima red de información que procesa datos económicos, miles de decisiones entre las cuales las más importantes son las nuestras como consumidores.

El mercado es a la economía lo que las elecciones son a la política en términos democráticos.

"El mercado" es la democracia de la economía porque en correcto funcionamiento, refleja las decisiones económicas de la gente.

Lo que refleja puede ser bueno ó malo, puede hasta poner en evidencia un grave problema económico, pero nunca es su causa.

Claro que muchas veces lo que se llama "mercado" no está funcionando como tal y las señales que emite son distorsionadas, a veces por “grupos de poder interesados” que operan bajo la formas monopólicas y otras, a través del propio Estado.

Seguramente todos conocemos los efectos nefastos que para nosotros -los consumidores- tienen los monopolios y/o oligopolios, pero no tenemos tan claro las distorsiones que se generan cuando se "opera" desde el propio Estado.

Cuando se interviene al mercado desde la estructura estatal, a veces se hace por convicción ideológica a través de medidas tales como manipulación del tipo de cambio, subsidios estatales, control de precios, etc. Pero otra veces lo hacen por vía de una sutil omisión, que muchas veces puede ser adrede, y otras, por un claro acto de negligencia ó ineficiencia burocrática.

En el caso de la crisis americana, si bien tuvo su orígen en el mercado hipotecario, se extendió a toda la economía mundial a través de la operatoria bursátil y financiera de Wall Street. Un reducto idolatrado desde el turismo, los films y hasta algunos financistas de todo el mundo, pero siempre mirado de “reojo” por lo propios sectores productivos norteamericanos.

En este caso, tal como lo afirmé en el post que mencioné al inicio y linkeo al final, Wall Street se encargó de expandir a toda la economía mundial un problema grave pero que tal vez podría haber sido circunscripto y tratado localmente como fue la crisis hipotecaria americana.

Lo pudo hacer porque las la separación que intentó hacer Roosvelt en la crisis del 30 entre banca de producción y financiera, no fue bien instrumentada.

Pero fundamentalmente lo pudo hacer porque la innovación tecnológica y complejidad de la operatoria bursátil y financiera de Wall Street superó claramente las posibilidades de contralor de los organismos públicos del Estado.

Estos organismos no tuvieron la capacidad y el impulso político necesario para advertir que un problema económico puntual, se estaba diseminando a la economía nacional y mundial cual virus del hiv, y muchas veces, como el caso Madoff, en forma delictiva.

Esto fue lo que dije el año pasado y lo que acaba de declarar recientemente el ex presidente del NASDAQ (mercado de acciones tecnológicas de USA) y el principal condenado por esta crisis Bernard Madoff, quien manifestó que no podía creer cómo su estafa multimillonaria piramidal avanzaba sin inconvenientes ante la mirada de los organismos de contralor estatal que no la detectaban.


De esta forma, no cabe dudas que ya sea por voluntad política, por desfasaje tecnológico, por imprudencia ó ineficiencia burocrática estatal, quien falló fue otra vez el Estado y no el Mercado.



Link: "La mayor estafa financiera de la historia sorprendió a su autor"

Link: Mi post "¿Falló el Mercado ó el Estado?

Foto: Diario El Pais.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Aun desde lo que interpreto es tu mirada liberal, en defensa del mercado, que quizás comparto; creo la "falla" es parte de la "estructura", del estado, de las personas, de lo simbólico que no logra domesticar lo real. Por eso la cosa insiste, y el ataque vuelve, y las catástrofes no cesan, revelando aun en cuestiones económicas y sociales, la presencia de la muerte y la realidad del deseo. Aun cuando los responsables somos siempre los sujetos! Sin duda. Quizás de lo que se trata, es de reconocer que el caos es tb. parte del universo, aceptar la primacía de lo imposible, para comprometerse en las vías de lo posible; para avanzar, como corresponde, es decir, cojeando. Que estes bien! Vivi

Javier dijo...

La verdad que está muy bueno tú enfoque. Yo siempre lo ví como un conjunto, pero leyéndote vale la pena discernir. El delito y el fraude está en todos lados, no es intrínseco al Estado ni al Mercado, pero si hay alguien que tiene la obligación de reprimirlo y no dejar que avance es el Estado, por eso me parece acertado tú enfoque y desmistifica muchas creencias sobre la supuesta "maldad" del mercado.

Maisa dijo...

Siempre lo he dicho amigo, y hoy lo ratifico: Eres brillante.

El Estado omnipotente y burocrático es tan maligno como el Estado ausente e ineficaz.

Saludos!

Santiago dijo...

¿Qué diferencia ves entre que el Estado intervenga en el Mercado ó que lo controle?

Ricardo dijo...

Santiago, para mí la diferencia es que cuando el Estado interviene el Mercado, sea como agente económico ó con medidas como control de precios, tipos de cambio, subsidios, etc. cambia las señales de mercado, porque no son decisiones de la voluntad de los agente económicos -incluyendo claro los consumidores- sino decisiones de la política.
En cambio, cuando controla lo hace para asegurar el libre funcionamiento de mercado. Pensá que cuando sobre el mercado operan grupos monopólicos ó bien, delictivos como el caso Madoff, el mercado otra vez se pierde. Es decir, el control tiende a asegurar el funcionamiento del mercado, no a cambiar sus señales. Ya que estas son de vital importancia para ordenar la economía de acuerdo a la información que el mismo brinda.
Saludos.