viernes, 9 de octubre de 2009

EL SECRETO DE SUS OJOS

-
-

Qué se puede decir de esta excelente película argentina que no se haya dicho... Tal vez nada, pero quisiera reparar en dos cosas. La primera es que como abogado no me sorprendió pero sí me resultó doloroso ver un relato donde muestra al Poder Judicial tal cual es. Es doloroso y también genera una gran impotencia e indignación la indiferencia de la mayoría de los ciudadanos que por no angustiarse prefieren no hablar de estos temas. Como si obviándolos de nuestras charlas dejaran de existir....

El Poder Judicial necesita un cambio de base, y para mí, debe estar en la plataforma política de los partidos políticos antes de las elecciones, porque si se realiza a posteriori por cualquier gobierno ya en el Poder, estará siempre justificadamente desconfiado de querer intervenir ó alterar la independencia del Poder Judicial.

Lo segundo que se me ocurre tiene que ver con la suerte ó con el destino como prefieran verlo, y se relaciona con Eduardo Sacheri, el autor del libro que dió orígen a la película.

Un libro desconocido, de un autor también desconocido, que por obra del azar llega a la manos un "reconocido" director de cine como Juan José Campanella.

Digo reconocido porque tiene una trayectoria que va más allá incluso de sus dos últimas y exitosas películas (la otra es "Luna de Avellaneda"), ya que es director de varias de las más populares series televisivas norteamericanas de difusión mundial.

Justamente ó paradójicamente, en uno de sus viajes a New York para dirigir una de esas series americanas, compra el libro "La pregunta de sus ojos" para leer en el viaje. El libro, editado en el 2005, le duró apenas 48hs. en sus manos porque se lo "devoró", y dió luego orígen a la película que con el cambio de "la pregunta" por "el secreto" de sus ojos, se está convirtiendo en un verdadero suceso histórico del cine argentino.

Esto me hace recordar a otra película, "Match Point" de Woody Allen, donde la suerte determina la vida de una persona según el lado de la red en que cae una pelota de tenis primero y una pulsera después.

En este caso, el libro de Sacheri cayó en las mejores manos, y se convirtió en el libro de una película formidable. Lo que seguramente llenará también de reconocimiento a su autor y tal vez, a que se agoten todas sus ediciones.

Esto me hace recordar también que "nada es seguro", ni siquiera que un libro vaya a "morir" en el anonimato de un kiosco de Aeropuerto...

12 comentarios:

Charo dijo...

Estaba chateando sobre la película y me escriben "muy buena la crítica", a lo que respondo: "qué critica?", "al poder judicial"... para mí fue absolutamente descriptiva. Soy abogada y trabajo en el poder judicial de provincia.
Respecto del autor, te cuento que fue profesor de varios colegios secundarios de zona donde vivo y principalmente escribe sobre fútbol, los que han sido sus alumnos los quieren mucho, tienen muy buenos recuerdos de él.

Javier dijo...

La peli me pareció genial! no sabía la anécdota de cómo llegó el libro a la manos de Campanella y mucho menos que como dice Charo, el autor fuera tan bajo perfil y hasta escribiera de fútbol. Me parece bueno citar estas cosas porque pone pilas de que cualquiera puede hacer cosas copadas y de repente hacer un giro en la vida. Abrazo.

Maisa dijo...

Muy buen análisis!

La peli es genial; la actuación de Francella digna de premiar con todos los galardones.

Para mí, una obra maestra del cine que combina tensión, suspenso, amor, sarcasmo, humor.

Y también muestra que se pueden ocupar distintos roles a lo largo de la vida...

Besos!

CHUINTH dijo...

Uy! parece que esta peli sirvio de disparador para unos cuantos...
Cuando fui a verla sali tan pero tan copada que quize saber de quien era el guion y...descubri a Sacheri! Nunca supe de el...bah! eso creia... pero cuando lo encontre aparecieron en mi vida una serie de acontecimientos que no solo ponian a la luz cuan relacionada estaba con el sino tbn otros sucesos que iban a ocurrir a partir de ese momento...
Les recomiendo un cuento: Te conozco Mendizabal!es impecable...
Saluditos fotograficos!

Anónimo dijo...

Mi cuñado lo conoce a Sacheri de jugar al fútbol con él en Castelar. Tal vez no fue casualidad, sino causalidad, que Campanella haya elegido ese libro, ¿no? No comento sobre la peli porque todavía no la vi. Adri O.

Ricardo dijo...

Bueno, al final parece que a Sacheri lo conocían varios! lo loco es que lo conocían del barrio, de jugar al fútbol ó de escribir sobre ese deporte... y ahora tal vez se haga conocido en varias partes del mundo. Qué bueno no?...

Anónimo dijo...

¡Buenísimo! Adri O.

Ricardo dijo...

Buenísima es la peli! je. Gracias.

Horacio Fioriello dijo...

estoy de acuerdo,
ahora, los inversionistas estan, lo que falta es un buen guion,o , su difusion?
como haces para que no sea la diosa fortuna la que sople la pelota del lado correcto de la red?
saludos

astroboyesgay dijo...

Ooops. No consumo cine de Campanella. Aposté mis fichas del Oscar a La Cinta Blanca de Haneke que me parece una brillante explicación del nacimiento del nacismo.
En cuanto a la mecánica para que elcine nacional funcione o circule, la fórmula está en manos de tipos como Campanella que trabajan en Holllywood dirigiendo capítulos de Dr House.
En otro orden de cosas, la peli Rompecabezas recorrió el circuito europeo sin llevarse ni un premio y, pese a eso, fue muy bien vendida a la distribuidora Memento que se especializa en la circulación de productos de autor.
Incluso le organizaron una campaña con 1500 rompecabezas con el poster del film encargados a la principal empresa de rompecabezas de Alemania que se sintió halagada por poder entrar a la gran subasta del cine.
Creo que vamos encontrando estrategias. Bloggers europeos reconocen productos bien MALBA o BAFICI como Los Rubios. Celina Murga, la ahijada artística de Scorsese pudo hacer circular en el circuito mainstream una película fantástica como Una semana solos. La tigra, Chaco se vió en Chicago y Nueva York.
Ahora Carancho de Trapero arranca en Cannes.

Ricardo Fasseri dijo...

Qué bien informada que estás en estos temas! tenés alguna relación con el cine?

astroboyesgay dijo...

Siempre me gustó mucho el cine. Arranqué a los cinco años con Petete y Trapito (¿qué más se podía pedirle a mi maestra?) y después, como mis viejos trabajaban todo el día, ahorraba dinero para ir de Lanús al centro sin que se enteraran.
Supe padecer la enfermedad de ver entre tres y seis pelis diarias.
Ahora, después de tener una profesión convencional y haber pasado por una de esas depresiones antológicas, recién me animé a estudiar cine. Debe ser una especie de síndrome del sobreviviente que se anima a ir tras su deseo.
En lugar de optar por las escuelas me voy formando en cursos con gente de la industria. Es más costoso desde un punto de vista económico pero también te permite manejar data verdadera a la hora de implementar un proyecto. Aunque más no sea un corto para saciar tanto apetito cinéfilo.