lunes, 9 de noviembre de 2009

CUESTIONES DE GÉNERO

-

En los últimos años tuve acceso a bibliografía y encuentros relacionados a cuestiones de género de la mujer.

Tal vez el hecho más emblemático fue la edición de “Mujeres que corren con lobos” que aún sigue siendo base de estudio en Casa XI, más precisamente en la Red Luna-Venus que siempre agradezco que me mantienen informado.

Recientemente levanté un post "El otro lado del hombre" sobre un libro de Caroline Ward “Las cuatro caras de la mujer”, que paradójicamente ó no tanto, habla con gran acierto sobre los hombres.

Algunos confunden estos libro con “autoayuda”. Para mí tienen que ver con el intento de entender mejor el funcionamiento de género, su reconexión ancestral y su evolución en vistas a una calidad de vida mejor en el presente.

Siempre me pregunto por qué razón no existen libros de género para los hombres. Será que somos tan evolucionados, que la tenemos tan clara que no necesitamos conocer más sobre nosotros mismos? O somos tan “trogloditas” que ni nos animamos a pensar en esas cosas?

Acaso tendremos miedo de mostrarnos débiles si hablamos de nosotros mismos? Defraudaremos a las mujeres si nuestro rol fálico a veces se emblandece en una búsqueda personal de género?

Las mujeres sobreviven en décadas a los hombres sólo por una cuestión biológica ó han llegado también a una mayor comprensión y respeto por su propio cuerpo y deseo que las hace más longevas?

Muchas preguntas. Tengo algunas respuestas. Me gusta escribir de política y actualidad, pero a veces estos temas me provocan, me convocan…


Foto de Steve Evans, pintura rupestre de Zimbabwe (Wikipedia).

11 comentarios:

Yanina dijo...

Me parece que años de mandatos sobre lo que debìa ser "un hombre" o "Una mujer" enfrentaron las diferencias entre un gènero y otro, en vez de permitirnos el enriquecimiento mutuo...
Cada cual tiene sus saberes, lo malo es ponderar el de un gènero y negar el del otro...me parece

Gabriel dijo...

Creo que lo que nos preocupa a nosotros es el trabajo, los proyectos, el dinero, sin esa parte solucionada como hombre te sentís para la mierda ó te hacen sentir así y como nunca terminás de solucionarlo creo que el resto de los temas existenciales ó de género que planteás quedan fuera. Yo no sé si compraría un libro de ese tipo, de todas formas está bueno que pienses en esas cosas, tal vez un día sea necesario ver esas cosas tb

Anónimo dijo...

Somos distintos y complementarios, paradójicamente como en la buena cópula del hombre y la mujer. Se da a cambio de lo que no se tiene, se equilibra. se precisa del otro. El problemema creo que es negarlo. La creencia de la autosuficiencia, la falta de tolerancia, nos aleja, nos empobrece, no nos deja disfrutar de los beneficios de la convivencia, de lo bueno que el otro nos aporte.. No les parece ?

Ricardo dijo...

Hago una aclaración. Tal vez no me expresé bien ó el título del post confunde. No estoy hablando de un conflicto entre géneros. Estoy comparando el interés de cada uno de ellos por conocerse y evolucionar, y los comparo. En tal sentido, destaco el trabajo que viene haciendo el género femenino desde hace muchos años, en contraposición con el masculino que parece no necesitarlo...
Aclarado esto me conmovió tú comentario Gabriel. No me soprende pero me impacta porque me parece una visión real pero muy pobre la del hombre limitado a ser proveedor y el fuerte de la escena, y sobre todo, si este rol lo limita de semejante manera. Te parece que no se puede sacar la cabeza de abajo del agua? Bienvenido al blog y agradezco tú comentario porque aporta mucho a lo que quiero decir.

Magah dijo...

Los grupos que históricamente han evolucionado de manera evidente, alguna vez fueron marginados, sometidos o maltratados. Evidentemente tenemos una naturaleza libre y ella es la que ha motivado a esos grupos a superarse, obteniendo la fuerza y la valentía, del deseo mas instintivo por lograrla.
El hombre, fuera de esos grupos a los que también han pertenecido, no ha sufrido sometimiento alguno, han manejado y hecho la historia a su antojo y probablemente se hayan sentido absolutamente libres para ello.
Llegados todos a este momento histórico, vemos la evolución en el género femenino, que más allá de igualarnos con los hombres, parece que nos alejara. El hombre se mantiene en el mismo lugar y si no hace para avanzar, nos verá pasar y allí la distancia será aun peor.
Tenemos que hablar, el hombre tiene que animarse a mirarse sinceramente en sus deseos, mas allá de los mandatos culturales, y las mujeres debemos aprender a escucharlos y hacernos cargo de que la igualdad significa renunciar a muchas comodidades y seguridades que nos da ese hombre que hemos conocido y querido en su rol fálico.
Deseo que caminemos a la par y que logremos el encuentro.

Pato dijo...

Nunca se me ocurrió porqué no hay libros para hombres. Debe haberlos, no? Voy a averiguar. Mi suegra trabaja con el tema de mujer y género desde hace años.

Ximena Ianantuoni dijo...

Super interesante tu planteo Ric,
personalmente creo que cada vez mas los hombres van dejando fluir sus "aspectos femeninos", por decirlo de alguna manera, y les queda re bien, o por lo menos a mi me encanta la combinación de los que siendo bien hombres despliegan a full su sensibilidad femenina.
Por lo que voy viendo se está dando un desarrollo de los hombres jóvenes, 20 y pico, que están creciendo super evolucionados en este sentido,
y para mis hijos varones vislumbro una conexión enorme con los rasgos femeninos.
Creo que es fundamental tener en claro que ambos hombres y mujeres tenemos rasgos femeninos y masculinos en mayor o menor medida y proporción. Las combinaciones y las mezclas que podemos hacer con esto pueden ser maravillosas, no?

Javier dijo...

A mi me interesaría leer libros sobre el género masculino. Creo que eludimos esos temas porque pueden ser muy movilizadores. Saludos.

PABLO FRANKO dijo...

Leo tu post y coincide en algo con una reflexión sobre un hecho que acabo de descubrir. Se me ocurrió chusmear mi horóscopo por internet y la mayoría están en páginas dedicadas a la mujer. Es que no seremos tampoco dignos de los vaticinios? Será porque ahora los sifones son de plásticos y ya no necesitan de nuestra fuerza bruta para cargarlos y entrarlos a las casas? que se yo... Abrazo

Ricardo dijo...

Exacto Pablo! abrazo

Maisa dijo...

Muy muy pero muy interesante!

Sería tan lindo que los hombres se atrevan a cuestionarse, a encontrarse con su sensibilidad, a decir en voz alta qué quieren del género femenino, que se animen a pedir!!!

Me encanta un hombre con esos rasgos!

Besos!