jueves, 12 de noviembre de 2009

LO VERDADERAMENTE IMPÚDICO

-

Hace un par de semanas, asistí a una muestra fotográfica en la Ciudad Universitaria.
Era una muestra sensual y divertida llamada
“Peeping Tom”, donde además de fotos excelentes, se veían tomas de mujeres desnudas en poses muy sensuales.

En el medio de la muestra, alcancé ver en una pizarra el pequeño afiche que ilustra el post y me erizó la piel.

Ví el contraste. Por un lado la vida continuar con todo su color, alegría y esplendor, y en el medio, la memoria de un fotógrafo que demostró el poder de una simple cámara cubierta de stickers. Una cámara que demostró que lo impúdico está en otra parte...
-
Disparó una foto que alguien sintió como una bala. Una foto que le costaría la vida. Una foto que la tomó para que todos nosotros pudiéramos ver y entender. Una foto sin palabras pero que lo decía todo. Que desnudó que lo verdaderamente impúdico estaba en otro lado, en lo institucional...

Una foto que era sólo una foto pero que para algunos significó un disparo de muerte, y se lo devolvieron de verdad… Como dijo Henri Cartier-Bresson: “Es mounstroso que el dedo sobre el gatillo sea la respuesta al dedo sobre el obturador…”
-
En su momento, todos los fotógrafos levantaban la cámara cuando se decía su nombre y pedían que no se olviden de él.
-
En medio de tanta sensualidad, colorido y alegría de esa muestra fotográfica, había alguien que lo tenía presente. Que no se había olvidado.
-
Yo tampoco lo olvidé…
-

4 comentarios:

i am... dijo...

Desconozco los hechos de esa parte de vuestra historia. Pero hay una cosa que sí que se, y es que mientras alguien te recuerde, seguirás presente. Creo que esa foto/cartel en la exposición es un claro ejemplo de que sigue allí, presente en la memoria de alguien que entre el color, la alegría y la vida.. eligió rendirle un homenaje.

Besos y abrazos

Anónimo dijo...

Qué bueno Richard lo que decís! me puso la piel de gallina a mi tb. Kiki

Maisa dijo...

Geniales tus reflexiones,la que citaste y tu sensibilidad, que te hace ver cosas que para la mayoría pasan desapercibidas.

Genial la muestra,la disfruté mucho yo también.

Besos!!

Javier dijo...

Yo tampoco me olvidé... fue un horror!