viernes, 13 de noviembre de 2009

TE GUSTA QUE TE PEGUEN?


Hace poco participé de una reunión con psicólogos destacados en la cual se trató el tema de la violencia de género.

En primer lugar me parecía que todo lo que escuchaba era algo conocido, remanido. Que la víctima, que el abuso, que la mujer golpeada…

La cosa comenzó a tornarse más interesante cuando empezaron a hablar que la mujer golpeada muchas veces forma parte de la patología del hombre golpeador. Que no existe uno sin el otro, que los “enfermos” en realidad son los dos. No obstante, eso también lo sospechaba.

Pero me sorprendí cuando empezaron hablar que hay otro tipo de violencia que se empieza a ver con mayor frecuencia en los consultorios que es la violencia psíquica, emocional. Aquella que no necesita de la fuerza ni de la agresión física.

Concidían en que era una violencia más sutil que no dejaba marcas físicas, que es más fácil de ver en las clases medias altas y por lo tanto, más fácil y necesario de enmascarar. Que era muy difícil de identificar porque ni la propia víctima acusaba recibo de la agresión.

La cuestión se tornó impactante cuando empezaron a hablar de la posible “confusión” de algunas mujeres entre la agresión, entre el golpe emocional y la función fálica del hombre.

Como si en ese límite, en ese “falo”, en esa “admiración” que muchas mujeres dicen necesitar para amar a un hombre, encontraran la justificación inconciente del maltrato.

Como si esa agresión confirmara que su hombre es "la ley", su símbolo de admiración y dirección en su vida.

Simultáneamente, estoy leyendo un libro sobre la relación entre Frida Kalho y Diego Rivera -del cual hablaré en un próximo post- y prestando más atención a mi alrededor, veo que la hipótesis resulta más que verosímil.

A punto tal que sospecho que algunas mujeres confirman el falo, el límite, la admiración, el liderazgo masculino dentro de la relación cuando reciben ese “maltrato emotivo”. Que muchas veces hasta lo identifican como una acto de atención, de amor…

Me impactó tanto que se me dió por preguntarle a las mujeres si realmente les gusta que les peguen en este sentido?

Sabiendo desde ya la respuesta negativa que me darán, pensé en abandonarla, pero luego recordé las palabras de Osho que dicen: “pregúntale a una mujer qué es lo que quiere, y sólo luego que responda vuélvele a preguntar “qué es lo que realmente quiere”…

Entonces retomé la iniciativa y les pregunto ahora en el sentido psíquico y emocional de la palabra: ¿necesitan el “golpe emocional” masculino para reconocer su falo, su dirección, el límite, la admiración, su conducción en la vida?

Te gusta que te peguen?...


La pintura me encanta, es de la artista plástica cordobesa Laura Monguillot.

19 comentarios:

Pato dijo...

Es buenísimo este post. Yo estoy rodeada de amigas, conocidas, compañeras, etc., que tiene este trato con sus novios, maridos, etc. Y me asombra, ya no indigna, me ASOMBRA. Minas super inteligentes, muy preparadas, independientes, que con tal de tener un señor al lado se dejan maltratar. Ellas no ven el maltrato. Si yo hago mención del tema (mi mala costumbre de no cerrar la boca), me dicen que no, que es así. Y me horroriza!!!!! Lo pero es el menosprecio. Cuando se rebaja a la mujer me saca. Tenía un cuñado así. Por suerte mi hermana se separó. Y coincido plenamente con que este tipo de violencia (sin llegar a la puteada o el insulto. Todo es muy sutil) es de clases media y alta. Genial posteo, ya lo dije pero lo repito. Besos!

Maxi dijo...

Un chirlo a tiempo ni para los padres deja de ser recomendable, dicen, imaginate una mujer que quiere reconocer a su macho en la selva... la bofetada de Arnaldo André quizás guste más de lo debido, pero de ahí a admitir deseo de violencia creo que te será dificil la búsqueda, Ric

Osho sabeee!

Abrazo.

Azul dijo...

Si, estos temas como decís son difíciles de admitir y por lo tanto tratar. Como decías en otros posts, el tema de la violencia y el matrato es el tema de todos los días, pero en la de género hay algo especialmente confuso porque a veces pareciera confundirse con un deseo, tal vez patológico ó no, de formar parte de una relación violenta. De esa violencia tan sutil que a veces se le escapa hasta la propia víctima y es hasta dificil ayudar porque ni la registra. Esta violencia no deja magullones. Saludos.

Anónimo dijo...

Buenísimos el post y la pintura...Coincido en lo dicho por Pato y muero por leer el q escribas sobre Frida y Diego. Al respecto, me acordaba q hace poco armé un álbum con obras y frases de ellos, entre las cuales una rezaba lo sig: "I had no idea I was going to miss her so much"(Diego Rivera). A lo q una de mis amigas contestó:-he was Frida killer!!. Comentario q no dejó de causarme cierta gracia, dado q soy de las q piensan q cada pareja es un universo en el q las responsabilidades se distribuyen 50% y 50% y, si la relación se torna patológica, es porque ambos lo permiten. Claro q es fácil verlo desde afuera, sin los efectos distorsionantes de eso llamado amor y q muchas veces se confunde con una necesidad o una carencia...
Saludos,
Ana

Ricardo dijo...

Sí Ana, la relación entre Frida y Diego en cierto modo es reveladora y por eso la traje. Ver el inicio de esa relación, cuando ella de niña lo admiraba a pesar de que se conocía sus actitudes de maltratos dice algo, y me hizo preguntarme muchas cosas al respecto. Entre ellas, hasta la confusión en el sentido casi jurídico de mezcla, entre el maltrato y la admiración... Muy bueno tú comentario!

Anónimo dijo...

Jaja excelente! me gusta un poco en la cama como juego pero en la vida no lo soportaría ni un segundo!

Paola dijo...

Super interesante el tema Frida y Diego! Respecto a este post, yo te digo que NO y mil veces no. Pero sé que desde dentro la mirada no es tan clara, se disimula con aquello que llamamos amor, con lo que la persona fue en algun momento para nosotros, con los problemas cotidianos o la excusa q queramos darle. Saludos!

LOL dijo...

Muy interesante el tema, indudablemente la violencia verbal, hasta gestual es mucho peor q la violencia fisica y creo q a traves de ella la mujer se coloca en la misma situación que un ratón dentro de una rueda y no puede salir de allí.
Todo depende de los limites o los no-limites, muchas veces me senti atraída por hombres en apariencia fuertes, otros realmente lo eran, lo cierto es que en toda admiracion hay una especie de sumisión hacia aquello q nos parece grandioso -magnifico-, claro q respetando nuestros limites, de lo contrario se entra en una patologia sin fin.
Porque te quiero te aporeo, sería su mejor expresión.

Javier dijo...

Che qué feo eso de la admiración con maltrato no la entiendo muy bien, ó no la quiero entender... Muy linda esa pintura! y tb las esculturas que ví ene l link. Saludos

Magah dijo...

Me llevo tu pregunta.

Anónimo dijo...

No, no me gusta. Ni en joda, ni física, ni psicológicamente. Que ese tipo de relaciones se dan, sí, seguro. Adri O.

delivery post-crucifixión dijo...

Muy buen posteo Ricardo, muy inteligente. Rompés con el discurso habitual y lo ponés en otro plano. Me animaría a decir que incluso la "violencia emocional" no es necesariamente una cuestión de géneros y que puede darse desde ambos "lados".

Obviamente que en sociedad falocéntricas con remanentes machistas como las nuestras la carga la sufre la mujer.

El tema da para mucho. Me gustó mucho el posteo por eso, abrís el debate para comenzar a pensar.

Nada más fácil que el conformismo que nos tiene (social y mediáticamente) habituados.

Un abrazo!
R.P.

Ximena Ianantuoni dijo...

no me gusta, no hace falta, los vínculos amorosos logrados pueden circular sin malos tratos,

en todo caso cuando los sistemas vinculares son infantiles, y los integrantes de la pareja siguen buscando mamás y papás puede ser que agradezcan algún golpe de esos de los que fueron víctimas queridas cuando niños,

buen planteo, me quedo pensando,

no acepto ni pegar ni que me peguen en ningún caso.

miralunas dijo...

hago como magah, me llevo tu pregunta.
y me gustaría tener la oportunidad de contestarla con tanto detalle como en tu post.
interesante.

MARCE dijo...

este tema me toca...tan de cerca...tanto...

Ricardo Fasseri dijo...

Sí Marce, este tema es mucho más común que lo que parece. Lo evidente sí es cómun, pero el "golpe bajo" no. Lo bueno es que te des cuenta.

MARCE dijo...

Vos pensás que no hay cura posible para este tipo de relación???
Uno se enamora de la persona equivocada???
Tiene naturalizado el maltrato y entonces "no ve"?
Sí me doy cuenta ,pero está adentro mío,no es tan facil borrar a alguien a quien uno ama...snif

Ricardo Fasseri dijo...

Marce, no conozco tú caso personal, pero a veces confundimos amor con otra cosa, ó nos metemos en situaciones que además no nos nada bien. Si así fuera, habría que ver por qué lo hacés, qué otras cosas ponés en juego ahí además de lo que pensás como amor... Y sí, de cualquier forma es muy dolorosa la pérdida afectiva.

Beatriz.- dijo...

"amor" mal enfocado, o muy distorcionado, que por abc..x motivo llega a ser patologico, se hacen daño, se tiene miedo, pero "se necesita".. hasta que ya no se soporta... y tratas de alejarte... aunque como la memoria es selectiva, luego extrañas de nuevo....

quizás dejarte abusar, por que "necesitas" borrarte de otras cosas de tu vida... el dolor fisico, se lleva mejor que el del alma... o al menos eso se piensa, y asi se siente...

de todas formas, siempre hay un punto para dejar el pasado en el pasado...

quizás los abusos, no se borren... pero no se tienen presente, ya que cada día es nuevo... y eso va quedando distante de lo actual...