viernes, 29 de enero de 2010

CRISIS? WHAT CRISIS?


Dos mil turistas quedaron aislados en uno de los recorridos de trekking más famosos del mundo: “El camino del Inca”, Perú.

La mayoría no son americanos, ingleses ni italianos, sino argentinos. Sí, el 25% son de aquí y el resto son de nacionalidades tan diversas que no constituyen ninguna mayoría.

Por otro lado, la costa argentina está que “explota”, con porcentajes de ocupación casi históricos, y en los “recambios” se colapsan hasta las autopistas.

Bajo este contexto me pregunto, qué crisis atraviesa la Argentina?

Te estarás preguntando: entonces está todo bien? Se estará olvidando de la cantidad de gente que vive en la marginalidad? Acaso ahora sos oficialista tal vez? Mi respuesta es negativa. Las cosas no estuvieron ni están bien pero eso no me permite decir que nuestro problema sea económico.

Nuestras crisis no fueron económicas, sino políticas, institucionales, de valores, de educación, de confianza, de cultura.

No sabemos, no queremos ó no hemos podido aún armar un sistema que nos permita crecer, confiar y aprovechar las riquezas que siempre generamos aún en períodos de crisis.

Yo diría que básicamente hay un problema cultural. Que no se limita a los sectores marginales, sino que nos afecta a todos los argentinos.

No hemos logrado ponernos de acuerdo. No hemos alcanzado un “consenso mínimo” de qué forma queremos generar riqueza, acceder a la misma y relacionarnos.

No aceptamos la realidad. Somos ricos y tenemos pobres en un sistema que destruye la riqueza. Riqueza que a pesar de todo siempre generamos como país y en cantidad.

La riqueza está. Está en la naturaleza, en la geografía, en la gente, en el exterior. Está disimulada, está mal distribuida, está en negro, como sea la riqueza está… No hay crisis económica, hay imposibilidad de consensuar un sistema de valores que genere mayor riqueza, donde haya ganadores y perdedores, donde haya movilidad entre los mismos, donde se aseguren los servicios básicos que corresponden al Estado y no se distraigan fondos en manipulación política.

No hay crisis económica, en realidad nunca la hubo. Sólo hubo transferencia de riqueza entre argentinos, y entre Argentina y el exterior en forma de refugio, pero nunca se dejó de generar, siempre estuvo y eso nos permitió sobrevivir a pesar de vivir en una permanente crisis cultural.

Un cambio de cultura en la que se privilegie la formación de riqueza y la buena distribución a través de impuestos razonables en servicios básicos del Estado, y fundamentalmente, ricos que encuentren buenos motivos para reconocerse, para aceptarlo y que gasten e inviertan es lo que necesitamos.
-
Porque repito, la crisis no es económica, es de valores, de confianza. Es una crisis cultural...


Tapa de disco de Supertramp de Google.

13 comentarios:

Magah dijo...

Hoy, a este post, solo podría mandarle una foto de mis vacaciones!...aún abrumada, por la mismísima bruma del mar...parece que leo y no entiendo, saliendo, volviendo, de la arena a la tierra (o cemento...)

Abrazoooooooo!

delivery post-crucifixión dijo...

Re-crear el proyecto cultural a partir de acciones concretas..., esto parece f´´acil pero es lo más difícil de lograr.

A pesar de todo, no pierdo la esperanza.

Muy buen posteo, y ese disco es buenísimo. Fue el primero que escuché de ese grupo.

Un abrazo!
R.P.

Javier dijo...

Cuando escucho a la gente hablando sólo de problemas económicos desconfío, me parecen que es de la forma en que pueden reducir su realidad. Yo también creo que hay un tema de valores, de sistema que no deja crecer y aprovechar bien la riqueza que tenemos y que a pesar de todo aún generamos. Qué buena la tapa del vinilo de Supertramp para ilustrar lo que decís. Lo que no entendí muy bien es lo que decís de ricos que gasten. Abrazo.

Ricardo dijo...

Lo que quise decir Javier con los ricos es que no hay que tener prejuicios en contra de la riqueza ni de los ricos. Lo que mejor que nos puede pasar es que haya muchos, y crear un sistema donde se sientan a gusto gastando, porque no hay mejor distribución que la que hace el consumidor cuando elige un producto ó servicio. Cuando lo quiere hacer el Estado nunca llega a destino, entonces considero que una parte de la distribución tiene que ver con crear condiciones para el gasto de los que generaron riqueza. La otra viene del Estado por la recaudación impositiva en la medida que no ahogue la formación de riqueza. Abrazo

Paola dijo...

Crisis de valores y de confianza, seguro. No puedo opinar mucho de economía, pero creo también q lo mejor q puede pasar es que haya más gente pasandola bien, gastando, con riqueza. La riqueza es algo bueno, bien distribuida. Lo que veo x acá es que Madryn tiene mucho turismo nacional, más que el año pasado. Y llegar a la patagonia, alojarse, etc. es algo costoso.

Ricardo dijo...

Me alegra lo que contás Paola porque la geografía al menos lo merece. Hay que seguir sumando calidad en los servicios, seguridad, profesionalidad para ofrecer servicios al turismo, preservar la naturaleza, el encanto, aumentar la oferta para que los precios resulten más accesibles al ya en aumento turismo nacional.

Maxi dijo...

Me encantó esa idea de que la riqueza está y no hay que temerle!

Realmente creo que transmitir que hay crisis es acertado siempre que se quiera generar un cambio en dicho momento de crisis. Habrá quienes se paralicen con eso, y quienes, como dicen los orientales, sepan encontrar la oportunidad en ese estado.

Me gustó mucho este post, Ricardo, pienso en sintonía, y también veo, recorriendo el país, que somos un vasto territorio lleno de gente hábida de seguir creciendo y construyendo.

Habrá una fuerza política que una a todas esas mentes desperdigadas y nos lleve a dejar de lado las mezquindades? Y sin apuntar tan alto, al menos tendremos que nuclearnos los que pensamos parecido.

La crisis no es sólo económica, no hay que perder de vista que la riqueza empieza por sentirse capaz de generarla, es más bien cultural, y en ese aspecto como país también tenemos artistas enriquecedores que hay que saber escuchar.

Un abrazo vacacional!

chabela dijo...

En un todo de acuerdo contigo!
Y cómo hacer para que el rico gaste?
Entusiasmarlo!
Cómo¡? Con servicios cada vez más buenos. Que en todos los rubros sea tentado por el trato, y atrapado por lo original y por la calidad.
Da muy buenos resultados... lo pruebo a diario!
Cariños.

Ricardo dijo...

Si Chabela, ya lo ví, así se distribuye bien. Hay paises limítrofes que brindan servicios de primera y hacen gastar a la gente rica y generan trabajo y distribución más justa que la que hace el Estado.

Anónimo dijo...

No hemos logrado ponernos de acuerdo. No hemos alcanzado un “consenso mínimo” de qué forma queremos generar riqueza, acceder a la misma y relacionarnos.
No aceptamos la realidad.

si,si...acuerdo absolutamente y lo estoy comprobando ahora desde otra posición, pública , en la que me estoy desenvolviendo desde hace 2 años.Cada uno genera su propia verdad y la eleva a categoría de estadística...relevamiento de recursos? encuestas de opinión,promedios investigados? no nada de eso..tratar de consensuar, ver tendencias, detectar problemas ...luego ver cómo resolverlos? causa mucho rechazo.
Ejemplo :en el pequeño mundo de la danza en Buenos Aires, estamos encarando la primera investigación cualitativa para definir o aproximarnos a un estado de situación "real" de la comunidad o colectivo (o como se pueda llamar)de la danza. Y será un hecho histórico...pero si no, de qué hablamos cuando hablamos? si no sabemos lo que tenemos, cómo podemos resolver algo...ahí es dónde me pregunto si " tenemos" la voluntad...qué es lo más nos importa.
interesante!!
como dice delivery...no pierdo las esperanzas...hay gente con garra e inteligencia por todas partes
saludos
Silvia

Ricardo dijo...

Silvia, se que tb están empadronando a actores porque no se sabe cuánto hay ni cuál es la situación. De todas formas el arte es un tema muy especial donde se hace difícil abrirse paso entre empresas multimedio monopólicas ó un Estado donde siempre predomina la ideología por sobre el talento.

miralunas dijo...

un amigo mío dice que el problema de los argentinos es que discutimos el pais en tres horas de sobremesa con buenos vinitos y ni asi nos ponemos de acuerdo sobre cuál es el verdadero asunto.

excelente post, Ricardo. Valiente y despegado de prejuicios.

saludos!

Ricardo dijo...

Gracias Miralunas!