domingo, 10 de enero de 2010

EL CAMPO ARGENTINO


Recorriendo el campo me dí cuenta lo que representa para la Argentina. Que casi todos los pueblos del interior dependen directa ó indirectamente de el. Que han invertido, que aplican tecnología de punta, que trabajan duro y asumen grandes riesgos.

Es cierto que han incurrido en grandes contradicciones coorporativas en el pasado, pero no se puede vivir peleados con la riqueza que generan, no se los puede tener “retenidos”, hay que liberar todo su potencial.

Porque el campo tiene fuerza, porque es muy lindo, porque es el "corazón" de la Argentina y con un impuesto a las ganancias razonable será parte de un fenómeno de crecimiento que todos queremos y vamos a ver…
-
-
La foto es mía.

3 comentarios:

Magah dijo...

Sin ánimo de ponerme romántica en una entrada donde su final habla de impuestos y ganancias... al campo tambien hay que sentirlo, estar ahí, pararse en el medio de su inmensidad, ver al rededor y respirar su fuerza, su profundidad y su generosidad.
Andar entre su gente, esa que lo recorre cada amanecer, la que vive con la mirada puesta en el cielo a la espera de que el tiempo sea quien en definitiva tire la taba para ver como seran los frutos de tanto trabajo duro e inversiones hechas.

Es maravilloso andar ahí cuando en tienpos de siembra o cosecha, todo es movimiento de gente, maquinarias, y su folclore, asados, comidas, esperanzas, en definitiva, TRABAJO para los pueblos que viven de él.
Amo el campo, es energía!

Paola dijo...

En época cruda del conflicto, yo pensaba: muchos no tienen ni idea de lo que el campo significa para Argentina, de lo que es, de cómo se trabaja, de los años de espera q tiene esa gente. Despues, entiendo q siempre hay otras variables. Pero hay q vivir cerca, o acercarse y sentirlo, para saber de qué se trata.

El tema de Cerati...total.

miralunas dijo...

Lástima que la gente que vive,sueña, trabaja en el campo, tantas veces no es dueña de ese campo..., y que pocas veces los dueños de la tierra son generosos como ella.Y siento lo qué digo, porque sé de lo que hablo.
Pero, tras el dilema, adhiero al post y lo dicho por magah y paola, claro.

saludos, ricardo!