martes, 12 de enero de 2010

EL CONFLICTO ENTRE EL CENTRAL Y EL GOBIERNO


Para los que no están bien informados ó quieren conocer una opinión diferente sobre el conflicto suscitado entre el Banco Central y el Ejecutivo en estos días, paso a contarles la situación.
-
Con buen criterio, el Gobierno decidió cancelar la deuda que aún tiene pendiente con aquellos bonistas que luego del “default” no ingresaron al canje de deuda oficial. Digo con buen criterio porque Argentina necesita financiamiento y debe reingresar al mercado de capitales ya que cuenta cada vez menos con Venezuela como financista.
Para ello, decidió aplicar parte de las reservas del Banco Central, algo que de una manera u otra venía haciendo desde hace tiempo.
-
Es decir, estamos ante un Gobierno "intervencionista", que vino manejando el tipo de cambio a su antojo a través de las compras y ventas del Banco Central.
Dado que el saldo ha sido favorable, le permitió en términos generales al Central emitir dinero y acumular reservas en dólares, muchas veces aplicadas al pago de deuda exterior como el FMI por ejemplo.
-
Para los "enamorados" del tipo de cambio alto ó “competitivo” esto no representaba ningún problema, para la mayoría de los argentinos se visualizaba en términos difusos a través de una creciente inflación, ó dicho de otra manera, la pérdida de poder adquisitivo de sus salarios.
-
Esta forma de administrar la economía no era vista hasta este momento como una desprolijidad ó violación de normas legales, sino como una política de Estado. Pero en estos días algo cambió.
-
El presidente del Banco Central, Martín Redrado, les dijo "NO". Ante semejante respuesta, el Ejecutivo lo echó, y Redrado presentó un amparo judicial que no sólo lo restituyó en el cargo, sino que además impide la disponibilidad de las reservas.
-
Personalmente, tal como lo adelanté en entradas anteriores, estoy de acuerdo con esta actitud del Central y de la Justicia, pero comprendo la sorpresa e irritación del Ejecutivo porque no se entiende bien el motivo por el cual esta vez las cosas tuvieron un desenlace diferente.
Este cambio, además, no será bien visto por los organismos financieros internacionales que daban por descontado el pago prometido de los bonos en default, acrecentando la sensación de falta de seguridad jurídica que exhibe desde hace tiempo nuestro país.
-
Pero qué cambió entonces como para que esta vez las cosas se manejaran con mayor prolijidad y apego legal?
Mi explicación es que esto suele suceder cuando el Gobierno de turno empieza a mostrar signos de fatiga y debilidad, coincidentemente muchas veces con los últimos tramos de su mandato.
Es en esos momentos cuando justamente parecen despertar las conductas ejemplares como las de Redrado ó de algunos Jueces de la Nación.
-
Sería deseable que en el futuro, este tipo de decisiones se tomen desde el inicio de la gestión, sea cual fuera el signo político del Gobierno y su poder. Es decir, que el Banco Central sea siempre independiente, que las reservas sirvan para tener una moneda cada vez más fuerte, y que los jueces eviten los desbordes del Ejecutivo cuando sobrepasa sus límites. De lo contrario, aún tomando medidas acertadas como las que acaba de tomar Redrado y la jueza Sarmiento, estaremos siempre viviendo en un país inestable, improvisado y poco confiable.



Imágen de Google.

4 comentarios:

Magah dijo...

Clarisimo y gracias por la explicación.

miralunas dijo...

sactamente!!!

me ha ordenado el pensamiento. agradecida.

saludos!

Anónimo dijo...

Entendí bastante bien lo que contás, y me parece piola tú enfoque. Me dá la sensación que más allá de las posturas de cada parte hay un poco de oportunismo político, no te parece?

Ricardo dijo...

Si claro, justamente eso traté de demostrar. Ha habido un cambio en los protagonistas de esta historia que para bien ó para mal resulta al menos llamativo. Me parece que al menos en lo político hay algunos que habiendo formado parte de este gobierno, están tratando de posicionarse en un lugar diferente para caer nuevamente bien parados ante un eventual futuro gobierno de oposición.