viernes, 22 de enero de 2010

LA PARADOJA DE HAITI


Haití viene sufriendo un derrumbe social dramático desde hace décadas, sin embargo, parece que tuvo que sufrir un devastador terremoto para que el mundo pusiera la atención sobre ella.

Se muestra la imágen por demás emotiva de un rescatista mexicano salvando la vida de una niña entre los escombros cuando esa misma niña tal vez hubiera muerto de hambre ante la indiferencia del mundo...

Pero hubo un terremoto. Una catástrofe natural que parece haber concentrado todo el dolor y muerte en un solo acto, logrando lo que el hasta ahora no había logrado el sufrimiento y muerte a “cuenta gotas”.

Compartiendo la misma isla con la República Dominicana, Haití ni siquiera pudo captar la inversión en turismo que recibió está última, siendo desde hace tiempo ya el país más pobre del mundo.

Esta permanente paradoja en la que vive tal vez se convierta en una oportunidad.

Tal vez este terrible episodio sea la ocasión para la refundación de un nuevo país.
-
Tal vez al convertirse por unas semanas ó meses en el centro de la atención mundial le dé la oportunidad de renacer en algo nuevo. Algo parecido –salvando las diferencias- a lo que sucedió con Chicago en 1871, que luego de haberse incendiado casi por completo, dió lugar al nacimiento de una nueva y tal vez más pujante y hermosa ciudad de los Estados Unidos.
-
Tal vez aquel país más pobre del mundo que nadie miraba, luego de esta catástrofe tenga la oportunidad de terminar con un sufrimiento del cual ya todos estábamos acostumbrados. Tal vez hasta los propios haitianos...



Imagen del incendio de Chicago de Google.

5 comentarios:

Ezequiel dijo...

Varias veces tuve ganas de conocer Haití. Tengo referencia de gente diplomática que es lindísimo, pero el problema del hambre y la inseguridad hacía que fuera más que una aventura. Tal vez si logran rearmarse y habilitar el turismo como bien decís, logren pasar este mal momento y en el futuro tengan una vida al menos un poco mejor.

Anónimo dijo...

Ojalá..

Kary dijo...

Tan cierto lo que decìs Ricardo,
paradòjicamente,los que no nos mantenemos al margen,no tenemos medios para brindar una ayuda concreta...
Pero bueno,siempre hay una oportunidad para poner nuestro granito de arena,en algo cotidiano,dentro de nuestras posibilidades.
Abrazo!y ojàlà!

Magah dijo...

Excelente mirada, diferente. Solemos quedarnos mirando la catastrofe, horrorizados.
Una oportunidad!...es posible de cada catástrofe. Ojalá!

Ricardo dijo...

Si, yo siempre quise conocer Haití. Nunca entendí como compartiendo la misma isla con Rep. Dominicana está llena de turismo y a Haití no se podía ni ingresar porque decían que era muy peligroso y no había pasado ningún terremoto. Al menos natural... porque no es la primera vez que desembarcan soldados en sus costas...