miércoles, 3 de febrero de 2010

LAPA Y EL SECRETO DE SUS OJOS


Ayer se dieron tres hechos importantes en la Argentina, y a pesar de ser de diversa índole encuentro en todos un “hilo” en común.

Quedó nominada al Oscar como mejor película extranjera “El Secreto de sus Ojos”. Una película en la que bajo la ficción quedó en evidencia una justicia argentina anacrónica, tanto en sus conceptos como en su funcionamiento, y por lo tanto, también ineficáz e impotente ante una realidad que casi siempre la supera.

Como hecho anecdótico pero cierto, muestra como un empleado judicial cose las hojas de un expediente judicial con hilo y aguja, algo que aún hoy es posible observar como un absurdo frente a la tecnología que utiliza el crimen.

Por otro lado, después de diez años de juicio, la justicia dejó en libertad a todos los funcionarios jerárquico de la empresa aeronáutica Lapa, luego de que unos de sus aviones, previa ignorancia de denuncias y alarmas previas, lejos de levantar vuelo en el despegue recorriera toda la pista, atravesara una Avenida y terminara con la vida de 65 pasajeros.

Por último, un tercer fallo dejó sin efecto una resolución de la Comisión de Defensa de la Competencia que pedía el retiro de Telecom Italia de Telecom Argentina. Simplemente porque la italiana tiene en su paquete accionario a Telefónica de España, quien es en la Argentina la única competidora de Telecom, si es que se le puede llamar así. Hago esta salvedad porque sería realmente competidora si el consumidor pudiera elegir entre entre los servicios que brindan ambas empresas según precio y calidad, pero eso en la realidad no sucede.
-
Menos aún podría suceder si quien brinda el servicio fuera un mismo monopolio con distintos nombres.

En definitiva, en estos tres hechos que considero trascendentes, queda para mí en evidencia que hay un grave problema en el Poder Judicial.

Lo muestra desde la ficción el “Secreto de sus Ojos”, ó la realidad con dos fallos que creo que no son positivos para el futuro de nuestra seguridad física, jurídica, y económica, porque consolidan la sensación de impunidad, de irresponsabilidad y de falta de competencia en la economía real.

Siempre percibí un gravísimo problema en el Poder Judicial, que no se solucionaría simplemente con el ya bienvenido cambio de la composición de los integrantes de la Corte Suprema.

El Poder Judicial necesita un cambio de base. Pero para que no sea interpretado como una injerencia del Ejecutivo sobre otro Poder del Estado, es necesario que los partidos políticos tengan una propuesta al respecto antes de las elecciones, y que lo que se haga luego de ganarlas haya sido previamente explicitado y avalado por los ciudadanos con su voto.
-
Es la única forma que el cambio sea consensuado y fundamentalmente, no caiga bajo la sospecha de un nuevo intento de manipular un Poder Judicial que debe ser totalmente independiente.

En un mismo día se entremezclaron la alegría y la tristeza, la realidad y la ficción. Como en la vida misma...

-
La foto es de Google.

9 comentarios:

Magah dijo...

Una de cal y una de arena.
En la concretud de los cambios, debe haber una gestación pensada y masticada lo suficiente y muy profundamente, para que al darse sean contundentes y racionales.
Así en todos los planos, poderes y sentidos de la vida.
Nos falta mucho...

Abrazo

Paola dijo...

Escuché lo de Lapa y quedé indignada, como tantas otras veces. Me acuerdo patente de ese día, vivía bastante cerca. Ya pasaron 10 años, seguimos esperando fallos "dignos", humanos, y nada. Cambio, de base, si.
Y del monopolio de las telefónicas, ni hablar, sin competencia no se logra calidad de servicio.

Ricardo dijo...

Si Paola, en aquella época yo tb me sentí impactado. Iba manejando por la Av. Lugones en paralelo a la pista de aeroparque mientras el avión de Lapa carreteaba. Segundos después sentí la explosión, y ví desde la terraza del Paseo Alcorta el avión envuelto en llamas. Fue horrible, y dije no puede ser! Piñeyro lo venía denunciando, hizo un film con eso, pensé que alguien iba a ir preso, al menos para que la gente que le importa poco el otro piense dos veces antes de ser imprudente. Igual espero que al menos la Corte Suprema revierta estos fallos. Lamento muchísimo por la gente que murió, los familiares que están consternados y tb por todos nosotros porque sienta un mal precedente, no manda el mensaje "revisemos bien los aviones ó prestemos atención a las alarmas que sonaban porque vamos presos"...

miralunas dijo...

sigo con tu concepto de crisis cultural, Ricardo.
hace un tiempo que vivo preguntándome y sorprendiéndome:
son abogados? son abogados!

los que debieran abogar por el sano criterio de la gran Señora Ciega, la van transformando en una damicela tuerta y egocéntrica que se salva inclinando su balanza por los peores interesas.

otra vez coincido contigo.

saludos!

Ezequiel dijo...

Está muy bueno lo que decís, en la plataforma de los partidos políticos para la elecciones debe haber una propuesta de modificiación del Poder Judicial.

Ricardo dijo...

Es que el símbolo de la "Señora Ciega" de la Justicia como decís, en realidad, es una señora con los ojos vendados, es símbolo de imparcialidad, de no tener preferencia por ninguna de las partes del proceso judicial, no de ceguera!!

Sibila dijo...

Tristisimo lo de Lapa, tristisimo lo de nuestra justicia....siento impotencia y frustración....

Ricardo dijo...

Yo tb Sibila, lo que trato de decir en este post es que la Justicia no cambiará sola y tampoco lo puede hacer un gobierno sin consenso previo porque sería un avasallamiento de la independencia del Poder Judicial, con lo cual estamos en una encrucijada. La salida para mí es que los partidos políticos pongan el tema en las plataformas y se vote una reforma, única forma legal tal vez de poder cambiar un Poder que no logra dar respuesta a la sociedad desde hace muchos años...

Sibila dijo...

Ojalá eso sucediera, digo que los partidos políticos planteen una reforma, que se incluya este tema....no entiendo mucho del tema, pero si veo mucha inmadurez en nuestros políticos y en todos nosotros, los argentinos....
BESOS!