sábado, 13 de marzo de 2010

ENCANTADOS

-
Suelo encantarme por muchas cosas. Decir “ese cuadro ó esa mujer me encantan”…

Con el tiempo comprendí que el estado de "
encantamiento” y excitación que provoca, encerraba alguna trampa.

Que finalmente había algo que me desilusionaba, que me hacía sufrir.

Varias veces me pregunté cuál era el motivo?

Lo primero que descubrí es que el encantamiento genera una cierta “ceguera”. Que no nos deja ver la realidad y apreciar las cosas tal como son.

Que por otro lado nos permite “vestir” a esa persona u objeto con lo que queremos ver en él y no ver lo que realmente es.

Luego recordé también que la única forma que tienen los hindúes de “manipular” a las víboras es encántadolas.

Es que cuando uno queda encantado deja de ver la realidad, proyecta sus fantasías y queda por lo tanto expuesto a la desilución, al desencanto, a la manipulación… Encandilado, vulnerable…


La foto es mía.

11 comentarios:

miralunas dijo...

todo eso puede pasarme cuando siento que me encanta este blog???


pero!....

Ricardo dijo...

jaja no porque ya estás alertada! gracias!

Magah dijo...

Una amiga me decía: "¿Quien te mandó a ilusionarte?"

La verdad es que no pude individualizar a uno...así nos enseñan el amor, muy mal maguito, nos lo enseñan mal.

Sonia dijo...

El encnatamiento es un estado maravilloso, pero solo dura un tiempo. Tiene vencimniento.
Y ese vencimiento es cuando llega la hora de la llamada desilución.
Bss Ricardo re-buen fin de semana!

Paola dijo...

Upsi, yo que me encanto con tantas cosas, y decir "me encanta" es muy muy común en mi... Alucinarse, encantarse, es lindo, te eleva, no se trata de un estado tibio, ya sé, se baja y se sube a cada rato, pero bueno... el que es asi...
Además, no creo que la ceguera sea total ni permanente, hay momentos de ilusión mechados con otros de realidad, y se puede seguir encantado de la vida! No siempre termina en desilusión, digo.
Buena música!

delivery post-crucifixión dijo...

Hay que saber dejar "encantarse", porque es la "sal" de la existencia. Y no todos se dejan, no todos se animan, muchos oponen resistencias.

Por otro lado también hay aprender a saber des-encantarse, a entender que el "príncipe" puede volverse sapo y que la princesa es una "doña" que también posee defectos.

Posiblemente el hombre es el único ser que se deja encantar. Si le quitamos el encantamiento quedamos reducidos a la mera supervivencia.

Abrazo!
R.P.

Javier dijo...

Yo necesito sentirme encantado para empezar algo. Me encanta estar encantado! El tema es que es cierto, hay que saber que dura poco que sobrevive desde una cierta distancia. Muy buena la foto con los bichos copados con la luz para ilustrar el post!

Anónimo dijo...

Cuanto más idealistas, más encantados, más sufridos...
Lo bueno es que, como todo, ese estado de encantmiento (q también está bueno, al menos a mi me gusta..)concluye en algún momento, el velo se cae y perdura lo esencial..
Muy buen post, foto y canción!
Cariños,

Ana

Ricardo dijo...

Muy bueno Ana! gracias.

Tiziana(+que4patas) dijo...

Es fantastico no perder nunca la capacidad de encantarse, lo preocupante es negar la realidad por el encandilamiento.

Muy buenos los ultimos post publicados!

beso!

Sibila dijo...

A...mirá vos....