viernes, 5 de marzo de 2010

USO DE RESERVAS Y CONFLICTO DE PODERES

-

Intentaré sintetizar mi opinión sobre este tema que ha generado un gran debate en el país:

1- Argentina debe terminar de salir del “default” y está bien que el Gobierno quiera cancelar la deuda para volver a los mercados internacionales.

2- Fue al menos confuso presentar el “Fondo del Bicentenario” como un instrumento para cancelar deuda en “default”, ocultando detrás la intención de utilizar dichos fondos también como instrumento político para condicionar y “fidelizar” a gobernadores de provincias con grandes déficits fiscales.

3- Es cierto que intentaron hacerlo de una forma que no es la que corresponde por ley, y que no reconocieron ni reconocen la necesaria independencia del Banco Central. También es cierto que lo vienen haciendo desde hace tiempo y nunca nadie hizo ninguna observación, ni judicial ni legislativa como lo hacen ahora.

4- El cuestionamiento actual tiene como sustento el fortalecimiento de la oposición y los jueces federales ante un Gobierno que comienza a debilitarse, ya sea por el resultado adverso de las últimas elecciones y/o por el desgaste político propio de seis años de gestión.
-
Sería deseable que estos planteos se hubieran hecho siempre, por ejemplo, cuando se pagó al FMI de una forma similar y no ante el debilitamiento propio de una gestión.

5- No es conveniente pagar deuda con reservas, dado que estas tienden a asegurar el respaldo de la moneda circulante, es decir, el tipo de cambio. Pero resulta llamativa tanta importancia sobre el tema cuando estamos ante un sistema dirigista en el cual el tipo de cambio no responde al mercado sino a la voluntad política del Gobierno.
-
Es decir, es tan perjudicial utilizar reservas para pagar deuda, como utilizarlas ó emitir dinero para manipular el tipo de cambio. Cuando se hizo para mantener un tipo de cambio alto, no hubo objeciones aunque esto generara inflación, pero cuando se propone utlizarlas para pagar deuda sí, lo cual representa una contradicción por parte de la oposición. O se cuida el valor de la moneda siempre o se juega con su valor.

6- Lo ideal sería que las deudas se paguen con superávit fiscal, producto de una mayor inversión, producción, disminución del gasto público y que tenga la conformidad del Congreso vía Ley de Presupuesto. Pero también debemos reconocer que esto jamás se hizo en la Argentina. Incluso, en una época no tan lejana, parte de la actual oposición cuando estaba en el gobierno ni siquiera enviaba el proyecto de ley de presupuesto al Congreso en tiempo y forma como lo establece la Constitución Nacional.

7- Es muy negativa la postura del Gobierno de intentar responder a algunas inconsistencias u oportunismo de la oposición con el avasallamiento de los otros Poderes del Estado como el Legislativo y/o Judicial. Tampoco es bueno que los otros Poderes y la oposición, reaccionen con “oportunismo” político observando ahora lo que antes tácitamente consentían.

8- Se debe llegar a un acuerdo político rápido, debido a que además de haberse generado una crisis institucional, se genera una gran confusión interna y externa porque pareciera que algunas “banderas” políticas como la de “honrar la deuda pública” sostenida por una parte importante de la oposición, ahora hubiera quedado en manos del Gobierno, y este último, desconocer el funcionamiento de los Poderes del Estado.

9- En definitiva, Argentina debe pagar la deuda en default lo antes posible para poder volver al mercado de capitales y reinsertarse en la comunidad internacional.
-
Lo debe hacer sin avasallar las instituciones y cumpliendo los procedimientos legales para hacerlo.

-
La oposición y el Poder Judicial deben facilitar ese pago haciendo respetar al Gobierno la legalidad, las instituciones y controlando que el destino de esos fondos se utilicen efectivamente en la cancelación de deuda y no en manipulación política de las provincias.

Por último, cabe alertar a la oposición y al Poder Judicial que deben evitar el oportunismo político y mantener una cierta coherencia con el proceder que tuvieron en los últimos años. Fundamentalmente porque todos –los tres Poderes y la oposición- forman parte del Estado y deben velar por evitar a la población los mayores costos que supondría continuar con este insólito conflicto.


La foto de Plaza de Mayo es mía.

No hay comentarios: