viernes, 16 de abril de 2010

OTRA VEZ PIDEN DEVALUAR??

-

Lo bueno de vivir en la Argentina es que como la mayoría detesta la política y no la sigue de cerca, los errores se repiten tan seguido que uno no tiene que acudir a la memoria para fundar una idea.

Cuando se produjo el conflicto con el campo por la famosa resolución 125, yo dije que estaba en contra de las retenciones, pero que “el campo” estaba “tomando de su propia medicina”... Y lo dije porque no había olvidado que junto con la UIA de De Mendiguren, habían sido los principales impulsores de la devaluación del gobierno de Duhalde y Kirchner, constituyéndose así en sus aliados de interés.

Dije también entonces que luego de ver formar riqueza a la gente del campo, sus propios “aliados” no quisieron que nadie los “corriera” por izquierda y fueron ellos mismos (el Gobierno) quienes “barrieron” con sus ganancias a través de las retenciones de la 125.

Siempre estuve y estoy en contra de las retenciones, porque además no me gusta el intervencionismo estatal, pero no me parecía coherente que se pidiera la intervención estatal para devaluar y generar mayores ganancias en los sectores exportadores, y por otro lado, se la rechazara cuando ese mismo espíritu intervencionista venía a retenerles sus ganancias.

No pasaron más de ocho años y la historia vuelve a repetirse.

En esta semana los mismos sectores volvieron a pedir al Gobierno una devaluación del peso argentino. Como si ya no estuviera lo suficientemente devaluado.

Digo esto porque cualquiera que tenga alguna conexión ó haya viajado a países tan cercanos como Brasil, Uruguay ó Chile, habrán constatado que nuestra moneda no vale nada!, que en los dos últimos años el dólar cayó en esos países al menos un 30%, mientras que en la Argentina contrariamente subió. Es decir, seguimos devaluando en forma indirecta, y nunca olvido las palabras de Alberdi que decía que la fortaleza de un país radicaba en la de su moneda.

Pero estos sectores piden más. Incurriendo nuevamente en una insalvable contradicción.

Si no quieren la intervención estatal desmesurada de las retenciones por parte del Estado, no resulta coherente pedirle al mismo tiempo que modifique el valor de la moneda.

Así como existe una transferencia de riqueza con las retenciones desde el agro hacia el Estado, cuando se devalúa se produce una transferencia inversa. En este último caso, de la sociedad hacia los sectores exportadores al verse disminuído el poder adquisitivo de sus ingresos en moneda nacional.

Comprendo que “el campo” está harto de las retenciones, y que sus representantes en el flamante Congreso de oposición no parecen por ahora cumplir con el mandato de reunirse para tratar de modificar las arbitrarias retenciones de una gobierno estatista. Pero no es menos cierto que esa dificultad no puede ser salvada pidiendo otra intervención estatal de la misma gravedad que la que se pretende derogar.

Creo que llegó el tiempo de debatir seriamente un proyecto de reducción progresiva de retenciones, con fuentes alternativas de financiamiento y reducción del gasto público hasta terminar de derogarlas por completo. Pero no se puede pedir al Estado que no se meta en el mercado para retener ganancias y por otro lado, pedir que se meta para modificar el tipo de cambio.

Defiendan intereses corporativos, pero favor, con coherencia!


La foto es mía.

No hay comentarios: