lunes, 12 de abril de 2010

¿QUÉ CANTAMOS CUANDO CANTAMOS?...



Creo que cantamos lo que nos está pasando. Bueno, al menos eso he descubierto recientemente cuando me puse a pensar qué estaba “tarareando”.

Escucho la música en conjunto, no hago demasiado hincapié en la letra, pero las veces que me puse a pensar qué estaba tarareando, casual ó causalmente descubrí que el tema tenía algo que ver con lo que me estaba ocurriendo ó sintiendo en ese momento.

Como si el cerebro tuviera un mecanismo de selección inconsciente para elegir qué tema representa mejor lo que estoy viviendo en cada momento.

Esto viene a cuento porque de chico me gustaban los Beatles, pero había un tema que cuando lo cantaba me generaba una sensación muy especial y diferente al resto de los temas.

Esa música era “Julia”. La cual me generaba una extraña combinación de gran sensibilidad, nostalgia y tristeza, que además me gustaba.

Hace un par de días, en un programa de tv contaron la historia de ese tema. Explicaron que no sólo fue el único tema de los Beatles compuesto e interpretado solamente por Lennon, sino que además había sido dedicado a su madre Julia, la que había muerto siendo atropellada al salir de su casa por el automóvil de un oficial ebrio cuando John tenía sólo 17 años de edad.

Comprendí muchas cosas, entre ellas, tal vez la rebeldía de John, y también, aquella sensación tan fuerte que sentía al escucharla siendo muy chico, cuando mi madre era aún el gran amor en mi vida…

12 comentarios:

Magah dijo...

Cada vez me sorprendo mas del poder de nuestro inconcieente. No dudo que sea como lo decís.
Prestaré atención a lo que tarareo y sin duda corroboraré este post!

No conocía esta canción!

Es bonita y sin duda hay detrás una honda tristeza, un llamado!

Abrazos!

Ricardo dijo...

Tal cual Magah, fijate que vos sin conocerla ni conocer la letras decís hay "un llamado", y en la letra le pide a la madre muerta que lo toque...

Azul dijo...

Si, ahora que la escucho la recuerdo creo que se la escuchaba a mi hermano, pero igualmente me gustaba y conmovía como a vos.

Ricardo dijo...

Yo a mi hermana Azul, creo que empezaba primer grado y no obstante recuerdo la sensación.

miralunas dijo...

qué cosa con su versátil mirada, que siempre pone basa en el alma.

y en este martes de lluvia...

saludos, Ricardo!

Kary dijo...

Creo que es asì tambièn,eso pienso que me està pasando en mi blog,lo comprendì poco tiempo despuès,al analizar la extraña sensaciòn que me producian las canciones que posteaba

i am... dijo...

Tienes razón, hace un tiempo descubrí que por alguna extraña razón canturreaba cancines que tenían relación con mis sensaciones o estados de ánimo, por elección involuntaria. Será que siendo tan normalitos como parecemos estamos hechos de complicadisimos mecanismos???

Besos

Ricardo dijo...

Si Iam, yo diría que tenemos complejos mecanismos inconcientes de formular, elaborar y sentir nuestra sensibilidad. Algunos la potencian ó otros no la soportan y la anulan... Besos

Ricardo dijo...

Gracias Miralunas, qué seríamos sin alma?

Magah dijo...

De verdad Maguito?...Se me pone la piel de gallina cada vez que corroboro que el corazón sabe mucho mas que nuestar cabeza.
Hay un saber por allí...

Abrazos!

Daniel Os dijo...

Es chistoso que nos sorprendan los vínculos entre el corazón y la mente cuando lo que nos debiera sorprender son las faltas de conexión...

Un buen ejemplo de eso es el tema Julia, de Lennon, uno de los muchos que le escribió a su madre con el corazón mientras su mente jugaba a rebelarse contra la generación de ella o simplemente se tomaba viajes lisérgicos.

Parece que esta semana nos pegó a todos la Beatlemanía. Es una buena adicción.

D.

Ricardo dijo...

Es cierto Daniel, a veces vivimos disociados entre mente y corazón. Qué bueno es cuando recordamos y podemos aunque más no sea inconscientemente asociarlos. Abrazo.