miércoles, 26 de mayo de 2010

¿QUÉ FESTEJAMOS?...

-

Ayer quedamos todos sorprendidos y hasta conmovidos por el fenomenal despliegue de gente en las calles de Buenos Aires.
-
Fue una maratón de algarabía y emoción que parecía nunca acabar.
-
Todos sabíamos que se festejaba el bicentenario de la Argentina, sin embargo, creo que la sorpresa y la conmoción que vivimos expresaba algo más...
-
Creo haber visto en toda esa gente una enorme necesidad de verse “confundido” ó “fundido” en algo en común. Un deseo enorme de dejar atrás la confrontación diaria y buscar, al menos por unos días, un denominador común que recree el espíritu de pertenencia.
-
Ví en este multitudinario y artístico “cabildo abierto” un claro pedido de “consenso mínimo”.

Aunque de lejos, compartí también esa emoción. Y fundamentalmente, comparto y quiero también que lleguemos a un consenso que nos dé un nuevo sentido como sociedad y Nación.
-
Sé también que como en el “carnaval”, desde lo festivo y masivo resulta fácil imaginarlo, sentirlo y hasta creerlo posible, pero la realidad suele desarrollarse de otra manera.
-
De todas formas, por algo hay que empezar, y valga la redundancia, yo creo también que desde la creencia y el ejercicio se pueden empezar cosas buenas.
-
La gente en estos días experimentó el sentimiento, creyó y pidió un “consenso mínimo”.
-
Quien pueda interpretarlo, y sobre todo, instrumentarlo y llevarlo a la práctica, inagurará un nuevo y maravilloso período en la vida de esta jóven Nación.


Foto Google.

7 comentarios:

Magah dijo...

Siento y pienso de la misma manera! Eso queremos mas allá de las diferencias.
Los festejos del bicentenario fueron impecables y el festejo, como acto simbólico, dejó a las claras que por sobre todas las cosas somos argentinos. Bah! a mi hasta se me escapó un lagrimón!

Santiago dijo...

Estuve ahí y sentí lo mismo! Mucha emoción y ganas de ponernos de acuerdo. Abrazo.

delivery post-crucifixión dijo...

Coincido Ricardo!

Lo mejor fue ese consenso que se dió sin partidismos y espontáneamente.

Hay potencialidad ahí. Ojalá pudiera expresarse de un modo saludable.

Un abrazo
R.P.

Poli dijo...

Fue emotivo verlo, aún a lo lejos. Por un rato se olvidaron los roces y desesperanzas, nos reconocimos con pasión y con alegria, argentinos! Ojalá cambie un poquito la perspectiva.

Azul dijo...

Me gusta esa mezcla de realidad y ganas con que mirás la política. Saludos.

monica dijo...

Pense justamente lo mismo. La gente salio a ver y luego a festejar la union argentina ... con y a pesar de los politicos. Espero que los que tienen el poder, tambien se hayan dado cuenta que ese poder viene de la nacion, que existe y es real (no solo cantidades de votos).

Maisa dijo...

Aunque no participé de los festejos, me gustó ver a la ciudad llena de gente con ánimo de disfrute, y en paz.

Me contagié de una sensación tan agradable que ni el embotellamiento quería que terminara.

Lindo post!

Beso grande.