viernes, 25 de junio de 2010

NUEVA JURISPRUDENCIA DE LA CAMARA LABORAL: Se acabó la joda?

-

No suelo escribir aquí sobre mi actividad profesional de abogado. Pero en mi trayectoria como tal, he tenido el placer de haber obtenido algunos fallos que sentaron jurisprudencia en la materia.

En el día de ayer, fui notificado de un fallo de la Sala IV Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo de la Capital Federal, en autos “Benitez S. D. c/ T.R.F. y otros s/ despido”, donde al revocar parcialmente una sentencia de primera instancia, comienza a cerrar el cerco de aquellas personas que mediante diferentes artilugios legales lograban finalmente eludir el accionar de la justicia.

Efectivamente, habían empezado por armar “personas jurídicas” (sociedades anónimas, s.r.l., etc.) sin patrimonio, con el único fin de eludir la responsabilidad legal ante eventuales pleitos en su contra.

Dado que la ley comercial separa el patrimonio de los socios de la responsabilidad de la sociedad, lograban cómodamente su objetivo: Eludir el cumplimiento de la sentencia a través de una sociedad condenada que terminaba incumpliendo por carecer de patrimonio suficiente ó presentar su quiebra sin mayores inconvenientes para los verdaderos dueños que se escudaban detrás de ellas. Varios de los cuales sí lo tenían y en abundancia, pero la mencionada ley comercial funcionaba como freno para avanzar sobre los mismos.

La dinámica de la jurisprudencia de la Justicia Laboral hizo que en casos de “fraude laboral” comprobado (trabajo en negro por ejemplo) se levantara el velo societario, haciendo solidariamente responsables del cumplimiento de la condena no sólo a la sociedad sino también a los socios que la integraban. De esta manera, parecía que el “negocio” de burlarse de la justicia se empezaba a acabar.

Pero dado que el "ingenio" no se agota cuando de eludir el accionar de la justicia se trata, algunos empresarios acudieron a otra figura legal: la del “Apoderado General de Bienes” de una sociedad.

Es decir, en vez de integrar la sociedad como presidente, vice ó directores, y correr el riesgo que la condena los alcance en forma solidaria, decidieron mantenerse por fuera de la estructura societaria, no integrarla y sí en cambio retener el poder total de la misma a través de un “poder amplio de administración y disposición” que la misma empresa le extendía.

Pero en el día de ayer, fui notificado de una sentencia de la Cámara de Apelaciones que sienta una nueva y más amplia jurisprudencia sobre el tema. Ya no sólo se levanta el velo societario para alcanzar a los socios, sino que en este caso extendió la responsabilidad condenando solidariamente al "Apoderado" de la empresa, que en la práctica, era el único y verdadero dueño del giro comercial y empleador del actor.

De no ser así, probablemente mi cliente -el trabajador demandante- hubiera tenido una sentencia favorable pero que sería a la postre de cumplimiento imposible por falta de patrimonio de sociedades que son usadas como escudo ó “hombres de paja”.

Creo que esta nueva jurisprudencia es sumamente loable porque aquella persona que acude a la facilidad de constituir una sociedad comercial con el fin de eludir el accionar de la justicia ahora lo deberá pensar dos veces.

Parece que en la Argentina, algunos jueces han comenzado a correr su propio velo en el mejor sentido de la palabra para ver el funcionamiento de la realidad y estar a la altura de las circunstancias, con soluciones concretas que sean de cumplimiento efectivo.

En lo personal estoy feliz porque además de ser el apoderado del actor, creo que es un acto de justicia que la sentencia condene no sólo a la empresa sino también, para esta parte, al verdadero y único responsable de la acción, además de sentar precedente para el futuro que le dará mayor respeto, coherencia y efectividad al Poder Judicial.


6 comentarios:

miralunas dijo...

me deja decirle Colega, por un ratito, nomás?

eso sí, despues quiero sentarme a su lado, en el zaguán. sólo para mostrarle a las chicas del barrio el lindo tipo que se sentó a mi lado.jap jap

(gracias, magah!)

Javier dijo...

Genial Ricardo! te felicito! Estamos hartos que los juicios durente tanto y muchos nunca se cumplan. Abrazo.

Ricardo Fasseri dijo...

Claro Miralunas! usted es colega, y no hay problemas para conversar de estos temas que son tan buenos para que cada que cada vez queden menos sentencias colgadas en un cuadro y se cumplan! Gracias por el elogio, no exagere! jaja.

Charo dijo...

Me alegro mucho por vos y, sobre todo por el justiciable.
Al margen, cada vez que te leo pienso en que no tenés el típico perfil de abogado, para nada (es un piropo, aclaro).
De parte de otra colega que ejerce del otro lado del mostrador.

monica dijo...

Buenisimo rish !!!!

Ricardo Fasseri dijo...

Gracias Charo! no tengo idea en qué juzgado trabajás, pero entonces seguramente comprenderás muy bien la importancia que las sentencias además de ser justas se cumplan. Y este tipo de fallos son un avance significativo.
Con respecto a mi perfil es cierto, que no soy el típico abogado y gracias por considerarlo un piropo, de todas formas lo soy, sólo que me parecía un poco pobre quedarme solamente encerrado en ese rol, la vida es mucho más rica y amplia. Saludos

Gracias Mónic!