domingo, 18 de julio de 2010

DEMANDA Y DESEO

-

Demandamos lo que queremos, ó lo que creemos que queremos.

La demanda es un querer débil, no fundamental, casi un pedir por pedir...

Una frase popular dice “ten cuidado con lo que deseas” -yo diría con lo que “demandas”- porque un día podés llegar a tenerlo”.

Si pedís algo que realmente no querés podés encontrarte en problemas cuando se te cumple.

Es que podemos hasta llegar a demandar cosas que ni siquiera queremos.

El deseo es otra cosa, es un querer fuerte, movilizante.

El deseo es algo que nos guía, nos da sentido, pero también revoluciona y suele dar miedo atravesarlo.

Muchas veces se confunde demanda con deseo, y son cosas distintas.

La demanda es más fácil de satisfacer, y el problema de llegar a hacerlo por completo es que nos dejaría de cara frente al deseo. Algo mucho más complejo, perturbador y más difícil de ver y satisfacer.

Porque quedar uno mismo, ó dejar al otro en frente al deseo complica.

Puede ser maravilloso ó también traer frustración, porque la satisfacción del deseo suele ser mucho más compleja. Siempre incompleta, parcial, y pide asumir parte de frustración para poder disfrutar de la energía y placer que desata permitirse vivirlo.

Termino entonces dándole una tercera vuelta a la frase que cité al principio: “ten cuidado con satisfacer la demandada porque te podés llegar a encontrar con el deseo”...
-
Y no todos saben bien qué hacer con el.


La foto es mía.
Gracias Vivi Fant por la colaboración.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

El deseo es un querer fuerte y si de querer se trata,subyace en el corazón y el corazón nunca se equivoca ni es dubitativo,el problema es cuando analizamos con la mente cuestiones que no le competen,creo.
De donde es la foto?está buena!qué es?
Beso
Kary

Pablo dijo...

Me pareció muy interesante leer lo que escribiste. Yo tenía una idea del deseo que fui entendiendo mejor con el tiempo y la terapia. Antes pensaba que era algo siempre estimulante, fuerte, que impulsa, pero desconocía que viene también acompañado con miedo, a veces tan fuerte que ni te lo deja ver ó atravesar como decís. Muy buena la foto tb. Tengo la misma duda que Kary sobre el lugar. Saludos

Anónimo dijo...

Usted es psicoanalista??? O tiene muchos años de análisis encima?? Lo sigo, muy interesantes sus escritos

Ricardo Fasseri dijo...

No, no soy psicoanalista. Sí tengo muchos años de terapia encima, algunos golpes y en este caso surgió de una charla con mi amiga y genia psi Vivi "Fant" quien me ayudó a darle forma a lo que pensaba y sentía. Gracias por seguirme y cuando quiera se me anima con el nombre, ok? Saludos.

A Kary si, está en el corazón cuando se hace escuchar y no lo tapa el ruido de la mente.

A Pablo bienvenido! y a mi me pasó lo mismo, tenía un estado idealizado del deseo y no sabía que a veces se nos presentaba de formas difíciles de encarar. Por suerte hoy me le animo! Abrazo.

Ah! a todos, la foto es de un faro en la costa uruguaya...

miralunas dijo...

en el color del deseo también está en el color de la pasión,lo ha sentido así?

abrazos!

Ricardo Fasseri dijo...

Sí claro! una vez que te le animás y entrás a jugar con el explota la pasión, la energía, el entusiasmo. Abrazo

Lourdes dijo...

Una vez leí una frase y la tengo en el nick desde entonces...

"A lo único que le teme el hombre es a su propio deseo"

Me pareció genial...

Está bueno tu post, invita a la charla.
Saludos!

Magah dijo...

"Ten cuidado con lo que pides que puede que te sea dado"...y si se te da, suele pasar que nos quedamos sin que demandar y hay que hacerse cargo de lo dado.
Mientras demandamos y no obtenemos, la lucha está puesta en eso, al momento de que se te es dado hay que ocuparse y bancarse el miedo, enfrentarlo y vivir en el deseo, en la satisfacción de lo obtenido, pero resulta que muchos, pero muchos preferimos quedarnos en el goce padeciente.

Ricardo Fasseri dijo...

Muy bueno Magah!

Galocha dijo...

Una de mis frases-faro es esta: ¿Y si aquello tan temido fuera en realidad aquello tan deseado?
Lindo Drexler.
G.

Vivi dijo...

Gracias por la mención! Se me viene una poesía de Pizarnik,
SOLAMENTE
"ya comprendo la verdad
estalla en mis deseos
y mis desdichas
en mis desencuentros
en mis desequilibrios
en mis delirios
ya comprendo la verdad
ahora
a buscar la vida."
Que en psicoanalisis real sería algo asi como "Espantemos los fantasmas, que la vida esta en otro lado" Y tampoco habla de felicidad; apenas de estar bien. Que asi sea!

Vivi dijo...

Ahhh, y les recomiendo un libro: "La naturaleza del amor" de Laura Fasce.