domingo, 4 de julio de 2010

LA SOBERBIA COMO ENFERMEDAD

-

Es sabido que no somos queridos en muchos lugares de Latinoamérica y en otros del mundo.

Algunos creen que es porque estamos en la punta de la pirámide de Niet, porque somos superiores y la verdad, creo, es otra.

Tenemos muchas cosas buenas. Muchas de las cuales sólo existen en este país, pero la bronca que nos tienen no es exactamente producto de la envidia como muchos creen, sino de nuestra “soberbia”.

Ayer, cuando escuché a Maradona en el precalentamiento del seleccionado argentino en el campo de juego hablando del equipo alemán con tanta displicencia y con un aire altanero que daba casi por sentada una victoria, comencé a ver que estábamos en problemas.

En definitiva, Maradona es ídolo de los argentinos porque fue el mejor jugador del mundo de todos los tiempos, pero también se lo “banca” por ese dejo de altanería mal trazada que también es representativa de nuestra actitud.

Una soberbia que es tan común entre los argentinos y tan perniciosa que diría que es una enfermedad

Creo que de una manera u otra, todos estamos involucrados en esta grave dolencia.

Muchas veces se lo limita a una actitud típicamente masculina, sin embargo no es así. O si es así, es fuertemente fomentada por las mujeres que además de criarnos, nos eligen muchas veces por admiración y “poder” más que por amor cuando se trata de pareja.

Esto ha generado en nosotros una falsa autoestima, que muchas veces esconde otras, entre ellas, inseguridad, falsos presupuestos y creencias de lo que es la fortaleza ó ser fuerte, falta de identidad y sobre todo, un grave problema cultural: no tener lo suficientemente claro que la soberbia es una enfermedad.

Una enfermedad que para la sociedad Argentina ha tenido y tiene un costo muy elevado.
-
Que culturalmente está aceptada inconcientemente como símbolo de valor pero que nos empobrece, y que lamentablemente parece, se ha vuelto crónica…


La pintura es de Edward Aldrich

6 comentarios:

enTINTAda dijo...

Muchas veces los del interior (los de las provincias) neutralizamos ese concepto .... Pero es cierto que estamos signados por esa arrogancia. Saludos desde Mendoza.

Anónimo dijo...

Creo que es muy cierto lo que dices. Trabajo en hotelería y veo algunos argentinos tan soberbios que a veces se llevan las peores habitaciones. No lo veo tan limitado a los hombres, creo incluso que las peores en ese sentido son las mujeres argentinas, y ustedes se la bancan! Saludos desde México, Juana.

Programa de Desarrollo Psicosocial dijo...

Escuché decir tantas veces, ¨que linda es Argentina, lástima que está llena de Argentinos¨. Aún así he encontrado gente maravillosa en tu país y voy cada vez que puedo.Argentina es adictiva, es una necesidad, rescato lo bello, lo que me sirve y ya no me estreso.Carmen

LOL dijo...

Muy interesante lo que redactaste.
Lo único que no coincido es, por un lado: somos criados por ambos padres (mujer-hombre) los que tuvimos la suerte de tenerlos presentes en nuestra infancia, y por otro lado: amar conlleva necesariamente cierta admiración del otro - tratese de una mujer hacia un hombre y viceversa - que no tiene porque traducirse en poder-soberbia, como lo planteas en una parte; creo que es más un tema de como desenvuelve cada quien cuando se siente "admirado" o con "poder" y como lo exterioriza.

Muy buenos tus últimos escritos, pareceria que estas en una trancisión.Felicitaciones.

Saludos

Ricardo Fasseri dijo...

Si Betina, pareciera que en el interior la gente fuera menos soberbia. Será por una diferente educación ó una cuestión ambiental? Eso se podría dilucidar viendo si cambian ó no los que vienen a vivir a la Capital... No conozco tú provincia, dicen que es muy linda y diferente. Espero pronto conocerla y por tú intermedio agradezco a toda la gente del interior que desde hace un par de semanas no deja de aumentar el ingreso al blog. Muchas gracias! me ponen muy contento!

Juana, tampoco merecemos que nos traten tan mal! todos tenemos nuestras cosas. Cuando quieras contame en qué país trabajás y como diría mi querido Gustavo Cerati "no seas tan cruel"...

Carmen, me alegro que como extranjera tengas tan buen concepto de nosotros y esas lindas experiencias. Siempre hemos tratado muy bien a la gente que viene de afuera.

Vale tú aclaración LOL, que somos criados por padre-madre. Me dá la impresión que la cuestión de la admiración y poder viene muy de lo femenino y los hombres somos funcionales, pero es una opinión abosolutamente personal. Con relación al "poder en la pareja" me leíste la mente. Estoy escribiendo sobre eso.
Cuando quieras contame si esa imágen es tuya y cómo la hicistes.

Besos y gracias a todos por leerme aún cuando no estén de acuerdo. Yo escribo realmente para todos y sólo trato de ser fiel a lo que pienso y siento aunque pueda estar equivocado.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en ciertas cosas no en todo, yo he conocido muchos argentinos y la mayoria (no todos) son soberbios, lo que no se que porcentaje de argentinos son soberbios y que porcentaje no lo son. saludos desde EL SALVADOR, centro america