miércoles, 21 de julio de 2010

EL PODER EN LA PAREJA.

-

Hablamos de Poder en la política, en la empresa, en la economía, en la sociedad, pero qué pasa dentro de una pareja? Existen relaciones de poder? Sin dudas.

Acaso eso significa que alguno de los dos esté sometido al otro? No necesariamente.

Entiendo como "poder" dentro de la pareja a aquel que uno de ellos obtiene por diferentes circunstancias relativas al proceso de crecimiento y a las variaciones propias del deseo.

Hay momentos en que uno quiere más que el otro. Es inevitable.

Pero suena un poco feo hablar de “poder” en una relación de amor no? Sí, pero es una realidad. Está presente en toda relación humana.

El problema es qué hacemos con el poder?… Cómo lo utilizamos cuando lo tenemos. Esa es la clave.

En una pareja como en la vida, el poder no es estático. Se va “alternando” entre uno y otro a lo largo del tiempo, y parte del éxito de la relación, al igual que pasa en la política ó en la amistad, depende también del buen ó mal uso que hagamos del mismo.

Si la persona que tiene en ese momento mayor poder rompe las reglas, los códigos, sin dudas está haciendo un mal uso del mismo, y eso no sólo conspirará contra la pareja, sino contra toda relación humana donde se produzca. Sea del tipo que sea.

El error de aquel que tiene el “poder” y abusa del mismo es pensar que será un hecho aislado, que podrá gozar de sus beneficios sin costos. Pero es una fantasía ó un estado de falta de consciencia.

En realidad la vida en este aspecto es implacable. Así como el “poder” se alterna dentro de una pareja, también se alterna en la vida misma. Quien hoy lo tiene mañana lo padece.
-
El Poder mal utilizado conspira contra todas las relaciones. Destruye, daña y te vuelve.

Porque como muestra “el efecto mariposa”, todo está relacionado.



Imágen de Google.

6 comentarios:

Cecy dijo...

Claro que esta relacionado.
La palabra poder da miedo.
Porque siempre esta relacionada con hacer daño.
Y en el amor, ya sea en cualquier relacion debe usarse "con amor"...
Y amor es querer que el otro sea siempre mejor persona a nuestro lado.

Y ya. Escribi demasiado.

Un beso.

Julieta dijo...

Es así Ricardo, dentro de una pareja tb se juega el Poder. Negarlo es no ser consciente, utilizarlo mal, hacerlo mal, hacer mal al otro, cuando hasta podría ser un buen motivo de juego. Buena tú observación. Saludos.

miralunas dijo...

como decíamos ayer..., je.
el arte de amar es un arte de poder, también. pero es como usté dice, un arte de códigos también.
el artista también lo ha leído, para que la charla tenga su moñito, y comparte todo lo dicho.

saludos, querido Ricardo!

Javier dijo...

Es un tipo de poder diferente al resto, pero lo hay y el gran problema es no tener noción porque podés causar estragos. Abrazo

enTINTAda dijo...

Si pensamos que el poder es unívoco y reside en uno de los personajes entonces hablamos de una relación amo/esclavo. Me gusta pensar que el poder se condensa en los saberes, en las actitudes, en el imaginario de uno y otro intermitentemente ... es decir, a veces y en determinadas circunstancias el poder es de uno y en otras, del otro. Saludos.

Magah dijo...

Pensarlo alternante, a veces de uno y otras del otro.
Pensarlo como que uno lo otorga en sus lados mas flacos para que el otro, en el amor, sepa "bienusarlo".
Cuando quien se adueña de él, lo usa desde la soberbia, como bien dice Javier, puede hacer estragos.
El maltrato psicolólogico es un ejemplo.