viernes, 30 de julio de 2010

LAS LEYES QUE VIENEN?

-


A partir de la sanción de la “Ley de matrimonio homosexual” parece haber quedado habilitado el debate de nuevas leyes “tabú”. Como la despenalización del aborto, el cambio de sexo, la legalización del ejercicio de la prostitución y la marihuana, cambios en la ley de adopción, etc.

Tal vez el debate más fuerte se dará con relación a la despenalización del aborto. La Iglesia aún no ha digerido bien la reciente modificación de la ley de matrimonio como para que en un Estado que “sostiene” al culto católico en su Constitución Nacional pueda sancionar una nueva ley de ese tipo, al menos en el corto plazo.

Creo que la reacción de la Iglesia sería diferente ya que la homosexualidad es un tema que ha llegado a tocarla de cerca, pero el tema del aborto es casi una cruzada mundial para esa institución y el consenso social no es el mismo.

De cualquier forma el tema se ha instalado. España la ha sancionado y el Uruguay también, aunque un veto sorpresivo de Tabaré antes de dejar su gestión no le haya dado aún vigencia.

Sin pretender abrir un debate profundo sobre el tema, quisiera hacer algunas consideraciones sobre el mismo:

1- En primer lugar, no se trata de otorgar un “derecho” a la mujer para que aborte, sino de despenalizar su accionar. La diferencia parece sutil, pero no es menor, porque la situación actual es que al padecer que toda mujer afronta cuando decide abortar, se le suma una la ley que la considera delincuente, condenándola por lo tanto a actuar también en la ilegalidad.

2- La ley no crea la realidad, en todo caso intenta regularla. Es decir, no hay ni habrá más abortos porque se sancione ó no la ley.


Los abortos se practican desde antes de ser penalizados, y se siguieron haciendo luego. Es decir, se hacen por miles todos los días con ó sin ley.

3- La cuestión pasa por si el Estado va intervenir, regular y hacerse cargo de una realidad ó va a dejar el tema en manos de la regulación que la clandestinidad hace de hecho.

4- Una buena ley que incluya la despenalización del aborto no tiende a permitir que cualquiera lo haga. La idea fundamental es regular una realidad existente de manera tal de poder llegar a ella.


Esto implicaría que la mujer no sea considerada criminal si lo hace bajo determinadas circunstancias, tiempos, formas y condiciones.

Tiene como principal ventaja reducir la cantidad de muertes y esterilizaciones producidas por la mala atención médica recibida, y fundamentalmente, intentar eliminar la "discriminación" existente entre mujeres que tienen medios económicos y culturales y las que no. Donde las primeras pueden acceder a centros sanitarios más seguros y con menor grado de riesgo para su salud que aquellas que no lo tienen.

5- Nadie que no quiera deberá hacerse un aborto. El derecho a la vida y a la libertad de consciencia nunca será modificado.


6- Regular una situación existente no significa convalidarla. Antes bien, podría ser una forma de intentar mejorarla.

La despenalización implica en los hechos aceptar la existencia de una realidad, y es el primer paso para poder entender y en todo caso, modificarla de forma más eficiente si se quiere.

Con la criminalización de la mujer que aborta no hay forma de llegar a conocer las causas, magnitud y características del fenómeno.

No se pueden hacer estadísticas, zonas de incidencia, estudios ni evaluación de intereses en juego. Es decir, no se puede hacer nada para disminuir el número de abortos que hoy día se practican ni evitar la discriminación social implícita comentada.

Quienes estamos a favor de la despenzalición del aborto no estamos a favor del aborto.


Creo exactamente en lo contrario. El aborto es un hecho lamentable y deja graves secuelas de toda índole, pero con negar la realidad ó condenarla no se gana nada y se pierde mucho.

Antes bien creo que aceptando una realidad se puede hacer más. Hacer prevención con políticas de Estado. Porque de hecho, una de las principales causas y medidas que se podrían adoptar tienen que ver con la "educación" y promoción social antes que con el castigo estatal.

En tal sentido aceptar y regular esta realidad tiene, para quienes así pensamos, mayores beneficios que negarla.


Estar a favor de la despenalización regulada del aborto no es estar a favor de algo tan terrible y doloroso. Es ante todo empezar a hacerse cargo.


Qué opinás?



La foto un pañuelo de seda de Google.

6 comentarios:

rodrigo dijo...

Bueno Ricardo, que interesante el tema,, Yo no estoy de acuerdo con el aborto,, mientras digo eso siempre se me viene la pregunta,, ¿Y qué pasa con las mujeres abusadas?, la reflexión en silencio que me hago es la siguiente,, "Ojalá hubiera una ley que proteja, pero en serio estos casos", he escuchado mucho sobre los procesos que pasan las mujeres violadas y su toma de decisión.. y también he escuchado a mujeres que han adoptado el hijo abandonado por mujeres abusadas.. ¿Qué queremos tapar, de qué queremos huir?, Es más terrible no hacer nada o penalizar el aborto?, creo que primero sería bueno aceptar una realidad, creer en las historias de estas mujeres, creer que esto ocurre y a diario, hablar más que campañas de concienciación, buscar regularizaciones, acercarnos a los casos, las causas,, para hacer buenas campañas de prevención y cuidado..

Programa de Desarrollo Psicosocial dijo...

Opino como vos Ricardo pienso que al regular esta situación podemos lograr que según contexto, situación y circunstancias una persona tenga la opción de hacerse cargo y responsabilizarse de la desición libremente,que de echo no es fácil.Lo digo en principio por mujeres incluso casi niñas que han sido vulneradas en su dignidad y otros casos de probada negligencia.En ningún caso el aborto es un derecho ni tiene que ser de práctica indiscriminada. Excelente tus apreciaciones, Carmen

Anónimo dijo...

De acuerdo con la despenalización y como vos bien decís,no es estar a favor.
Beso
Kary

miralunas dijo...

linda su valentía en la opinión. aunque a veces no coincida, siempre me gusta eso de usté, ya sabe.
y ahora también, en lo que estamos en total acuerdo.
pero como soy mujer, y acaso por eso mismo, voy un poco mas lejos en los "considerandos".
igual, celebro este post y ser su colega (también lo sabe).
saludos!

Julia dijo...

Concido totalmente contigo!

MARCE dijo...

RIC...NO "SON" JUECES
"TRABAJAN" DE JUECES...
que no es lo mismo.