lunes, 30 de agosto de 2010

ADRENALINA

-




Workaholics, riesgo, emoción, evasión, deportes realizados al extremo, "deportes extremos", imposibilidad, falta, Poder, dinero, materia... Parece que la vida ya no nos excita lo suficiente.

Buscamos adrenalina en todas partes. Rompemos códigos. Buscamos relaciones imposibles y desechamos las viables. Trotamos por los bosques en busca de endorfinas, aventura, ponemos toda la cabeza en el trabajo, en los viajes, en la cocaína, en el alcohol, en la evasión… Queremos evadir a toda costa enfrentar la vida real.

Como si ésta no nos alcanzara, como si no fuera capáz para darnos felicidad y excitación suficiente y la buscáramos todo el tiempo "afuera". Como si así nos aseguráramos quedar lejos del dolor, de la tristeza.

Muchos padres que viven así, se sorprenden que sus hijos necesiten del alcohol para “la previa”, para salir, para divertirse…

No me interesa un enfoque moralista ni las causas de cada caso en particular, pero en todos creo que pasa lo mismo: se aburren. Están aburridos de sus vidas…

Que se aburren como “chicos”, porque no la pueden enfrentar ó no quieren enfrentar su realidad.

Que buscan cualquier forma para "evadirse", para evadirla, para no hacerse cargo de la misma, para no sufrir. Tal vez -lo más triste- hasta para no sentir…

Tenemos adrenalina en nuestro cuerpo en cantidades suficientes hasta para morir
, y tan cerca como nuestra vida. Pero algunos prefieren evadirla y buscarla en otro lugar, afuera, bien lejos...

El verdadero desafío está en lo podemos hacer con nuestra "propia vida"acá. Ella no está en otro lugar, afuera, ni lejos… Sólo necesita que la vivamos, que nos animemos, que podamos aceptarla y enfrentarla.

Esa es la gran aventura. La única aventura real, posible, la de nuestras propias vidas…

Te parece poco como para estar evadiéndola todo el tiempo?



La foto es de Micaela Seeber.

11 comentarios:

sonoio dijo...

creo y muy timidamente arriesgo a decir que esta busqueda está más unida a un concepto antropológico de la fiesta, de ese dionisimo perdido en una sociedad aséptica...
me parece que es un tema bastante más complejo para desarrollarlo en un comentario

bueno saludos

Magah dijo...

Me parece mucho, suficiente y es màs, vale la pena.
Tal vez haya sido un pico de adrenalina de andar buscando la vida cuando en realidad se nos ofrece en las cosas simples, a las cuales solemos no verle el encanto
La foto es increìble!

Abrazo Maguito!

Yanina dijo...

Creo que a veces hay tantas opciones, que uno quiere todas.. y al pretender abarcar tanto,nos olvidamos de la escencial, perdemos el eje, que es nuestra propia vida,
pero siempre hay una señal para el que busca y está atento, y se puede volver!

Buenísimo el post >Ricardo, como siempre!

Poli dijo...

Pensé que la foto era tuya! Digo, tipo cornisa, que susto... en parte tenés razón, demasiado extremo no va, no le encuentro sentido... pero uno siempre busca ir más allá de lo que es, y por eso condimentamos una vida que de por si ya es una aventura. Beso.

Santiago dijo...

Sí a veces parece que tuviéramos que vivir al borde de la cornisa para evadirnos ó encontrar el sentido de la vida. Muy buena y fuerte la foto!

Ricardo Fasseri dijo...

Poli, en mi adolescencia me pintaba una uña del pié así que podría ser el de la foto... ja. Esa foto es de Mica Seeber, una amiga e hija de un fotógrafo reconocido que tiene tal vez el mejor libro de fotos que se haya hecho del Tigre, y tiene mérito porque además de simbólica está tomada con un celular. Beso

Anónimo dijo...

Leíste "La Era del vacío" de Lipovetsky?

Poli dijo...

ja! no me referia a que era tu uña, que la habias tomado vos...Micaela me dió algo de vértigo, y eso q no tengo.

monica dijo...

Creo que la sobreexcitacion en los adultos es solo un intento de huir de la angustia, de la depre, del vacio, de la soledad.
Un extremo solo podria ser compensado por el limite opuesto.
No se si es exactamente evasion, tal vez sea intentar sentir en forma artificial lo que se desea, porque naturalmente no se puede. Los chicos hacen la previa para mas tarde sentirse y mostrar a los demas felicidad y diversion. No evaden en ese momento problemas (pero si el que es solo un estado provocado artificialmente e irreal).

Anónimo dijo...

Un poco de adrenalina en la vida no está mal, el problema es cuando lo hacés para evadirte porque ahí no avanzás. Es cierto que hay hasta adictos a salir a trotar y cuando no lo hacen se deprimen! abrazo. Kiki

Ricardo Fasseri dijo...

Anónimo, "La era del vacío" lo leí hace muchos años, estaba bueno pero no recuerdo bien lo que decía ni cómo lo relacionás con lo que escribí.

Sí Poli, etendí, beso.