viernes, 20 de agosto de 2010

CORAZÓN DE CRISTAL


-

Una de las veces que amé creí ver representado en un corazón a la mujer que amaba. En ese caso era una obra artística de cristal tallado con fuego en San Francisco, en donde la luz se descomponía en mil colores... Me pareció simbólico, representativo, genial, y se lo regalé.

No siempre uno encuentra un corazón que represente el amor a una persona, ó un amor que esté representado en un corazón, pero cada vez que uno siente amor sin dudas lo siente alojado en ese lugar.

Por eso late más fuerte, puede dar taquicardia por miedo ó excitación. Te podés desmayar, sentir muy bien ó muy mal.

Te puede hacer más grande ó más chico el corazón.

Te podés morir ó vivir de amor...


La imágen es de un corazón de acrílico de Diego Manuel.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

quiero uno..............

Poli dijo...

Eso, se puede vivir de amor o morir... mejor VIVIR, con todos los matices y acordes. Siempre es mejor un amor que engrandece... lindo acrilico-corazón.

miralunas dijo...

ay... un corazón de cristal!... no, mejor un corazón de puro corazón que es mas fuerte, para no morir de amor, que si los dejás, hay amores que matan

eso sí, desmayar de amor!...mmmm!


saludos, Ricardo!

Julieta dijo...

Si, son todos muy lindos pero el de acrílico medio artificial, el de cristal muy débil, el de verdad produce todo lo que decís cuando es de verdad, pero es lo real! Yo me juego por un amor real, con muchas palpitaciones, sudor, dolor, amor!

Magah dijo...

Es verdad, uno siente el amor alojado en algún lugar del cuerpo, la aparición o ausencia de sintomas físicos, son una objetiva manera de tomarle el pulso al sentimiento, de hacer un diagnóstico e inclusive, con el permiso de los médicos, de automedicarse, ya que quien mas que uno mismo sabe que hacer con eso que está sintiendo. Ja aunque después no lo haga.

Abrazo directo al corazón!

Azul dijo...

Qué lindo lo que contás Ricardo! Yo tb quiero uno! abrazo.