miércoles, 18 de agosto de 2010

EL LADO OSCURO DE LA ECONOMÍA...

-


No adherí a ninguno de los análisis agoreros que pronosticaban una catástrofe económica. Simplemente porque no la veía y por otro lado, quiero que a todos los gobiernos les vaya bien porque es la única forma que nos vaya bien a todos.

Hoy día veo que dichos pronósticos negativos han mermado, tal vez por una gran cantidad de datos positivos que arroja la economía.

Hay índices de actividad y consumo realmente altos, el Banco Central alcanzó niveles records históricos de reservas, la actividad inmobiliaria sigue en alza, la fabricación y venta de autos tanto nuevos como usados también, hubo cosecha record, recaudación altísima y los índices de desocupación se mantienen bajos. Pero como la luna, la economía también tiene su lado oscuro, su contra-cara.

En primer lugar, hay un alto grado de inflación no reflejado por los índices oficiales.

Esta inflación no es real ni siquiera en las estimaciones privadas más independientes, porque lógicamente, no se tiene en cuenta que la mayoría de las tarifas son artificiales, se encuentran subsidiadas por el Estado.

Esto quiere decir que si realmente las mismas se sinceraran el índice inflacionario sería aún mayor, y dado que parece difícil sostener por mucho tiempo más esta situación, en el mediano plazo las tarifas subsidiadas terminarán por sumarse a la inflación.

Para dar ejemplos de la magnitud del problema, el pasaje de subtes tiene una subvención de $1,20 por cada pase, los colectivos reciben $ 20.000,- por unidad por mes, Aerolíneas Argentina “re-estatizada” tiene una subvención ó pérdida, cercana a los 2 millones de dólares diarios. Ni hablar de las tarifas de electricidad, gas y combustibles que en algunos casos están en un promedio inferiores al 50% de su valor real. Hasta la harina es subsidiada por el Estado!

Hay que tener en cuenta también los problemas futuros que podría dejar esta gestión, porque el dinero de la estatización de las AFJP no se sabe bien con qué criterio de rentabilidad se está utilizando.

Si bien pareciera que tiene como destino activar la ya recalentada economía, no es menos cierto que a futuro el Estado deberá hacerse cargo de esos jubilados, y para eso tiene que haber prestado el dinero a tasas rentables para que no haya un nuevo quebranto.

Ni hablar de programas estatales sociales que algún día deberán ser reemplazados por empleo genuino, ni otros como “Fútbol para todos”, que en realidad el Estado distrae dinero en asegurar que todos los habitantes tengan acceso a ver fútbol antes que tengan acceso a la educación, salud, seguridad y justicia.

Reitero, no me sumé ni me sumo a quienes auguran una catástrofe económica, pero en estos momentos de cierto alivio siento que es necesario advertir sobre “lado oscuro” de la situación económica actual, en la cual la inflación es el principal problema.



La foto de la luna es mía.

3 comentarios:

miralunas dijo...

ni que lo digas!

deje mensaje en tu correo.
lo leeras pronto? gracias!

abrazo

Mariano dijo...

El tema es que el gobierno sólo ve dos posibilidades, estabilidad de precios con recesión ó creación de empleo con inflación!

Ricardo Fasseri dijo...

Si Mariano, es así! pero es una falacia. Puede haber crecimiento con estabilidad de precios. Es más lento pero sustentable en el tiempo, sin sobresaltos inflacionarios y con progresivo aumento de la confianza en el país.

Ok Miralunas, ya te respondo.