sábado, 30 de octubre de 2010

EL FUTURO DE LA ARGENTINA SIN KIRCHNER

-
-


Muchos se preguntan qué será de la Argentina sin la figura de quien fuera el principal referente del proyecto “kirchnerista".

Por lo pronto no habrá mayores avatares económicos ya que se sabe que ni el sector empresario, ni el financiero, ni el agroindustrial –salvo cuando se devaluó- comparten este proyecto. Más aún, esperan un cambio. Con lo cual la muerte del ex presidente no le genera mayores inquietudes…

De hecho, los primeros indicadores económicos y financieros son positivos.

Tampoco creo que haya grandes problemas políticos, ya que el basamento de este Gobierno no era solamente la figura del ex presidente, sino un conjunto de sectores sociales a los que él supo alinear cuando necesitó aumentar su Poder recién llegado a la presidencia con el 22% de los votos.

Esos sectores están encabezados fundamentalmente por una porción mayoritaria del sindicalismo peronista de Hugo Moyano. A los que se le suman los beneficiarios del Estado, conformados por los destinatarios de planes sociales, jubilaciones de “gracia”, asignación universal, y la burocracia estatal típica de todo gobierno estatista que apenas tiene superávit genera un aumento desmesurado del empleo público, mejorando siempre sus remuneraciones por sobre la inflación.

A esos "beneficiarios" y sostenes del sistema, hay que sumarle un pequeño pero poderoso sector empresarial dignatario de los negocios con el Estado, las agrupaciones defensoras de los derechos humanos plenamente identificadas con este gobierno, y finalmente, una camada más reciente de artistas, comunicadores y empresarios de algunos Medios que se terminaron por inclinar a favor del “proyecto K” con la sanción de la nueva Ley de Medios Audiovisuales y algunas normas de protección de los derechos intelectuales y producción artística.

Con el basamento intacto de todos esos sectores -ó aún reforzado por el acrecentamiento de la figura del líder difunto- no habría mayores inconvenientes políticos para la continuidad de los planes de Gobierno.

El problema que puede surgir, es que al menos uno de esos grupos de apoyo –me refiero al sindical- que ya entró en efervescencia aún antes de la muerte de Néstor Kirchner, salga de la esfera de control del gobierno apoyado por algún sector politico opositor.

Esa “pata” del sindicalismo kirchnerista, se hizo fuerte gracias a las notorias conquistas que lograron para una parte importante de sus trabajadores agremiados –camioneros, encargados de edificios, algunos sectores públicos, automotrices, etc.- con apoyo del gobierno en paritarias.

Pero no todos los sindicatos obtuvieron los mismos privilegios… Ni siquiera todos integran la CGT. No todos tienen el encuadre sindical que pretenden (tercerizados) y no todos son peronistas. Ni siquiera la mayoría de los trabajadores están en blanco, y por lo tanto están fuera de los sindicatos y paritarias.

Todos esos sectores quedaron excluídos de los grandes beneficios sindicales, y vulnerables a los efectos de la inflación.

Con un creciente proceso inflacionario, un poder político más frágil y con elecciones presidenciales el año próximo, algún temblor político se podría generar. Sobre todo porque el sindicalismo ha tomado tanto poder durante este gobierno que ya expresó su voluntad de que el futuro presidente sea “un trabajador”… léase síndicalista y no todos están de acuerdo quien sería de la partida.

Por otro lado, el peronismo disidente querrá agrupar bajo la estructura de Duhalde a la mayor cantidad de opositores posibles. Desde De Narváez, Scioli, Felipe Solá, hasta el propio Macri.

Si lo logra, el peronismo disidente utilizaría las mismas poderosas armas de gobernabilidad que posee para oradarlo.

El resto de la oposición esta aún muy fragmentada y no le sobran energías para distraer en “ponerle palos a la rueda” de la presidenta de los argentinos.

En definitiva, tal como vino sucediendo hasta ahora y con excepción de las salvedades descriptas ó a algún sobresalto típico del proceso eleccionario que se avecina, estimo que la evolución del país seguirá más condicionada por el contexto internacional y el control de la inflación que se haga, que por las consecuencias de la muerte del ex presidente y líder del proyecto gubernamental.

Creo entonces que la Argentina seguirá con el actual ritmo de crecimiento económico, con mayor efervescencia política que la actual pero sin poner en riesgo la gobernabilidad ni los proyectos en marcha.

Lo que no se puede esperar de ninguna manera es que este Gobierno realice las reformas y/ó rectificaciones necesarias, superadoras del lugar al que hemos llegado.


Por eso creo que si queremos mejorar el futuro del país más que preocuparnos por la gobernabilidad debemos prestar atención a lo que hará la oposición de aquí en más.

De qué manera se agrupará, qué proyectos exhibirá, si acuidirá a las figuras de siempre ó aparecerán nuevas y más creíbles.

En definitiva, el proyecto del ex presidente en gran medida ha llegado a completarse, y la superación del mismo dependerá más de lo que suceda en el terreno de la organización de la oposición y su aceptación social, que de lo que haga el gobierno de aquí en más.

-

La foto es de Google.

7 comentarios:

Maxi dijo...

Me gustó tu análisis político, Ricardo. La única inquietud que queda por resolver es si todo se desarrollará en los normales rieles institucionales, o si la normal tristeza por una muerte despertará ira, bronca y agresión. En ese caso, habrá que acompañar el año que queda remarcando siempre el valor de la democracia y esprando que lo oposición no fomente algo que antes de la muerte de Néstor varios pedían, sería un descalabro... (y lamentablemten la historia argentina no nos tiene bien acostumbrados)

Y ni que hablar si esta congoja civil despierta el interés por mantener algo que ya va cumpliendo su ciclo y hay que buscar algo superador... Recordá que la mayoría de la población no está instruida para hacer este análisis político económico, y pueden dejarse llevar por el heroismo del que ya no está. Si Perón murió hace más de 30 años y se sigue reivindicando sus logros y la gente vota por el escudo en la boleta...

Veremos, ojalá todo siga funcionando y creciendo.

Te espero en mi blog no neurótico!

Abrazo.

Enrique dijo...

Buen análisis y muy claro! agradezco la información que brindás. Saludos.

Julieta dijo...

No crees que la oposición con mayoría en el Congreso no va a aprovechar a un año de las elecciones para votar proyectos que comprometan el equilibrio fiscal y compliquen al Gobierno, tipo 82% móvil, derogación de retenciones, etc.? crees que va a ser tan tranquilo? Saludos

Kary dijo...

De acuerdo con vos en varias cuestiones del análisis que hiciste,sobre todo en la del último párrafo.
Espero hacer una elección inteligente,veremos que pasa de aquí en más... mientras tanto desde mi rol social seguir haciendo las cosas lo mejor posible y...paciencia.
Llegado el momento,tengo a quién pedirle una opinión!
Besos

Anónimo dijo...

Te leo hace tiempo, me gusta que no ocultás tu posición pero hacés un intento muy grande de ser objetivo y contás con mucha información acumulada de años de estar en el tema. Espero verte pronto. Espero me recuerdes. Gabriel K.

Ricardo Fasseri dijo...

Sí Maxi, cuando un referente popular muere se torna más fuerte al igual que sus ideas, por eso en las guerras se evita matar a los lideres, para no convertirlos en mártires. No pensástes por qué Bin Laden sigue vivo? Quien intente desterrar esa idea generaría un baño de sangre. Es mejor dejar el tiempo pasar, pensar en positivo y en propuestas superadoras.
La oposición seguirá aprobando leyes que aunque sean justas y aplicables por unos meses, no son sostenibles por ahora en el tiempo. Las vetarán y el año que vienen insistirán y ahí habrá que ver el resultado de la elecciones presidenciales, por eso digo que en vistas al futuro, la pelota está más del lado de la formación de la oposición, algo que lo veo aún muy verde... Abrazo.

Kary, lo que hacés educando es la mejor forma de construir.

Gabriel, no tengo claro quien sos. Si querés escribime un mail. Gracias.

sonoio dijo...

hummmmmmmmmmmmmmmmmmm
respeto mucho tú posición e incluso acuerdo con la búsqueda de la superación del kirchnerismo, pero creo que esto sucederá dentro de las mismas filas o de la izquierda cercana al gobierno.
la oposición es manejable y no representa una alternativa nueva, sino más de los que sumieron al país en la crisis del 2001 (que por cierto nadie parece recordar o conviene no hacerlo)ellos, una alineación bastante sumisa a ciertos sectores financieros internacionales y poderes nacionales muy antiguos, no pueden representar lamentablemente una mejora. talvez se hable de institucionalidad, pero es hacer análisis europeos en un continente distinto...

abrazos!