jueves, 21 de octubre de 2010

LAS CONTRADICCIONES DEL ARTE POPULAR: De Diego Rivera a Basquiat.

-
-


El arte en general y el "popular" en particular, se caracterizó siempre por tener un alto grado de idealismo.

Por acompañar ó ser parte de movimientos sociales y/ó políticos preocupados por la desigualdad social, la identidad y el sufrimiento de los marginados.

En mayor ó menor medida, el arte y los artistas siempre mostraron ese interés y preocupación, pero tal vez pocos lo han hecho tan visible como los "muralistas" mexicanos.

Encabezado por Diego Rivera, Siqueiros y Orozco, trataron de incorporar al arte las características propias de ese "pueblo" que hasta entonces permanecía ajeno y oculto de la mirada artística.

Convirtieron la temática del nativo, del pobre, del marginal, sus costumbres y rituales en el centro de sus obras. Obras que además, la trasladaron al espacio público.

Una forma pictórica a la cual por su magnitud y ubicación todos tuvieran acceso a verla y disfrutarla.

Este movimiento tuvo su correlato político en la Revolución Mexicana, que dicho sea de paso, fue la primer revolución socialista del mundo, mucho antes aún que la Rusa.

De hecho, Diego Rivera frecuentaba a fervientes militantes revolucionarios ya instalados en México como la italiana Tina Modotti, la propia Frida Kalho, Siqueiros y hasta el mismísimo Stalin venido de Rusia.

Si damos un gran salto en la historia del arte hacia la actualidad, me viene a la mente otro artísta que provino y salió con su arte a la calle, me refiero a Jean Michel Basquiat.

Basquiat elevó el “grafitti” callejero a la categoría obra de arte, convirtiéndose en el mayor exponente del “neo-expresionismo”. Y lo hizo en un principio con tanta coherencia que hasta llegó a vivir y pintar en la calle, en zonas marginales, consumiendo heroína en proporciones tan importantes que lo llevó a la muerte a los 27 años de edad.

A esta altura se preguntarán cual es la relación que veo entre el arte y sus contradicciones, entre Rivera y Basquiat...

Y es que ambos, queriéndolo ó no, terminaron formando parte del jet-set, de esos grupo sociales de los que en un principio fueron contestatarios y hasta tal vez llegaron a detestar.

Así, Diego Rivera terminó pintando murales para Rockefeller ó la empresa Ford, y sus obras logrando más repercusión en los Estados Unidos que en cualquier otro lugar del mundo. Y el movimiento político representado por la Revolución Mexicana terminó casi en una pantomima política produciendo incluso mayor desigualdad y desilusión que la que ya había en los sectores marginados de la sociedad anterior.

Por su parte, Basquiat terminó exponiendo junto al fotógrafo Robert Mapplerthorpe, y trabajando con el afamado y excéntrico Andy Warhol.

En 1985 se convirtió en el primer artista plástico negro en aparecer en la primera plana del New York Times bajo el título “Nuevo arte, nuevo dinero”. Y ya antes aparecía con frecuencia en revistas de la "high society" como Vanity Fair, Vogue, Time ó Newsweek.

En definitiva, ambos para mí representan una contradicción que ví en muchos artistas. La diferencia entre el “discurso” y el final de su obra.

Creo por eso que el mundo del arte en algún momento debe hacer un sinceramiento intelectual, abandonando viejas ideas culposas y comprometerse con la sociedad en la que vive ya no con ideas cómodas y de aceptación popular, sino con aquellas que brinden a la sociedad la misma eficiencia y resultados que lograron con sus propios trabajos.

Tal vez de esta forma, respondo también a algunas inquietudes que me han hecho acerca de mi intento de juntar la sensibilidad, idealismo y creatividad artística, con las ideas y tendencias políticas que lejos de ser populares mejores resultados han dado a la sociedad.

En definitiva, me parece que tanto el arte como la política y el amor, lejos de ser contradictorios pueden ir de la mano. O al menos es ese mi ideal...


-
La pintura es de Basquiat (Sienna).

7 comentarios:

MAGAH dijo...

Impresionante hilado del tiempo, de la cultura, de las formas, de la realidad y sus protagonistas.

Tenès una cabeza impresionante, te admiro y si no te lo dije, date por enterado.

Abrazo!

sonoio dijo...

la diferncia esencial entre rivera y basquiat
es que el primero siempre siempre pertenció a la elite ilustrada, basquiat fué tomado por los galeristas neoyorquinos
y por más que haya pasado a ser parte
del glam arti, no trató de "educar", a vuelo de pájaro es posible relacionarlos pero no mucho más...
ahora
el arte la política y el amor pueden ir de la mano
ya que toda acción y no acción es política
agreguemos arte y amor

un abrazo!

Andrea dijo...

Me encanta Basquiat, q bueno que lo rescatáste! sus cuadros casi grafitis mezcla naif mezcla dureza de la calle me gustaron mucho desde chica y de Rivera siempre me gustó todo lo que rodeó su vida de pasión y locura. Es cierto que ambos terminaron siendo casi de una elite, recuerdo fotos de Baquiat con Warhol y creo que tb con célebres músicos de jazz. Buena relación el arte y los artistas tenemos a veces una especie de doble discurso inmaduro. Beso.

Ramiro dijo...

Pienso que sin ideales ó utopías el arte es imposible y la vida muy difícil. Pero cuando esos ideales se convierten en obstáculos para crecer tanto en el arte, como en la vida de una persona ó país estamos en problemas. Buena tu cita de artistas de diferentes tiempos pero q tuvieron su etapa de pueblo y calle, y su final más realista y glamoroso como contradicciones del mundo artístico. Saludos

Edel Rzepka dijo...

HOLA, me he encontrado con tú blog, porque tenes publicada esa hermosa obra de Basquiat. El tema en el arte es que: "el arte va de la vida, y el negocio del arte, de dinero".
Cuando sos un artista novel (desconocido) si queres protestar contra las injusticias, contra los poderes economicos, lo más habitual es que nadie quiera vender tu obra o publicitarte, ni siquiera en los concursos de arte que (supuestamente) son totalmente libres (no tienen presiones para elegir al ganador...) PORQUE JUSTAMENTE, LA GENTE QUE COMPRA ARTE ES AQUELLA QUE PROVOCA GRAN PARTE DE LAS COSAS QUE SE DESEAN DENUNCIAR....

Ricardo Fasseri dijo...

Hola Edel, yo no creo que el arte sea solo denuncia. También es amor, naturaleza, juego, sensualidad, singularidad, contradicción, dolor, etc. pero cuando se trata de denuncia, sin dudas lo que decís es muy interesante. Recuerdo siempre las contradicciones en la que se veía inmerso Diego Rivera, como haber tenido que eliminar la figura de Stalin del mural del Rockefeller Center. Saludos y bienvenida/o.

Ricardo Fasseri dijo...

Ah Edel, si querés mandame por mail alguna de tus obras. Si me gustan al menos yo no tengo problemas en publicarlas.