lunes, 29 de noviembre de 2010

DOLOR Y PLACER

-


.



El dolor y el placer comparten fronteras.

Son sentimientos limítrofes…
.

.
La foto es de Robert Mapplethorp.

9 comentarios:

MAGAH dijo...

Exquisita frontera.



Que bien va esta foto. Que genialidad Robert Mapplethorp.

Programa de Desarrollo Psicosocial dijo...

Sobre todo en cuestiones del amor... y la foto es de una belleza que lastima Ricardo,, hablando de fronteras.. Saludos, Carmen

miralunas dijo...

extraña frontera esa, si.

me quedé pensando de que lado de la frontera hablaba esa imágen, pero este tipo Mapplethorp, siempre andaba del lado del placer, aún por desobediencia.

lindo post! lindo!
y lindo usté, claro. *_*

Anónimo dijo...

El placer de una canción doliente. Como abrir el pecho y sacar el alma, una cuchillda de amor... y uniré las puntas de un mismo lazo, y me iré tranquila, me iré despacio Fito Paez

Kary dijo...

Qué hermosa foto!

Santiago dijo...

Hay un libro de Sócrates (Platón) que dice por qué tendré que sentir el dolor de las medias ajustadas para que cuando me las saque tenga el placer de rascarme.

claudia dijo...

Y también está el goce del sufrimiento del que trato de salir.

Ricardo Fasseri dijo...

Muy interesante lo que decís Claudia porque justamente eso capta la relación fronteriza entre ambos. Creo que entre el post y los comentarios voy a volver a subir un post sobre el tema. Gracias a todos por los aportes.

carmeloti dijo...

El amor y el dolor como frontera, limitrofes, y vecinos... justo donde empieza el uno acaba el otro, o viceversa, da igual es un todo, pero merece la pena vivirlo.

He venido siguiendote el rastro por un comentario en otrò blog, y si francamente a veces hablamos de amor quien menos lo conozcamos, pero quizás conocamos su ausencias y lo que provoca.

Tengo pasaporte para los dos estados, como gustarme me gusta más el amor. Creo y defiendo el nosotros, que siempre se disfruta 24h más si las conviertes en 48 h compartiendolas con otro ser...pero a veces solo a veces para que pueda entrar el AMOR hay que estar preparado y dispuesto a cerrarle las ventanas al MIEDO, que más que un escudo es el GPS que nos indica el DOLOR.