miércoles, 8 de diciembre de 2010

AMOR-ODIO: La "moneda" del amor.

.


.



Cuesta aceptar que el amor y el odio sean a veces la contracara de una misma moneda.

Duele ver el paso inmediato del amor al odio. Como si esa moneda no pudiera sostenerse parada sobre su propio canto... Un canto fino, que para mi sentir, debiera ser un lado más. El lado intermedio.

Pero parece que cuando esa moneda intenta sostenerse en ese canto cae inevitablemente hacia uno de los dos lados: amor u odio.

Una relación entre aparentes “opuestos” que muchas veces terminan interactuando, mezclándose, girando en torno a la ambivalencia de dos de los sentimientos más fuertes que vivimos los humanos.

Lacán percibió de tal forma este fenómeno en sus terapias que creó un término para describirlo: “ODIAMORAMIENTO”.

Como sea, sigue resultando casi incomprensible y doloroso cada vez que parece no haber escalas entre el amor y el odio.

Que entre ambos existe una relación tan estrecha que muchas veces terminan confudiéndose. Siendo parte de los mismo.
.
De la misma moneda. De la "moneda del amor"...
.
.
.
La imágen es de Google.

9 comentarios:

An dijo...

Me parece que la otra cara del amor es la indiferencia.
Mientras exista odio, existirá una pasión como lo es el amor.
El tema es cuando del amor se pasa a la indiferencia: nada nos pasa, no hay siquiera un dejo de lo que antes nos hacía temblar, sufrir, disfrutar.

Cecy dijo...

Los opuestos que en breve puede convertirse uno en otro y viceversa. Sentimientos muy humanos o mejor dicho muy de uno. Cuando las cosas no son como queremos, o cuando ponemos en el otro eso que tanto deseamos y paf, el otro es algo distinto a mi que me cuesta entender, entonces que mejor que tirar la pelota afuera y odiar. Siempre me pregunto. ¿Se puede odiar aquello que se amo? Que difícil, me parece que me metí en camisa de once varas. Prefiero el amor sin tantos royos como debería ser.
Ay! nene que tema...

Un beso Ricardo.

Viking dijo...

El amor, no voy a decir nada de él. Nadie debería morir sin haberlo conocido.
Cuando el odio le pega una patada al amor es, porque algo sucedió, algo muy significativo que lo hizo posible.
Por suerte, el odio no es para siempre, al menos en mentes sanas, que no terminarán sus días alimentándose de él.
Saludos

MAGAH dijo...

Sin duda, las dos caras de una misma moneda.

Entre ellos solo un paso, de ida o de vuelta.

Ariel dijo...

Entiendo lo que decís, pero yo no lo veo ni ahí. Para mí el amor y el odio no tienen nada que ver. Son opuestos. Abrazo.

claudia dijo...

Igual es que necesitamos odiar para dejar de amar.

Ricardo Fasseri dijo...

Qué bueno todo lo que dicen! qué cierto es lo que decís Claudia!

Vero dijo...

Caray, el mismo día y otro comentario. Es que la contracara del amor es el miedo, dijo Freire. Y siento que tiene razón. El odio, si surge, es frustración impotencia o algo así. Bronca que pasa. Pero el miedo a quedar expuestos, frágiles, vulnerables, el miedo a que nos lastimen... ese no pasa a no ser que lo enfrentemos. Tener miedo impide que el amor crezca. Incluso mata a las parejas cuando deben encarar las dificultades que siempre hay al tratar de caminar hacia un mismo sitio sin dejar de ser quien se es. Amar no puede ir de la mano del miedo. Eso creo.

Ricardo Fasseri dijo...

Muy interesante tú aporte sobre Freire. Leyendo todos los comentarios me doy cuenta que usé la palabra "contracara" no como opuesto sino como parte de los mismo. Creo que allí radica la diferencia, y no hay contradicción con tu postura que además comparto. Lo opuesto es tal vez el miedo.
El resto coincido totalmente, y últimamente pienso y hablo mucho sobre estos temas. Por miedo a ser ser lastimados, exponernos ó sufrir, muchas veces levantamos defensas, huímos ó hasta llegamos a lastimar. Gracias por tú comentario, muy interesante!