domingo, 30 de enero de 2011

"PERROS DE MAR".

.
.





El título lo pensé en contraposición a “perros de la calle”. Esos que viven en las grandes ciudades, caminando sin rumbo, perdidos, nerviosos, alterados por los ruidos, los autos, las luces. Normalmente enfermos, mutilados y con caras tristes.

Los perros de los “pueblos de mar” en cambio, llevan otra vida. Una vida más parecida a la de sus pobladores, que viven en armonía e integrados con el entorno.

En esos lugares, la naturaleza los contiene. Se los ve por el pueblo, por los médanos, caminando sólos ó grupo exhibiendo su natural belleza, salud y siempre contentos.

Sus caras son otras. Muestran felicidad, trasmiten tranquilidad, se los vé plenos y amigables con todo incluyéndonos a nosotros, a los cuales no temen ni agreden.

El de la foto es uno de ellos. Lo ví y me fui acercando para fotografiarlo pensando que en cuanto me viera abandonaría su posición placentera en la que lo descubrí. Pero lejos de que eso sucediera, permaneció relajado y miró la cámara con la misma tranquilidad con que venía contemplando el paisaje anteriormente.

"Perros de mar", ojalá nunca sean de la “calle”…


.


La foto es mía y está registrada.

3 comentarios:

claudia dijo...

Qué cosas más bonitas escribes. (lindas como decís por ahí).

Me gusta la gente con esa sensibilidad especial.

Yanina dijo...

Ese perro más que de la calle es un actor, qué lindo! que bella foto! Un placer ver y leerte!

MAGAH dijo...

He vuelto de un paisaje parecido. De un lugar donde no cabe, ni siquiera, levantar el tono de voz, pues hacerlo hace parecer que uno puede romper un equilibrio y ser expulsado de allí.

Me traje un bagaje de cosas que no ocupan lugar en mi equipaje, que se han venido, cual polizón, dentro mío. Una de ellas tiene que ver con la actitud de este perro de mar, la capacidad de CONTEMPLACION. Esa quietud que hace posible que lo que no se mueve por fuera, se nos mueve por dentro para aprender, inclusive a disfrutar, lo cual es también un aprendizaje.

Salud Maguito!

PD: Y que nunca sean perros de la calle!