sábado, 12 de febrero de 2011

DE TIANANMEN A TAHRIR: El camino hacia la libertad.

.



.





En 1989 los estudiantes chinos se reunieron en la Plaza Tiananmen (plaza de la paz) para reclamar libertad.

El entonces presidente chino Den Xiaoping, era quien más avances había hecho hacia la libertad, pero el reclamo en las calles de millones de personas ponía en riesgo al sistema comunista, y lo reprimió cruelmente, dejando miles de muertos y aplastando la rebelión.

Se vieron imágenes conmovedoras –como la de un estudiante sólo con su cuerpo intentando parar los tanques del ejército chino- y los miles de heridos y muertos envueltos en las llamas de la libertad.

Cuando hace unos días se llenó la Plaza Tahrir (de la libertad) en El Cairo, recordé aquellos episodios. Temí que sucediera lo mismo. Pero algo diferente pasó.

Nadie sabe bien hacia dónde va Egipto, pero de lo que no hay dudas es que con las vueltas y procesos que cada sociedad necesita, el camino es siempre hacia la libertad.

Por un gran “malentendido” fundamentalmente basado en quienes se atribuyeron ser representantes de las ideas de la libertad, el mundo avanza y retrocede permanentemente en ese camino. Pero como afirmaba el controvertido Fukuyama, parece evidente que con distintas variantes "el fin de la historia" está en los sistemas con libertad política, económica y social.

A Egipto le espera un largo camino. Al igual que los humanos los países no “crecen” linealmente, sino con idas y vueltas, a veces en círculos, errando y acertando.

Es importante que el proceso democrático en Egipto se acelere porque el ejército que hoy ostenta el Poder está dirigido por los mismos hombres que sostuvieron a Mubarak 30 años en el Poder, pero el camino hacia la libertad está abierto.

Y cuando pienso en China, en ese gigante que no para de crecer, que es la segunda potencia Mundial con serias posibilidades de ser la primera. Que tiene una Shangai más moderna y opulenta que New York. Que tuvo todos esos logros gracias a los crecientes espacios de libertad ganados en su economía, me pregunto si algún día la sociedad no volverá a Tiananmen a pedir democracia.

Mientras tanto, veo desmantelar la plaza Tahir con el primer objetivo cumplido.

Mientras tanto, no me olvido de Tiananmen…




.

1 comentario:

MAGAH dijo...

Que bueno es leerte. Me resulta más fácil entender algunos hechos.