jueves, 3 de febrero de 2011

LAS DICTADURAS Y LA SEGURIDAD MUNDIAL.

.


.




Es sabido, la democracia muchas veces se convierte en un gran kilombo. Todos tienen derechos, todos son diferentes y al mismo tiempo iguales ante la ley, y además, hay que consensuar...

En los países con siglos de experiencia el sistema suele funcionar bastante bien. Con partidos que se alternan, con división de poderes, con control ciudadano, con un Poder judicial independiente, competencia económica e inversión en educación. Pero en el resto de los países suelen provocar grandes revueltas que a veces se extienden a todo el continente.

Como decía Charly García “difícil que lleguemos a ponernos de acuerdo…”

Ante esta situación, el grupo de países más “desarrollados”, en general liderados por USA, entendió que era más seguro apoyar gobiernos dictatoriales y alejar el fantasma de la convulsión que en la fase inicial suele generar la democracia en los países que la estrenan.

Con este criterio, apoyaron dictaduras en Latinoamérica, se intervino Haití y Somalia, se bloqueó a Cuba, se apoyó a Saddam Hussein en Irak,
al régimen de Egipto, Pakistán, etc.

Las dictaduras latinoamericanas desembocaron en regímenes democráticos “personalistas”, que si bien son democráticos corren el riesgo de convertirse en "partidos únicos" de corte populista.

La intervención americana en Puerto Príncipe, no hizo más que confirmar que Haití parece condenado a la pobreza extrema y sufrimiento.

El bloqueo a Cuba le dió argumentos a los defensores de la dictadura de Castro cuando ya no les quedaba casi ninguno.

Hussein que había sido sostenido por USA para frenar a Irán, terminó siendo su principal enemigo. Motivó una guerra primero entre ellos y luego con USA, la que terminó con el linchamiento del líder que otrora apoyaban.

Con un Irak intervenido renació el Poder nuclear de Irán y hoy es el principal peligro para el equilibrio de poderes con Occidente.

Las tropas musulmanas extremistas fueron miradas con simpatía cuando combatían contra el poder ruso en Afganistán, pero cuando utilizaron esa misma experiencia y lugar para planificar el ataque a los Estados Unidos estos debieron invadirlos en alianza con otros países, obteniendo hasta ahora dudosos resultados.

Se sostuvo al régimen dictatorial de Pakistán intentando contener el avance de las tropas de “Al Qaeda”, y parece que Bin Laden estaría refugiado justamente allí.

Hablando de Bin Laden cabe hablar de Egipto. Que tiene un dictador en el Poder hace más de 30 años, constituyéndose en el segundo aliado de USA en Medio Oriente luego de Israel.

Pero qué ha hecho Egipto por la seguridad mundial? Entre otras cosas, de allí salió nada menos que Bin Laden. Un egipcio multimillonario que pasó de la empresa constructora de sus padres a la lucha armada clandestina. Primero en Afganistán y luego, siendo parte del mayor atentado de la historia en suelo americano, y en otros países como Gran Bretaña y España.

En definitiva, el intento de unificar y pacificar el mundo a través de sostener dictaduras ha fracasado.

La democracia produce crisis, muchas veces caos, otras pobreza y gobiernos populistas que rayan las dictaduras, pero no existe otra forma de crecer y dar seguridad al mundo que dejando que las sociedades maduren en libertad.

Interrumpir ese crecimiento con gobiernos de facto creyendo que así se logrará mayor control y seguridad demostró ser un error.

Debemos aceptar que cada país es diferente. Que cada sociedad necesita sus tiempos y procesos. Que muchas veces se obtendrán resultados disvaliosos para los propios países y para la seguridad mundial, pero la democracia ha demostrado que es la única forma de crecer, y no hay nada más peligroso para la seguridad mundial que sociedades encapsuladas en el retraso cultural y la “adolescencia” política.

Como decía Caetano Veloso, “alguna cosa está fuera del nuevo orden mundial”, y es mejor aceptarlo y dejar que siga su proceso natural. Un proceso que en los humanos –creo- culmina siempre en libertad.
.
.
La foto es de panorama.mx.

No hay comentarios: