viernes, 11 de marzo de 2011

Otra mirada sobre la intimidad masculina

.


.



Cuando escribí el post "Intimidad masculina" (link) , recibí un mail de Marcelo O. que me decía que a pesar de que le había gustado la idea planteada, no la compartía.

Le pedí que explicara su posición en forma de comentario, pero como no lo hizo y me pareció interesante, la voy a tratar de introducir yo mismo en este post.

Macelo dice que coincide con que no hay respeto por la intimidad masculina, que no se la enseña ni valora, pero que esa postura le parece la correcta.

Funda su opinión en que es la posición natural y correspondiente al género masculino, ya que tiene sus órganos genitales hacia afuera, justamente para que se vean, a diferencia de las mujeres que los tienen hacia adentro como símbolo de natural intimidad.

Agrega que alrededor de ese “falo” que el hombre exhibe sin pudor, casi público, se genera la vida. Tanto la de un hijo cuando la mujer lo “envuelve” como hasta la de una ciudad.

De hecho, manifiesta que todas las grandes ciudades se empezaron a desarrollar alrededor de un símbolo fálico, llámesele la Torre Eiffel, el Obelisco de Bs. As., Washigton, etc.

En tal sentido, considera que la situación que describo en el post es real, pero que es natural y está bien que así sea.

Espero haber interpretado bien las palabras de Marcelo, aunque personalmente no las comparta.

Creo que por definirnos como hombres de esa manera tan tosca y elemental, seremos cada vez más “trogloditas”, y quedaremos muy lejos de evolucionar como género.
.
Mucho más aún si lo comparamos con el avance de la mujer en algunos aspectos. Pero ese será tema para otro post.
.

.
La foto del Obelisco de Washigton es del tamiz.com

5 comentarios:

MAGAH dijo...

He escuchado de boca de otro hombre una opinión parecida a la de Marcelo. Lo hemos charlado, y creo que algunas mujeres aún giramos alrededor de ese falo.

Pero, es verdad la cuestión del avance de las mujeres, y en todos los aspectos, inclusives en la intimidad, en la misma sexualidad donde también dejamos de tener una actitud pasiva, que a veces se ve como una cierta "masculinización" sólo por ser capaces de manifestar nuestros deseo.

Sí veo claramente la necesidad de la evolución masculina.La brecha entre ambos es mucho más profunda y eso nos deja solos a todos.

miralunas dijo...

me parece que la intimidad tiene que ver con lo que guardamos de nosotros mismos, de nuestro adentro. y de nuestra privacidad, claro. y eso no tiene que ver con órganos sexuales.

hay dos intimidades/privacidades?
mire usté.

abrazos!

delivery post-crucifixión dijo...

Si se acepta la definición de Marcelo se da por sobreentendido el inescrupuloso dominio del hombre sobre la naturaleza y su supuesta superioridad sobre la mujer.

A esta altura de los tiempos esto resulta netamente inadmisible. Lamentablemente hay aún muchas personas que piensan de este modo y actúan en concordancia con su postura falo-céntrica.

Postura peligrosa por lo inadmisible para nuestra época.

Muy buen posteo. El tema da para mucho.
Un abrazo!
R.P.

Dave dijo...

Coincido con delivery, el tema es genial :) por ser tan cercano, tan cotidiano.

Creo que hablar de evolución del género masculino es interesante, aunque mas importante es hacer revisiones profundas, desde este lado..

explorar lo que se siente ser hombre
alguno ha leído las cosas de beatriz preciado?

Bueno, ella si es un poco mas hardcore, pero bue

creo que dentro de poco postearé algo al respecto :)

Ricardo Fasseri dijo...

Me alegra tú coincidencia masculina Dave. No sos el primero que sugiere a Beatriz Preciado en mi blog. La conozco sólo de nombre pero ya tengo ganas de leer algo de ella. Gracias. Saludos.