martes, 5 de abril de 2011

Amor, apego y necesidad.

- - -


Luego de haber visto este video, y leído bastante sobre filosofía hindú, considero que hace un gran aporte, sin embargo, llevada a práctica de la vida real de Occidente tengo algunos reparos. En primer lugar, la filosofía hindú es una filosofía de la "supervivencia". Proveniente de país hiper-poblado,sufrido, habitado por cientos de etnias diferentes a las que no le es fácil compartir una misma nación.

Bajo esas circunstancias extremas, desarrollaron formas de enfrentar la adversidad humana con gran sabiduría, y a su vez, nos ayudan a tolerar y mejorar la calidad de vida brindándonos su alto grado de espiritualidad. -

Esa misma filosofía, tan distante y diferente a la occidental, hizo que como dos polos opuestos se atrajeran, se complementaran, fuera útil para compensar nuestra a veces mundana vida material. Sin embargo, siento que más allá del gran aporte que hace, debe ser adaptada a nuestro estilo de vida y relaciones sociales e individuales de Occidente.

Entrando concretamente al tema del apego, la necesidad y el amor, me parece que el concepto de Krishnamurti es muy valioso y sirve para conscientizar sobre muchas formas disvaliosas que tenemos de relacionarnos. Pero creo que algunas de esas concepciones, en estado puro son inaplicables a la realidad, e incluso, a veces se utilizan como justificación de ciertas limitantes personales.

En el caso del amor, pienso que es importante tener en cuenta que una relación no se puede basar en la necesidad y en el apego, ya que poco tienen que ver con el amor. Pero el extremo de considerar que en la relaciones amorosas no existe ningún grado de conflicto, necesidad y apego, lo único que logra es colocarnos en un plano ideal, que como tal, imposibilita relaciones reales.

Más aún, creo que negar la realidad, en todo caso, nos aleja de poder trabajar y enfrentar las dificultades propias que caracterizan nuestra relaciones, y que ciertamente, suelen tener un alto componente de necesidad y apego.

Tal vez, nuestro trabajo como occidentales y deseantes de amores concretos y posibles, es ver de qué manera reducimos los ámbitos de dependencia, de apego, de necesidad, para que las relaciones no se conviertan en cárceles. Para que cada uno de los componentes no encuentren en ella un obstáculo a su crecimiento personal, sino que por el contrario, la relación sea potenciadora del despliegue personal, y por lo tanto, de la pareja ó eventual familia en su conjunto.

En definitiva, creo que todas las concepciones de la filosofía de vida hindú vienen a enriquecernos en la medida que las adaptemos a nuestra vida real. De lo contrario, más que aportarnos, quedarán reducidas al campo de la justificación de nuestras limitantes personales.


-

6 comentarios:

miralunas dijo...

le voy a hacer una confesión en bruto: el viejo sabio hindú no me aportó más que impaciencia, aunque lo escuché tres veces, sólo porque usté lo puso ahí.
el anhelo de una relación sin conflictos me acompaña por donde voy y me ha hecho, algunas veces, deponer sentimientos y pensamientos; y aún intereses. y casi siempre eso ha terminado ¿cómo decirlo? con el menoscabo de alguna parte de mi alma. eso sí, sin desdicha, confusión, odio ni ira: solo una insoslayable pena.
pero, claro, como usté dice, soy occidental, hereje irredenta.
que esto no sea un conflicto entre nosotros, se lo ruego.
abrazo

Ricardo Fasseri dijo...

Miralunas, comparto que hay que tener paciencia para escucharlos. No estamos acostumbrados a oir a filósofos indúes, pero es Krishnamurti, uno de los más reconocidos de todos los tiempos. Abrazo

MAGAH dijo...

Admito mi necesidad y apego por los seres que amo orgullosamente, luego de haber aprendido a que el mismo no sea un regimen carcelario para ningunas de las partes.

Me gustó el video y acuerdo con la necesidad de aggiornarlo a un plano mas concreto.

Me llevo la pregunta que hizo a cerca de si el pensamiento es amor.

José Núñez de Cela dijo...

Estoy de acuerdo en mucho de lo que dices. La filosofía hay que aplicarla a la realidad concreta si queremos sacarle el máximo que lleva dentro (que es mucho, claro) y no considerarla como algo abstracto, etéreo.

Personalmente soy más de los griegos antiguos que de los hindús, aunque admiro y aprecio sus planteamientos.

Por cierto, sin ánimo de parecer pedante, al menos a este lado del atlántico, escribimos hindú con hache.

Un Saludo

Silvina dijo...

Krisnamurti es genial! me encanta su postura, yo creo en el desapego y en la falta de necesidad como características del amor. También siento que es una utopía, pero como toda utópía, sirve como punto de referencia, como lugar hacia donde intentar ir. Beso.

Ricardo Fasseri dijo...

De este lado también José! ya lo corregí, gracias. A mi me gustan tanto los griegos como los hindúes. Creo que hay que tomar lo mejor de cada uno. Abrazo.