jueves, 28 de abril de 2011

Lágrimas de mujer...

.


.




Nada me conmueve como ver una mujer caminando por la calle con una lágrima recorriendo su mejilla.

Me dá ganas de acompañarla, de preguntarle qué le sucede, de sentarme a conversar, de abrazarla, de ver si puedo ayudar.

Me produce tristeza, pero al mismo tiempo, paradójicamente siento una invitación para entrar. Un mujer con “lugar”…

Ese “lugar” en una mujer puede ser algo más complejo, como la cualidad de armar “hogar”, ó algo tan simple como una lágrima, porque expresa una vulnerabilidad que invita.

Algunos dicen que las lágrimas de mujer son “lágrimas de cocodrilo”, pero yo las siento reales, y prefiero creerlo así.

En definitiva, la incredulidad absoluta no nos hace más inteligentes. Si no partimos de un cierto grado de inocencia ó ingenuidad, nada bueno sería posible. Todo, en cierta medida, parte de un acto de creencia.

Y muchas veces, mostrar auténticamente nuestros estados –que hasta veces nos resultan vergonzosos- en vez de alejar invitan. Nos hace más auténticos. Hacen lugar. Nos acercan...






La imágen es de Google.

11 comentarios:

MAGAH dijo...

La incredulidad absoluta no sòlo no nos hace màs inteligentes, todo por el contrario, nos convierte en estùpidos, obsecados y secos.
La elecciòn de creer es una actitud frente a cada cosa, yo elijo creer siempre, y luego se va viendo.
La desconfianza te deja absolutamente solo.
La inocencia no es atributo necesario para querer bien, creo que cuando realmente se la pierde uno quiere mejor, mas honestamente y con ganas, y lo que es mejor aùn, sabiendo por que.

Y esa cosa de las làgrimas de cocodrilo...dejese de jorobar quiere?...creo que podrìa contarle de algunas de hombres.

Ricardo Fasseri dijo...

jaja, lo de las lágrimas de cocodrilo creo que hasta lo dijo Lacán!

MAGAH dijo...

Y?...le cuento a él también.
ja

miralunas dijo...

olè, olè, olè! magaaaaah... magaaah!!! olè, olè, olè....

( que a lacàn habrìa que contarle algunas cosas, tambièn!)

miralunas dijo...

lindo post, Ricardo!

nunca probò a arrimarse a ese umbral?

beso

Ricardo Fasseri dijo...

Si, pero confundí lágrimas con gotas de lluvia.

Laura dijo...

Como psicóloga te digo que los de las "lágrimas de cocodrilos" es algo cierto. Tan cierto como bien decís, que es necesario partir de cierto grado de creencia porque todas las lágrimas lucen iguales. Saludos

Anónimo dijo...

Y para las mujeres es lindo también encontrar un hombre que sea receptivo a ese estado intenso.
Lu.

Ricardo Fasseri dijo...

:)

Mariní dijo...

"...hacen lugar..." un poco de espacio... para el q cruza caminando por la calle... o por ahí.

gracias.

Ricardo Fasseri dijo...

Sin espacio interior, en todo sentido, no hay mujer ni encuentro.