sábado, 28 de mayo de 2011

Inflación ó devaluación: una falsa alternativa

.



.





En todos estos años de gobierno “kirchnerista”, no me sumé a ningún pronóstico agorero. Simplemente porque no veía fundamentos que los justificaran. Pero con una inflación actual estimada en el 25% anual y un dólar fijo en cuatro pesos, estamos teniendo una inflación en dólares del mismo porcentaje, algo que en el mediano plazo, amenaza la sustentabilidad de la economía.

Ninguna política económica es viable con un aumento de costos en dólares del 25% anual. Tarde ó temprano, termina en pérdida de actividad y oportunidades para exportar, en un debilitamiento del mercado interno y finalmente, en recesión. .


Por otro lado, la medida más cómoda de asumir para un país acostumbrado a vivir en la inflación, es siempre devaluar. Pero ya hemos experimentado los costos que esa medida tiene.

Cada vez que devaluamos, estamos debilitando nuestra moneda, nuestro poder de compra, y se ha comprobado –tal como lo expliqué en el post anterior- que la teoría del “tipo de cambio” competitivo no es tan cierta a la hora de exportar.

Que hay países como Brasil, Uruguay ó Chile, que aún revalorizando su moneda, es decir, conservando ó aumentando el poder adquisitivo del salario, han logrado aumentar geométricamente sus niveles de actividad y exportaciones.

Es decir, existen otras medidas menos costosas que facilitan la producción y exportación que no necesariamente implican acudir a la tan costosa devaluación. Que en el mejor de los casos, nos permite comprar electrodomésticos y/o automóviles, pero no logra mejorar sustancialmente la calidad de vida de los habitantes, puesto que los bienes de mayor importancia –como la vivienda- siguen el valor del dólar ó más aún.

Por tal motivo, la alternativa “inflación ó devaluación” es falsa. Ninguna de las dos posibilidades representa una salida exitosa del problema que comienza a amenazar la economía argentina.

Sin dudas, la salida es operar sobre la inflación. Pero para eso, primero hay que empezar por reconocerla. No se puede corregir algo que no se reconoce ni se mide. Debe ser aceptada por el Gobierno, y también correctamente estimada por el Indec.

Para bajar la inflación, siempre es necesario dejar de intervenir en el mercado cambiario. Emitir dinero para administrar su flotación, implica siempre inyectar moneda en el mercado, generando un aumento de la demanda sin que necesariamente aumente la oferta en la misma proporción.

Es necesario generar confianza, disminuir el gasto público para invertir más y mejor en lo que el Estado realmente necesita (educación, salud, justicia, seguridad), y eliminar el gasto improductivo, burocrático y superfluo del mismo que es cada vez más abultado.

También se genera confianza evitando intervenir arbitrariamente en los procesos productivos, de exportación e importación, al igual que evitar caer en medidas que mundialmente siempre han fallado, como los “controles de precios” y subsidios, que muchas veces, son hasta injustos porque trasladan recursos de sectores más humildes hacia aquellos que más tienen.

La Argentina, como reconocida productora mundial de alimentos, en un mundo que cada vez tiene más habitantes para alimentar y mejor, tiene una oportunidad única de seguir creciendo, y a niveles muy superiores a los actuales, aprovechando una coyuntura internacional pocas veces vista en la historia del país.

Reconocer la “sombra” que la inflación genera sobre esta gran oportunidad que estamos viviendo y tomar medidas adecuadas sobre ella, debe ser prioridad de todos. Especialmente del Gobierno.



Está en juego una gran oportunidad. Está en juego el futuro de todos los argentinos.






La pintura es de Eduardo Stupía.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

What a great web log. I spend hours on the net reading blogs, about tons of various subjects. I have to first of all give praise to whoever created your theme and second of all to you for writing what i can only describe as an fabulous article. I honestly believe there is a skill to writing articles that only very few posses and honestly you got it. The combining of demonstrative and upper-class content is by all odds super rare with the astronomic amount of blogs on the cyberspace.

Ricardo Fasseri dijo...

Gracias! Thanks! espero haber entendido bien lo que escribió.. ja