jueves, 12 de mayo de 2011

¿Por qué los políticos aburren?

.


.





- Porque los políticos suelen ser oscuros, ó grises.

- Porque suelen tener vidas privadas tan disociadas con la pública, que primero terminan quedándose sin la primera, y finalmente frustrando las dos.

- Porque a muchos les interesa más desplegar el "parecer" que el "ser".

- Porque se mueven más por el interés del Poder, dinero, religión ó culpa, que por el placer que dá concretar resultados. No conocen ni valoran bien el "placer del resultado" y del hacer por el otro.

- Porque suelen estar condicionados por el entorno, mismo dentro de su
partido y aún cuando son candidatos.

- Porque suelen ser poco auténticos, y por lo tanto, no se animan a proponer cosas que estén alejadas ó vayan más allá de lo que la mayoría les demanda. Ignorando que en la política también funciona la propuesta innovadora, la “ley de la oferta”.

- Porque todos queremos y reclamamos amor y atención, pero los políticos tienen un grado de ego tan grande que han perdido el placer y la alegría del dar y hacer por el otro.

- Porque entran en submundos de disputas demagógicas que a los honestos y bien intencionados los desgasta hasta deprimirlos, y los más corruptos y avezados suelen salir exhultantes.

- Porque en política se paga muy caro la aceptación del error, y por lo tanto, suelen ser “negadores seriales”. Es decir, difícilmente puedan admitir y corregir sus errores, algo que los hace mediocres y poco interesantes.


- Porque para poder llegar a ciertos cargos públicos, una gran mayoría ha debido previamente transar con muchos intereses, decir muchas cosas que no piensan ni sienten.

- Porque más que prevenir, suelen actuar a posteriori. Van detrás de los hechos.

- Porque no comprenden el rol de representantes, que los obliga a ir un paso más adelante que sus representados en vez de uno más atrás.

De esta forma los políticos –y por lo tanto también la política- resultan aburridos para la gran mayoría de los ciudadanos.

Ahora bien, hasta aquí he hablado solamente de los políticos y la política, pero son sólo ellos culpables del aburrimiento y desinterés general de la población?

Creo que no. Los ciudadanos han sabido contribuir con su actitud no sólo a que los políticos y la política sean así, sino a perder el propio interés.

Es que la política requiere, como todo, conocerla para quererla. Es decir, estar informados.

La política es como una serie de televisión que se desarrolla en capítulos durante toda nuestra vida. Si por desinformación, desinterés y/ó apatía, no comprendimos bien un capítulo ó nos perdimos varios de ellos, la serie nos resultará siempre aburrida, no la podremos seguir, y los actores, serán cada vez peores en su desempeño.

Así se crea un circuito vicioso donde ciudadanos, políticos y política viven disociados entre sí, haciendo cada uno la suya.

Nunca es tarde para corregir esta situación. Hoy puede ser un buen día para empezar a informarnos. Para ver el primer capítulo de esta serie empezada. Aunque al principio no la entendamos ó sobre todo, nos resulte aburrida ó indignante.

Para eso hay que olvidarse por un momento del descrédito de los medios y los políticos. Se puede empezar a estar informados dedicando unos minutos por día a leer un grupo de medios digitales representativos de diversas posiciones para empezar a comprender la trama antes que llegue el descenlace.

No hay excusas para no hacerlo. Estar desinformado ó ser “apolítico” no es ser piola ó inteligente. Es dejar que gran parte de nuestras vidas quede en manos de gente que ni siquiera conocemos, no sabemos de dónde vienen ni hacia dónde nos llevan. Una vida “vida de perros", una vida sin argumento...




La pintura es de Luis Noé.

4 comentarios:

claudia dijo...

Aquí en campaña electoral, esto me viene al pelo. Estoy aburridísima de que los políticos se dediquen a insultar y a hablar a gritos.

Estoy segura de que muchos de ellos, tienen ideales y son bienintencionados, pero se van corrompiendo una vez dentro, debe ser el medio, una especie de adaptación para la supervivencia.

Miguel de Esponera dijo...

Los más culpables son los sociólogos asesores de los discursos de los políticos. Los que les convencen de que el pueblo (o la parte del pueblo que decanta unas elecciones)no está en condiciones de comprender la complejidad. Entonces se dedicana contar cuentos sin trama, moralejas sin fábula, pura cháchara, la nada envuelta en lemas de usar y tirar.

Te doy la razón: la primera condición para resistir es informarse.

Anónimo dijo...

Ricardo, he copiado tu post para pegarlo en la pared y tenerlo presente. Me llama la atención tu forma de ver la política. Perdóname el anonimato pero soy político español. Cuando puedo te leo. Saludos.

Ricardo Fasseri dijo...

Sepan disculpar, blogger tuvo un inconveniente y por ahora ha borrado todos los mensajes que dejaron. Tampoco puedo publicar los que tengo para moderar. Saludos a todos, gracias! RF