viernes, 8 de julio de 2011

CANDIDATOS A JEFE DE GOB. PORTEÑO: María Eugenia Estenssoro, una política diferente.

.


.





La senadora nacional María Eugenia Estenssoro es una política diferente. Propone una política diferente, y es personalmente diferente desde su orígen. Nacida en Bolivia, criada los primeros años en México, naturalizada argentina, estudió en el país, luego en el exterior, volviendo junto con la democracia.

Su propia apariencia física, muchas veces asociada a la figura de Frida Kahlo, acompaña esa peculiaridad de una persona y una política diferente.

Pero no lo es sólo en cuanto a su orígen, formación u apariencia, lo es también en esencia.

Cuando hace muchos años, Oriana Falacci trató a los argentinos de facistas, nos enojamos mucho, pero es muy difícil sostener que estuviera totalmente equivocada.

María Eugenia es en esencia profundamente democrática. De su personalidad emana tolerancia, educación, respeto, humanidad, consideración, afecto. Su forma de expresar ya lo demuestra, habla en vez de gritar.

Pareciera que estos aspectos no fueran decisivos a la hora de elegir un político, sin embargo, tal como nos pasa en nuestras propias vidas, nadie puede ser bueno en una función si no lo es como persona.

María Eugenia. sin dudas, es diferente. Tiene una diferencia que creo, le puede hacer bien a la política y a la sociedad en su conjunto.

Lamentablemente, no siempre las personalidades más necesarias van acompañadas por los porcentajes, ó por el rating si habláramos de televisión.

La comparación no es superflua. Muchas veces, hemos llevado a la política lo que valoramos en el espectáculo. La provocación, el personalismo, la controversia, como si los políticos fueran vedettes y lo más importante, el rating. Algo que lo hemos terminado pagando muy caro.

Estenssoro es seria, pero no como sinónimo de aburrida, sino de responsabilidad, dedicación, compromiso.

Tiene una trayectoria familiar y personal que avala su camino de ética y honestidad. Similar al partido que representa, la Coalición Cívica.

Un partido que tal vez sea quien tiene los mejores candidatos en sus filas. Basta nombrar a Fernando Iglesias, Adrián Perez, la propia Lilita Carrió, y hasta la ex partidaria Graciela Ocaña.

Muchos han criticado la postura de denuncia permanente de ese partido, algo que también cuestiono porque considero que debe prevalecer las propuesta por sobre la crítica y la denuncia, pero también es cierto que los pocos casos de corrupción que hoy día están condenados ó en proceso judicial, han surgido de las denuncias del partido de Estenssoro.

Desde la efectuada por ex partidaria Graciela Ocaña -relacionada con la mafia sindical de los medicamentos- quien se formó como política al lado de Carrió, hasta la reciente denuncia del caso Schoklender -que aunque no todos saben- fue formulada por la diputada de la Coalición Cívica Elsa Quiroz, ahora candidata a vicegobernadora por la Prov. de Bs. As.

Con esto quiero decir que María Eugenia Estenssoro tiene una coherencia, compromiso y respaldo partidario de ética y honestidad en la función pública que pocos políticos pueden exhibir en estas estas elecciones.

Ella tiene también un grado de equilibrio importante. Resulta muy creíble su voluntad de desarrollo, de creatividad, de obra y modernidad, acompañada con integración social.

Es el tipo de persona que uno percibe que perfectamente puede acceder a los mejores estándares de vida, tanto en educación, arte, placer, pero que no puede disfrutarlo en una sociedad “fracturada”.

En tal sentido, en sus propuestas está siempre presente el sentido de la igualdad de oportunidades, especialmente en lo que se refiere a educación y reducción de la marginalidad. La diferencia con el resto de los candidatos es que no parece exhibirlo de forma demagógica.

Por otro lado, tiene buenas propuestas con relación a la seguridad, al no tener “pelos en la lengua” en denunciar la complicidad policial, política y judicial junto a la marginalidad y el narcotráfico en la trama del delito, y las ganas de luchar efectivamente contra esa terrible combinación. Y parece que decisión para llevarlo a cabo no le falta.

No comparto su idea de que la causa del delito sea la desigualdad. Algo que ya he desarrollado en este blog, pero me parece interesante su posición de que el Estado ingrese definitivamente al seno de la marginalidad, con educación, salud, recursos y fuerzas de seguridad dignas, tal como ha sucedido recientemente en Brasil.

Ha desarrollado también un mapa del delito como ningún partido lo ha hecho antes.

No considero que sea muy efectivo si no se renueva permanentemente, pero me parece un buen punto de partida como diagnóstico de la situación.

Con respecto al tema del tránsito, al igual que Pino Solanas, ha puesto énfasis en la necesidad de desarrollar medios de transporte públicos bajo tierra, es decir, el subte. Tal vez le faltó la contundencia, convicción y mayor claridad en la formulación de la propuesta.

Por otro lado, Estenssoro le ha “tomado el gusto” a la vida de Bs. As. y me parece una candidata muy representativa de los pequeños emprendedores y creativos que le han dado la mejor forma a la Ciudad.

Por último, tiene y ha tenido siempre un gran compromiso con la "Ley de basura cero"
, norma que no sólo está relacionada con la limpieza, sino también con el ecosistema y la dignidad de las personas que trabajan con la basura.

Considero en cambio, que ha sido pésimamente asesorada en cuanto a la estrategia, contenidos y rumbo de su campaña electoral.

Pese a ser la candidata que mejor podría haber capitalizado el descontento con la gestión de Mauricio Macri y de sectores independientes típicos de la Ciudad, no supieron instalarla primero como candidata, y luego como alternativa a ese descontento.

Creo que a diferencia de lo que hizo Solanas, ni ella ni su partido, han sabido capitalizar las oportunidades que da una campaña bien comandada para trasmitir todas las riquezas que tiene como persona, política y el partido que la acompaña.

Seguramente, es algo que la Coalición Cívica deberá reveer de cara a las próximas elecciones nacionales de octubre, y que cargará sobre sus “espaldas” si no lo soluciona rápidamente, por cuanto un triunfo de Macri en la Capital y un fracaso en la elecciones de octubre, puede llegar a ser la gota que colme el vaso de un partido que comienza a sentir el peso de tener los mejores candidatos pero sin la posibilidad de gobernar.

De cualquier forma, estimo que el electorado de Capital tiene el suficiente discernimiento como para “comprar” no sólo lo que le venden, sino lo que necesita, y creo que esa puede ser la esperanza de una Estenssoro y de un partido nacional, que tiene figuras que no sería bueno que la perdamos en el camino de la polarización y el marketing político.

No hay comentarios: