jueves, 7 de julio de 2011

CANDIDATOS A JEFE DE GOB. PORTEÑO: Pino Solanas, moderado ó lobo disfrazado?

.









.









Pino Solanas, al igual que Mauricio Macri, ha sido otro de los candidatos a presidente que “se bajo” a competir por la Jefatura de la Ciudad de Buenos Aires.

Pertenece a una línea de pensamiento (socialismo) que tradicionalmente se caracterizó por buenas gestiones locales.

Basta ver la de Binner en Rosario, y luego, como gobernador de la Prov. de Santa Fé, que lo condujeron a la actual candidatura presidencial.

Pino, es quien ha logrado la mejor relación entre presupuesto y comunicación de campaña. Lo hizo haciendo uso de todas las aptitudes adquiridas en el mundo del arte, en especial, del cine.

Su sóla presencia suele impactar positivamente. Su porte de “peso”, sus canas y tono profundo, parecen frutos de la maduréz y experiencia, los que acompañados por una reciente “moderación” del discurso y el encanto que suele tener la gente vinculada al arte, le dan a Pino un valor agregado.

Estas características, sumadas a una postura idealista, en la que la defensa de los recursos naturales, el medio ambiente y la igualdad son sus pilares, ha logrado una gran adhesión entre la gente jóven, especialmente universitaria.

También es cierto, que son justamente los jóvenes quienes menos lo conocen ó al menos, los que menos han vivido su “zigzagueante” trayectoria política.

Pasan así por alto desde su cercanía al gobierno de Menem y partido justicialista, hasta la actual con el presidente Chávez.

En tal sentido, no es fácil precisar si el grado de “moderación” que exhibe Solanas es camaleónico ó genuino.

Resulta extraño verlo querer debatir cordialmente con Macri en TN, trajeado (como pocas veces lo he visto), con un discurso tan moderado que parecieran haber quedado lejos aquellos en los que proponía el no pago de la deuda externa, ó sus recientes arengas partidarias junto al presidente Chávez en Venezuela.

De hecho, hace menos de un año, en una entrevista televisiva por C5N que ilustra este post, Pino negó que haya pobreza en Venezuela, y puso a ésta y a Cuba como modelos de democracia.

Es por eso que cuesta diferenciar si su moderación y algunas propuestas acertadas para la Ciudad, son fruto de su convicción ó bien, de una estrategia política para captar al electorado porteño, que como se sabe, no suele adherir a posturas populistas ni extremas.

Con relación a sus propuestas concretas, sin dudas la que corresponde a la solución del problema del tránsito me parece la más acertada, tal vez, la mejor de todos los candidatos.

Podría sintetizarla en la idea de extender todas las líneas de subterráneos para unir toda la ciudad con un medio rápido, eficiente y no contaminante (como sucede en París), derogando todas las medidas inconducentes que sobre tierra decretó el gobierno de Macri, las que han privilegiado el colectivo y convulsionado gran parte de las ciudad y Avenidas con controvertidos “cambios de manos”, carriles exclusivos para colectivos, inoportunas prohibiciones ó engañosas velocidades máximas.

Propone también complementar los subtes con cabeceras de estacionamiento en la periferia con el conourbano bonaerense, a fin de que casi los dos millones de autos que ingresan y egresan todos los días a la Ciudad, puedan ser dejados allí y sus conductores viajen hacia todos lados en subte con un mismo pase. (Ver link con mapa
aquí).

También parece ser genuina y simbólicamente trascendente, su preocupación por la contaminación ambiental que producen los automóviles y la preservación de los espacios verdes.

La propuesta en seguridad también parece razonable, identificando claramente a los “desarmaderos” de autos, y la complicidad de algunos efectivos policiales como parte importante del problema.

Me parece muy real y efectivo el afiche que acaba de aparecer en las calles de la Ciudad, donde remarca que en definitiva, los porteños hemos quedado cautivos del conflicto entre dos gobiernos, el de la Ciudad, encabezado por Macri, y el Nacional por Cristina de Kirchner.

Entiendo que se cuidaron de no exponer a otros candidatos del partido y monopolizar la propuesta en su persona.

Y no es para menos. Las pocas veces que hablaron sus compañeros de lista, pusieron en dudas la razonabilidad que “parece” haber adquirido quien la encabeza.

Recuerdo, hace poco, haber visto en un canal de tv a un candidato a legislador, explayarse sobre la propuesta de tránsito, diciendo que finalmente “las bicicletas terminarían por copar masivamente las calles de Buenos Aires” desplazando a los automóviles.

Vale como expresión de deseos, pero como acto político sonó verdaderamente delirante. Y a decir verdad, Pino muchas veces lo fue en su trayectoria política.

Tan delirante como cuando –hasta hace pocos meses- bajaba del avión de Chávez sin saber claramente cuál era su relación con el “caudillo” venezolano.

De hecho, y tal como pueden ver en el video que subí, no sabemos si Pino Solanas es el hombre moderado, maduro, con experiencia, y hasta con buena relación con los medios y con el propio Macri, ó quien conocimos hasta hace poco con posturas inviables y extremistas.

De hecho, su partido tiene entre sus listas al Movimiento Socialista por los Trabajadores (MTS) de Vilma Ripoll que no parece acorde con el tono del candidato.

No es fácil saber si un hombre de su orientación política, podrá, por ejemplo, dar solución a los permanente piquetes, que como ciudad Capital, están no sólo agravando el tránsito, sino tornando insostenible el trabajo y desplazamiento de los porteños, visitantes y turistas.

Estas dudas, sumadas a la falta de equipo, la poco prolífica y conocida conformación de su partido “Movimiento Proyecto Sur” y al desconocimiento de los restantes candidatos de su lista, hacen que parezca acertada su renuncia a pretender ser presidente, y mismo así, quienes quieran votarlo para Jefe de Gobierno de la Ciudad, deberán asumir un gran riesgo y desafío.

Deberán apostar previamente a que es el hombre maduro y moderado de la campaña que están viendo, y no un improvisado lobo “disfrazado de caperucita”…

No hay comentarios: